https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Congreso suspendió todas sus actividades administrativas hasta fin de mes


Preocupante: concesionarias de autos creen que no podrán pagar los sueldos este mes

Después de dos años de constante caída de las ventas, en las concesionarías de autos tenían la esperanza de estar llegando al piso y que, meses más, meses menos, la tendencia negativa tenía que empezar a revertirse. Pero siempre se puede estar peor. La irrupción del coronavirus en el mundo y su efecto en la economía local le está dando un giro dramático inesperado.
Desde mayo del 2018, cuando se inició el proceso devaluatorio, los vendedores de autos vienen ajustando sus estructuras al ritmo que se desaceleraba el mercado. Aun así, los números no lograban cerrar como consecuencia de las menores operaciones y la necesidad de ofrecer importantes bonificaciones para atraer a los clientes. Eso hizo que desde hace un largo período el negocio de los 0km dejará de ser rentable y la sustentabilidad de las empresas se apoyara en los servicios de post venta para, al menos, lograr un equilibrio financiero. Ganar plata era la excepción y sólo se lograba a través del cobro de los incentivos comerciales que disponen las terminales.

Ahora, se ha bajado otro escalón. La disposición de la cuarentena obligatoria a nivel nacional es un golpe durísimo para todas las actividades y la automotriz no es la excepción. Como consecuencia de las restricciones sanitarias, el jueves pasado se patentó el último vehículo de marzo y la actividad quedó paralizada. Este final abrupto del mes llevó a que se registraran sólo 17.300 operaciones, un número bajísimo aún en tiempos malos, que representa una caída de 55% contra igual mes del 2019. En marzo del 2018, cuando el mercado estaba en esplendor, los patentamientos llegaron a 84.000 unidades. Con la obligación de cerrar las concesionarias, hasta el levantamiento de las medidas para frenar los contagios, las empresas no tendrán más ingresos. Más si se tiene en cuenta que la cuarentena se puede extender hasta después de Semana Santa. Es cierto que se seguirán haciendo ventas on line pero el número no será significativo con este clima económico. De hecho, los vendedores admiten que en los últimos días se cayeron varias operaciones pendientes. No sólo no se comercializarán autos sino que además está paralizado el funcionamiento de los talleres y venta de repuestos.
Es por eso que ya en el sector temen que muchas concesionarias no puedan hacer frente este mes a los costos fijos, especialmente al pago de los salarios del personal. “No tenemos más margen Venimos perdiendo plata desde hace meses. Ahora, si no podemos vender, ¿de dónde vamos a sacar la plata para pagar sueldos, alquileres, servicios? La situación es desesperante” , reconoció un importante “dealer” automotor. “Si no hay caja, va a ser difícil pagar los sueldos”, advirtió otro. El cuadro se repite en el resto de las empresas. Incluso, en la asociación que agrupa a las concesionarias (ACARA) es hoy el principal tema de agenda.
Para tener una idea, el salario de un empleado, con cargas sociales y demás impuestos, le implica al empleador uno $85.000 mensuales. Una concesionaria tipo puede llegar a tener unos 100 empleados –incluso las más grandes superan ese número – lo que significa un costo fijo de $8,5 millones. A esto hay que sumarle el alquiler del local que, si cuenta con espacio para talleres, supera los u$s10.000. Otros dos ítems a tener en cuenta son los servicios e impuestos.

