https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

CRONISTA - Cedear en la mira: los bancos de inversión pusieron los objetivos para el S&P500 y ya suenan las recomendaciones de acciones

 

Los bancos de inversión de Wall Street proyectan subas del S&P500 de hasta 15% pero otros esperan pérdidas de hasta 12%. El mercado prevé volatilidad y grandes oportunidades para el segundo semestre

El 2022 fue el peor año para Wall Street desde 2008. Sin embargo, ya entrado en 2023, lo que ocurrió el año pasado ya es cosa de pasado.

En ese sentido, los bancos de inversión en Wall Street comienzan a poner el foco en el potencial alcista de las acciones. Hay una importante dispersión de ganancias esperadas para el S&P500, con subas de hasta 15% y pérdidas de hasta 12 por ciento.

Analistas esperan volatilidad y proyectan que las grandes oportunidades aparecerán desde el segundo semestre en adelante.

Ranking completo: cuáles fueron los fondos en pesos de corto plazo con mejores retornos

Los bancos se despertaron, ¿efecto Leliq o señal de largada del trade electoral?

LOS OBJETIVOS PARA EL S&P500 EN 2023

Los bancos de inversión se muestran muy dispares en cuanto a los objetivos que proyectan para el S&P500 en este 2023.

El 2022 dejó pérdidas de casi 20% para el mercado americano y algunos bancos de inversión esperan que el 2023 cierre con ganancias, mientras que otros proyectan una continuidad en las pérdidas para las acciones para este año.

El banco de inversión más optimista es Deutsche Bank que proyecta al S&P500 en 4500 para finales de año, lo cual implica una suba del 15% desde los valores actuales del índice de 3890 puntos.

Detrás del banco alemán se encuentran otros bancos de inversión como Wells Fargo y Oppenheimer que pronostican un S&P500 en 4400 puntos para fin de año, es decir, una ganancia del 13 por ciento.

Bancos de inversión como BMO Capital Markets, JP Morgan, Jeffries, RBC Capital Markets, Credit Suisse, Citigroup, Bank of America, HSBC y Goldman Sachs esperan un S&P 500 para fin de 2023 en niveles de entre 4300 puntos a 4000 puntos, lo cual implica ganancias de entre 10% al 3 por ciento. 

Por su parte, Morgan Stanley y UBS no esperan cambios para el índice, proyectando que finalizará en los actuales niveles. El banco suizo Societe Generale espera una baja del 2,3% para 2023, con un target del S&P500 en 3800 puntos.

 Los bancos de inversión más bajistas son Barclays y BNP Paribas, que esperan pérdidas para el S&P500 de 5,5% y 13% respectivamente.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, advirtió que los pronósticos de los analistas a principio de cada año no suelen ser un buen termómetro.

De hecho, Martínez Burzaco advierte que el año pasado se proyectaban subas de entre 10% a 20% del S&P500 y el mercado operó fuertemente a la baja durante todo el año.

"Mucho de esos pronósticos se hacen con la sensación termica de las últimas semanas de operaciones y eso influye hacia adelante", recordó.

SE ESPERA UN AÑO VOLÁTIL

El año pasado las acciones operaron a la baja en medio de un escenario de suba de tasas de los bancos centrales, a causa de la aceleración inflacionaria a nivel global.

En lo particular, Wall Street cayó con fuerza ya que la inflación se disparó por encima del 9%, para finalizar el año con una inflación cercana al 7 por ciento. 

Esto empujó a la Fed a aplicar la política monetaria contractiva más agresiva desde los años 80', provocando una disparada en las tasas de los bonos del Tesoro americano y arrastrando a la baja a las acciones.

A medida que la Fed subía la tasa, las probabilidades de recesión hacia los próximos 12 meses crecieron y hoy se ubican por encima del 60 por ciento.

El mercado espera que veamos una recesión y por ello los analistas proyectan que el mercado opere con un elevado nivel de volatilidad en los próximos meses.

Santiago Ruiz Guiñazú, estratega de Banza, anticipó que para 2023 espera mayor volatilidad.

"El 2023 será un año con posibilidades reales de que la economía de Estados Unidos entre en recesión. Esto estará muy ligado a la política monetaria de la Reserva Federal, que creemos que sigue actuando en base a información que la lleva a seguir siendo dura. Creemos que la Fed lo va a seguir siendo, al menos, durante la primera parte del 2023", comentó.

Con una visión similar, Flavio Castro, analista de Asset Managementde de Criteria, afirmó que las chances de ver un mal 2023 se mantienen dado los riesgos recesivos.

