https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Con los precios, lo peor ya pasó?: por qué el Gobierno confía que la inflación caerá en los próximos meses

Una de las batallas más difíciles que tiene el Gobierno es irreduciendo la tasa de inflaciónque sigue sin dar treguaEn lasemana se conoció el dato de octubre y el número no fue para nadabuenoaumento del 5,4con una fuerte alza en el rubro"alimentos y bebidas", el que golpea de lleno la población de menorpoder adquisitivo.
 
Si bien este año el aumento de precios acumulado podría ser elmás alto desde 1991en pasillos oficiales ya perciben una luz alfinal del túnel. "Lo que vimos en octubre fue muy alto pero estabadentro de lo previstoLo importante es que ese fue un dato delpasadoPara este mes estamos viendo un ritmo de crecimiento delos precios muchísimo menor", explican fuentes oficiales
 
Es mássi bien en el Gobierno ya no tienen objetivos de inflación(después del fracaso con respecto a publicar expectativas o metasincumpliblesse permiten cierto grado de pronóstico.

Optimismo oficial

Es vox populi que los aumentos de los primeros 15 días denoviembre estarían yendo a un ritmo mensual del 2,7según los"indicadores de alta frecuencia".  "Da la impresión de que,eventualmenteentre noviembre y diciembre veremosincrementos por debajo del 3%", se juega un importantefuncionario del elenco oficial
 
De esta manerael ritmo de aumento del IPC debería volver aniveles similares de los primeros cinco meses del añocuando seveían números en torno al 2,5mensual
 
Incluso cuentan que la desaceleración en la suba de los precios quese está viendo en este mes los sorprendió gratamenteporque"están dando mejor de lo que pensábamos".

Hacia el futuro somos más optimistas que en el pasadoCreemosque si bien el número de octubre es claramente preocupantesólorefleja una condición pasada", afirman.   

Claro que en el equipo económico saben que aún queda muchocamino por recorrerLa tranquilidad del tipo de cambio ayudó a notirar más leña al fuego pero la apreciación del peso no hará que losprecios bajenAdemásla misma dinámica de la recesión hace queel IPC sea indefectiblemente más bajo.
 
Así y todoel diagnóstico oficial es el siguiente:
 
El dólar ya no es más el principal motor del alza de los precios ygran parte del passthrough ya ocurrió, con lo cual no deberíaquedar demasiado ajuste adicional.
 
Pero la baja del billete sólo ayuda a los bienes transableso sea losque son 100exportablesPor eso es difícil que el dólar a la baja leponga un techo a los precios.
 

 - De todas formasesto se debería empezar a observar en laevolución de los precios mayoristas.
El resto de los precios no bajarán porque el dólar haya caídoEntodo casolo que puede suceder es que el ritmo de ajuste haciaarriba sea menor que antes.
 
"Cuando las variables nominales se tranquilizanlos precios no vana la bajaPero sí se ve en la frecuencia del ajusteAjusta menos ono reajusta a la misma velocidad que antesPor eso no esperamosver caídas a pesar de que el dólar en términos nominales y realesestá a la bajamás bien ajustan menos", explican fuentes oficiales
 
Además del efecto del dólaren Casa Rosada saben que podríahaber un impacto mayor en el IPC durante eneropor larecomposición de los salarios (vía reapertura de paritarias), elbono obligatorio de $5.000 a todos los empleadosel pago delmedio aguinaldo y los demás beneficios a jubilaciones y planessociales
 
Incluso a pesar de estas recomposicionescreen que el aumento delos precios tenderá a ser "sustancialmente menora lo que seviene. "Sabemos que la inflación no la vamos a bajar a cero de undía para otrova a ir cayendo paulatinamenteEsto es un proceso", agregan

Nuevas bandas

Parte del escenario menos inflacionario que -imaginan en pasillosoficialestendrá la economía argentina se plasmará en laactualización de las "bandas de no intervencióndel dólar quetiene Banco CentralEn diciembre, la mesa chica de Guido Sandleris decidirá el ajuste que hasta ahora venía siendo de una actualización diaria a un ritmo de 3% mensual

El Central publicará ese mes que las "bandas del dólarse moverána un ritmo inferior a ese 3actual. El número surgirá de lasexpectativas de precios del REM (la encuesta del Central a lasconsultoras y bancos de la Cityy de cómo estén los números de"alta frecuencia". En el mercado se especula que el BCRA pecará deconservador y pondrá un ajuste en torno al 2mensual.  
 
Sea como fueray a pesar de la expectativa oficialeste año será undolor de cabeza en materia inflacionariaSi bien ya no hay unobjetivo para 2018el FMI prevé en sus proyecciones que seencuentre en 40%, algo que parece de difícil cumplimiento dado loya acumulado durante lo que va del año (39,5%).
 
Según la consultora AMCcerrará entre 48y 49%, incluso en unescenario de desaceleración. "No obstanteahora las miradas estánpuestas en la inflación del 2019la cual en nuestra opinión puedemostrar una desaceleración pero a costa de una tasa de sacrificioelevada en términos de actividadEs por eso que nuestraproyección se encuentra en 29pero con una caída del productode al menos 2%", afirma.
 
Y desde Grupo SBS recortaron su pronóstico para este año a 50% (desde 51,5%). Asimismoremarcan que los riesgos al escenariolucen balanceadoscon una muy alta alza de precios mayoristasque debiera encontrar cierta contención en una recesión másprofunda de lo esperada. "Seguimos esperando una fuertedesinflación en 2019por lo que mantenemos nuestra proyecciónen 32%", señalan.
 
Finalmenteotras estimaciones de precios para 2019 todavíamuestran que la batalla será compleja para el Gobierno y si bienpodrá bajar la inflación desde los niveles máximos del 2018todavía quedar mucho camino por recorrer.
 
Por ejemplodesde mientras que el consenso de Latin Focus (laencuesta entre varios actores del mercadoanticipa un 28deincremento.
 


iprofesional