Con este panorama, se vendrán días difíciles en el sector. En las concesionarias apuestan a un salvataje por parte de las terminales. Reclaman que las fábricas ayuden financieramente a sus redes con el pago de una parte de los costos fijos. No sería la primera vez que sucede. En la crisis del 2002, algunas automotrices giraron fondos para mantener a las empresas en pie. De esta manera se evitaría el cierre de varias concesionarias que están en situación de fragilidad. “Lo primero que tienen que hacer las terminales, como medida de emergencia, es dar por cumplidos los objetivos comerciales y bajar los intereses que cobran por el stock en la red. Se necesita que se hagan cargo de una parte de los costos porque si no no van a sobrevivir muchas empresas”, explicaron en el sector.
Esa negociación ya empezó entre algunas terminales y su red. El problema es que la bomba que cayó en la economía que es prematuro todavía para hacer un balance de daños. Más si no se sabe hasta cuándo durarán las restricciones. El coronavirus infectó al sector y ya prevén que la enfermedad va a ser mortal para varias concesionarias.


ambito

EE.UU. desperdicia "el tiempo valioso que China ha ganado!": Pekín arremete contra Washington por su retórica "racista" del coronavirus

Los funcionarios estadounidenses ignoran "los enormes sacrificios que hizo el pueblo chino para salvaguardar la salud y la seguridad de toda la humanidad", según Pekín.

Washington echa la culpa a Pekín de sus propios fracasos al abordar el brote de covid-19, según ha anunciado el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, respondiendo a la retórica "racista" del "virus chino", término repetidamente usado por el presidente Donald Trump en referencia al coronavirus.
"Algunas personas en EE.UU. intentan estigmatizar la lucha de China contra la epidemia y pasar su responsabilidad a Pekín", aseveró durante una rueda de prensa el viernes el portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, refiriéndose a las declaraciones realizadas por Trump y otros altos funcionarios estadounidenses.
Sus acciones ignoran, según el vocero, "los enormes sacrificios que hizo el pueblo chino para salvaguardar la salud y la seguridad de toda la humanidad" y "van en contra de los consejos profesionales de la OMS y las expectativas y esfuerzos de la comunidad internacional para luchar juntos contra la pandemia".
Además, las medidas tomadas por las autoridades chinas para afrontar el brote "han ganado un tiempo valioso y han proporcionado una valiosa experiencia" para todo el mundo, destacó Geng. El propio Trump lo reconoció durante una conferencia de prensa la semana pasada, aseguró el representante del Ministerio de Exteriores chino.
"Nuestros esfuerzos han ganado un tiempo valioso para todo el mundo. Sin embargo, incluso muchos medios y expertos estadounidenses creen que lamentablemente el tiempo ha sido malgastado y desperdiciado por la parte estadounidense", señaló Geng.

"Que deje de traspasar responsabilidades"

El portavoz continuó enumerando las múltiples reuniones conjuntas entre funcionarios de salud estadounidenses y chinos en las últimas semanas, argumentando que Pekín estaba haciendo su parte para ayudar a Washington ante el brote de coronavirus, instando a EE.UU. que se responsabilice de sus propios errores.
"Esperamos que Estados Unidos respete los hechos objetivos, respete la opinión pública internacional, haga su parte ... deje de calumniar a otros países y traspasar responsabilidades y desempeñe un papel constructivo en la lucha contra la epidemia", concluyó Geng.


rt

La principal preocupación del Gobierno: esta economía no resiste cuarentena prolongada