"De cara al 2023 aún subsiste el riesgo de un magro retorno para el S&P 500, en función del nivel actividad que empieza a enfriarse como resultado de políticas monetarias más restrictivas con fuertes subas de tasas de interés, y expectativas de ganancias que aún no terminan de incorporar este escenario adverso", dijo.

Sin embargo, también remarcó que, "si la Fed tiene éxito evitando una recesión económica profunda, la oportunidad en activos de riesgo luego de un año donde las bolsas mundiales promediaron 20% de caída, luce atractiva". 

OPORTUNIDADES EN CEDEAR

En términos generales, el mercado espera un primer semestre con una volatilidad y mayor tensión, pudiéndose encontrar las mayores oportunidades en la segunda parte del año.

En ese sentido, la estrategia que buscan los analistas es la de invertir en compañías defensivas en el primer semestre y en compañías de mayor volatilidad en el segundo.

Ruiz Guiñazú considera que recién para el segundo semestre del año podrían verse una recuperación en las Bolsas.

Entre las acciones que recomienda Ruiz Guiñazú, advierte que le gustan las empresas que fueron sobre castigadas y sobrevendidas, que tienen puntos de ingreso muy interesantes.

Entre ellas destaca a Tesla, Meta (Facebook) y Amazon.

El mercado está atento a los datos económicos más que nunca. 

Wall Street espera ver señales que demuestren que la economía americana se está encaminando a una recesión y que la suba de tasas de la Fed está teniendo impacto en el nivel de actividad, con el objetivo de que las presiones inflación caigan.

En la medida que se den esos datos, el mercado va a festejar ya que se va a proyectar el fin de la suba de tasas de la Fed, por lo que es esperable ver que las acciones suban ante tal expectativa.

Martínez Burzaco también espera que tengamos una primera mitad de año bastante volátil, a medida que se dé el deterioro de algunos indicadores económicos y en un contexto en el que la inflación no baje tanto como se espere.

"Esperamos un primer semestre con volatilidad y por eso recomendamos estrategias defensivas, con acciones de bajo beta, privilegiando el sector de salud. Pfizer, J&J entre otros. Por otro lado, la acción de Berkshire Hathaway también nos parece una apuesta interesante sobre todo por la diversificación que tiene en un solo papel", dijo.

Daiana Olivera, estrategia de Cohen, también espera que las reales oportunidades aparezcan en el segundo semestre del año.

"Si vamos a ver una recuperación, probablemente la vamos a empezar a ver en el segundo semestre, donde esperamos que todo se tranquilice un poco más, especialmente con la atención centrada en la Fed y un eventual pivot de la política monetaria agresiva que viene llevando a cabo", dijo.

En cuanto a algunos nombres puntuales, Olivera focaliza la atención en acciones del sector de salud para bajar volatilidad del portfolio, con Pfizer a la cabeza. También ve oportunidades en Apple y Microsoft aunque también advierte la mayor volatilidad que se deberá enfrentar en esas apuestas.

LA HISTORIA DEL S&P500

Desde el lado estadístico, el 2023 podría ser un buen año. Si bien en 2022 el S&P500 cayó un 20%, el mercado americano suele subir el 71% de los años.

En general, el S&P500 suele tener un año positivo tras un año negativo en el 80% del tiempo, con una ganancia promedio de 15% además, ver 2 dos años seguidos de bajas solo se dio 2 veces desde 1950.

Daiana Olivera, estrategia de Cohen señala que, si bien los valores pasados no son predicciones, dado el historial de rendimientos del S&P500, volver a tener un año tan negativo como el 2022 tiene pocas probabilidades.

Sin embargo, la estratega de Cohen coincide en que este año también vamos a ver una alta volatilidad en los mercados.

Para 2023, Castro detalló que desde Criteria desarrollaron un portafolio recomendado de Cedears, utilizando una metodología de generación de valor, basada en detectar oportunidades en aquellos activos que se consideren "subvaluados".

La cartera recomendada está compuesta por un 10% en Exxon Mobil, 10%, en Chevron, 25% en Visa, 25% en Alphabet, 10% en Microsoft, 10% en Bershire Hathaway y 10% en Johnson & Johnson

"Contar con una cartera de inversión bien diversificada de Cedears para un determinado perfil de riesgo, constituye la mejor opción para el inversor minorista que busca el mayor potencial de crecimiento en el mediano-largo plazo de sus ahorros", sostuvo.