Tal vez la imagen más elocuente sobre el momento que vive el país haya sido la de cientos de empleados de los shopping centers protestando en los pasillos del centro comercial y reclamando el cierre del establecimiento.
No se recuerdan antecedentes de asalariados pidiendo que se cierren los locales donde trabajan y gracias a los cuales obtienen su ingreso económico. Pero nadie se sorprendió, dado que el reclamo estaba más que justificado: los empleados temen por su salud, sobre todo si se tiene en cuenta que buena parte de los clientes son turistas llegados de los países donde la epidemia está ampliamente difundida.
En esa disyuntiva terrible entre priorizar la preservación de la salud o la continuidad laboral, los empleados no dudaron en elegir la primera opción. Pero claro, la protesta tiene su lado B: porque nadie planteó que el cierre de los locales viniera acompañado por una suspensión en los pagos, como si se tratara de una licencia sin goce de haberes. Ni tampoco se planteó que estos días fueron computados como a cuenta de las vacaciones futuras.
Por el contrario, el reclamo es el de la paralización con la continuidad del cobro de haberes. Y la masividad y fuerza del reclamo fue lo que llevó al Gobierno a apurar la medida de la cuarentena generalizada, cuando algunas de esas situaciones particulares estaban amenazando con transformarse en situaciones conflictivas.
Es así que se llega a la situación actual: la resignación a una paralización económica –con su posible saga de ruptura en la cadena de pagos y consecuente desempleo masivo-, que pone en la lista de prioridades problemas nuevos y urgentes.
Solamente en el convenio laboral del comercio –el sector a primera vista más afectado por la obligatoriedad de aislamiento social- están incluidos un millón de trabajadores.
Y es naturalmente el rubro del que más se habla. Pero hay otros, acaso más grandes, que generan menos ruido por el hecho de que se compone por individuos que trabajan por su propia cuenta y que en la mayoría de los casos no se encuentran sindicalizados.
Se trata de los cuentapropistas, entre los cuales se cuenta a los pequeños comerciantes (negocios de barrio, remiseros, etc.), a los prestadores de servicios a domicilio (plomeros, electricistas), a las empleadas del servicio doméstico (sólo este rubro se estima en un millón de personas) y a una vasta gama de trabajadores de la economía informal.
Los datos que manejan las consultoras privadas es que de los 20 millones de puestos de trabajo, apenas la mitad corresponden a asalariados registrados, mientras que unos 4,8 millones son informales y unos 5,2 millones cuentapropistas.
Hay cierto consenso respecto de que el monto de la economía informal es no menos de un tercio del total de la actividad productiva. Y no por casualidad, en su alocución del jueves, al anunciar la cuarentena, Alberto Fernández reconoció que se debía atender especialmente el caso de los trabajadores no asalariados.

Prioridad, salvataje al empleo

De manera que la dimensión de los problemas a los que se enfrentará el Gobierno recién están empezando a percibirse.
El primer problema que se planteará es de los empresarios del área comercial obligados a cerrar y que deben pagar sueldos. Por lo pronto, ya se supo de los primeros casos en los que empresarios comunicaron al personal que justificarían las licencias pero sin pagar los jornales. Y ya hay un debate sobre qué tan clara es la normativa legal al respecto.
Pero más allá de lo que diga la ley, el Gobierno sabe que se enfrenta a un enemigo más poderoso: la fuerza contundente de las cajas vacías en los negocios. Sin ingresos, no hay forma de pagar. Y la ruptura en la cadena de pagos está a la vuelta de la esquina para los rubros más golpeados, como restaurantes o agencias de viajes, que según estimaciones empresariales perdieron en la última semana un 80% de sus ingresos.  

Pero de momento todo luce insuficiente. Porque aun cuando la parte de la economía formal pudiera ser rescatada, falta la otra parte.Con lo cual, las alternativas que se presentan son preocupantes: suspensiones, despidos, embargos, cierre. Para evitar ese colapso ya se empezaron a tomar algunas medidas, como las que anunció el Banco Central para permitir que las empresas problemáticas no caigan en la categoría de deudores que les impida ser objeto de crédito. Y además se establecerán líneas especiales a baja tasa de interés para quienes necesiten un refuerzo para pagar sueldos.
"Hay que realizar un plan para estas personas que no son jubilados, no tienen Asignación Universal por Hijo, son trabajadores que en muchos casos viven al día y de conseguir trabajos eventuales que hoy han desaparecido", escribe en su último informe el consultor Salvador di Stefano, influyente en el ámbito de los productores rurales.
Y precisamente allí en la actividad agropecuaria es donde las mismas agremiaciones que hace dos semanas se levantaban en protesta contra las retenciones a la exportación acaba de emitir una declaración apelando a la unidad.
"El bien común y la unidad nos presenta una oportunidad para trabajar juntos y producir más", reza el comunicado, en cuya entrelínea se lee que, ahora más que antes, el Gobierno debería considerar aflojar la presión impositiva al sector que motoriza la economía.
En un sentido similar pero desde la industria, el directivo de Fiat Cristiano Rattazzi sostuvo que el país se enfrenta a "un momento épico para dejar de hablar de subsidios y empezar a hablar de creación de trabajo".
Pero la realidad marca que el Gobierno se moverá en sentido absolutamente inverso. No sólo tiene una convicción ideológica en ese sentido, sino que ahora hasta siente que su postura pasó a tener una legitimidad otorgada por el hecho de que grandes líderes europeos como la alemana Angela Merkel y el francés Emmanuel Macron han virado a un estatismo sin rubores.

En Europa, ya directamente se habla de salvatajes masivos de empresas, incluyendo la estatización de aerolíneas y empresas automotrices. Está claro que el objetivo político número uno pasó a ser la preservación de las empresas como activo nacional y el empleo como factor de paz social.Es por eso que se empiezan a escuchar insinuaciones de medidas más drásticas, tales como estatizaciones en áreas esenciales, como servicios públicos. Lo mencionaron miembros del kirchnerismo duro, como Amado Boudou, quien ya en otro momento de crisis histórica había sugerido la reestatización del sistema jubilatorio.
En Argentina, gradualmente ese discurso está permeando, al punto que figuras que siempre combatieron al estatismo y proclamaron la ortodoxia, hoy plantean la necesidad de cambiar la mirada.
Entre ellos se destaca Carlos Melconian, para quien la prioridad es "garantizar la tranquilidad del trabajo y del salario". Y, en una advertencia sobre que Argentina no podrá contar con los recursos fiscales ni monetarios con los que cuentan las grandes potencias a la hora de hacer políticas contracíclicas.
"La Argentina es un país sin mercado de deuda y sin moneda, cuando vemos y queremos imitar lo que están haciendo en el mundo, nosotros no tenemos con qué", afirma el siempre candidato a ministro. Y advierte sobre el error que implicaría el querer volcar los recursos a estimular el consumo en vez de proteger el empleo.

La cuarentena, con un límite natural

Pero la parte más difícil de resolver es cómo se garantiza la tranquilidad para la mitad de los trabajadores que son cuentapropistas o que se desempeñan en el vasto sector informal. Para esos casos, las medidas clásicas de contención a la europea no parecen efectivas ni viables.
Y es ahí cuando se plantea la verdadera pregunta de la hora: cuánto resiste la economía argentina una paralización a la europea sin los recursos de Europa y con un tejido social mucho más frágil.
Y el temor principal, que así como el Gobierno fue corriendo atrás de hechos consumados -tuvo que decretar la suspensión de clases cuando ya varias escuelas habían decidido cerrar por su cuenta, restringió el tránsito cuando las provincias estaban cerrando los pasos limítrofes y decretó la cuarentena cuando los empleados pedían cerrar los comercios-, también se encuentre que, en determinado momento sea la propia población la que decida en los hechos levantar la cuarentena.
No se tratará de una falta de toma de conciencia sino de la imposición de un problema más contundente. A fin de cuentas, es la aplicación de un cálculo de probabilidades: mientras uno está sano, el contagio de coronavirus es una mera posibilidad; pero cuando uno está sin ingresos, la probabilidad de pasarla mal es una certeza.



iprofesional

FMI dice acuerdo por deuda argentina debe reconocer falta de margen de pago en corto y mediano plazo

El acuerdo de reestructuración de deuda que Argentina eventualmente alcance con sus acreedores privados deberá reconocer que el país no tiene “margen para pago de deuda en moneda extranjera en corto y mediano plazo”, dijo el viernes el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un comunicado.
El organismo, que negocia con el país sudamericano el pago de un crédito por 44.000 millones de dólares, dijo que después de una expansión fiscal que realizó el Gobierno para enfrentar la pandemia del coronavirus, prevé que Argentina registre un superávit fiscal primario de 0,8% del PIB en 2023 y un 1,3% del PIB en el largo plazo.
“El riesgo principal a corto plazo se relaciona con un impacto negativo más fuerte y prolongado de lo previsto de la pandemia del coronavirus, con efectos aún más adversos sobre la economía global y la Argentina”, dijo el FMI.
Por su parte, el presidente argentino Alberto Fernández sostuvo que, tras dialogar el viernes con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, que coincidía con el organismo de que Argentina no tiene capacidad de pago en moneda extranjera por cuatro años, según un comunicado de la presidencia.
En medio de la expansión del coronavirus en el mundo, Argentina busca renegociar unos 70.000 millones de dólares en bonos que están en manos de acreedores privados. El Gobierno preveía completar la reestructuración para el 31 de marzo, aunque el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo a Reuters que la fecha es flexible y podría demorarse “por una cuestión de días”.
Guzmán, presentará a las 16:00 hora local (1900GMT) a través de una teleconferencia su plan económico para dar sostenibilidad al pago de la deuda.
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo el viernes que el país necesitará un “alivio substancial” por parte de los tenedores de bonos.
Según el informe de la misión técnica del FMI que viajó a Buenos Aires, dependiendo del escenario que se dé, el alivio en el peso de la deuda en moneda extranjera que será necesario es de entre 55.000 millones de dólares y 85.000 millones durante la próxima década.
“Alentamos a un proceso de negociación colaborativo entre Argentina y sus acreedores privados con el objetivo de alcanzar un acuerdo que conlleve una alta participación”, dijo la funcionaria en un comunicado.

reuters

Ejército prepara hospitales, decálogo de Amnesty y consejos de Médicos Sin Frontera

Cada uno desde su lugar puede participar de la experiencia contra el COVID-19, ya sea en la acción y en el conocimiento y prevención. Aquí algunos tips:

Los hospitales militares comenzaron reprogramando todo lo relacionado al área asistencial, para brindar bioseguridad en los procesos sanitarios y/o administrativos que involucran a toda la comunidad, tanto a pacientes como al personal del área de salud.
Sus recomendaciones fueron tales como:
** Evitar aglomeración de pacientes y/o acompañantes en espacios comunes tales como ascensores, salas de espera, circulaciones internas, etc.
** Desinfectar el área de asistencia entre consultas.
** Minimizar el tiempo de permanencia intrahospitalaria de pacientes y/o acompañantes.
Ahora está organizando instalaciones móviles de atención sanitaria. El estadio del Club Atlético Quilmes fue contactado por las fuerzas de seguridad para instalar un centro operativo sanitario del Ejército Argentino.
El Estadio Centenario ya funciona como centro de logística para fuerzas de seguridad destinadas a operativos por el COVID-19.
Dirigentes y autoridades municipales recibieron al Ejército Argentino quien llevará a cabo tareas preventivas en todo el distrito.
Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
236 personas están hablando de esto
Aquí algunas imágenes de lo que esta en progreso:
Image
Instalando módulos hospitalarios.
Instalando módulos hospitalarios.
Image
Farmacia
Farmacia en preparación.
Image
dentro de la carpa
Dentro de la carpa en preparación.
Coronavirus y derechos humanos: decálogo en tiempos de pandemia
"Nos encontramos ante una situación extraordinaria que requiere medidas contundentes. El esfuerzo que diversos colectivos y, de manera muy especial, el personal sanitario, están haciendo para detener la expansión del virus es admirable. Es imprescindible recordar en este contexto que el respeto a los derechos humanos es una guía y no un privilegio que surge una vez controlada la amenaza para la salud pública", señaló Mariela Belski, directora de Amnistía Internacional Argentina.
"Aunque es el Estado quien tiene la obligación de respetar, proteger y cumplir los derechos humanos, entre ellos la salud, tanto las personas a nivel individual como las empresas tienen responsabilidades, por lo que es importante que todas las personas cumplan las medidas indicadas por las autoridades locales. De esta crisis solo podemos salir si nos mantenemos unidos en la distancia”, señaló Belski, ante el estado de emergencia pública en materia sanitaria y el aislamiento social preventivo obligatorio hasta el 31/03.
Amnesty International recuerda su Decálogo: 
1. Acceso a información: los Estados deben garantizar que todas las personas afectadas tengan acceso a información clara y confiable (Información oficial de Argentina). 
2. Acceso a la salud: si bien el gobierno nacional adoptó medidas para reforzar el Sistema Público de Salud, es necesario que las autoridades garanticen el acceso especialmente a los sectores más afectados y vulnerables en un país donde el 35.4% está debajo de la linea de pobreza. Además, la suba indiscriminada de precios debe evitarse. 
3. Acceso a la seguridad social: los trabajadores informales no suelen recibir prestaciones de la seguridad social y en este contexto, su situación se agrava aun más. Por lo tanto, es imprescindible sumarlos a los beneficios socio-económicos implementados por el gobierno a propósito del coronavirus.
4. Protección y cuidado de los trabajadores y trabajadoras de salud: pues  están en primera línea frente a esta pandemia.  
5. Grupos vulnerables: según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas de edad y con dolencias médicas preexistentes están más expuestas. Los Estados deben hacer lo posible por protegerlas y no olvidar a otros grupos vulnerables (personas en situación de calle; migrantes; personas con ingresos bajos, etc.).  
6. Las mujeres y las niñas pueden experimentar impactos particulares. Por lo tanto, todos los esfuerzos de respuesta deben incluir un análisis de género. Esto implica, por ejemplo, garantizar determinados servicios, como la atención a víctimas violencia de género (en Argentina: línea 144).
7. Prevención del estigma y la discriminación: en algunos países, incluyendo  Argentina,  se ha agredido y sometido a abusos racistas a personas que parecían ser de Asia. El Estado debe realizar campañas de educación y concientización.
8. Cuarentena (o aislamiento social): es imprescindible garantizar el acceso a recursos básicos de salud, alimentación y a una vida digna de quienes estan en contexto de cuarentena.
9. Restricciones y prohibiciones de viaje: afectan el derecho a la libertad de circulación, por eso el Estado debe velar por quienes están varados en el exterior y facilitar tanto su regreso como el de la ayuda necesaria.  
10. La solidaridad y cooperación internacional es más necesarias que nunca: organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) no deben obstaculizar la realización progresiva de los derechos económicos, sociales y culturales. 
Image
Evitando la pandemia.
Evitando la pandemia.
Médicos Sin Fronteras
Los equipos de Médicos Sin Fronteras, que han participado de despliegues en Hong Kong y en Italia, resúmen parte de su experiencia:
"(...) ¿Qué se sabe sobre el virus del coronavirus “SARS-CoV-2”?
El virus fue identificado a principios de enero por científicos chinos y ahora se llama SARS-CoV-2, debido a sus similitudes con el virus que causa el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo). El nombre de la enfermedad causada por este nuevo virus es Covid-19.
Los coronavirus son una gran familia de virus, la mayoría de los cuales son inofensivos para los humanos. Se sabe que cuatro tipos causan resfriados y otros dos tipos pueden causar infecciones pulmonares graves (SARS y MERS) similares a Covid-19.
Como todos los virus, el SARS-CoV-2 necesita células de seres vivos para multiplicarse. Este virus parece apuntar a las células de los pulmones, y posiblemente a otras células del sistema respiratorio también. Las células infectadas por el virus producirán más partículas de virus, que luego se pueden transmitir a otras personas al toser, por ejemplo.
¿Es peligroso el coronavirus (la enfermedad Covid-19)?
Nuestra comprensión del virus y la enfermedad todavía está evolucionando. Las últimas estimaciones indican que el 80% de las personas que se infectan solo sufrirán una forma leve de la enfermedad. El 15% desarrollará una forma severa de la enfermedad, que requerirá hospitalización. Alrededor del 5% desarrollará la forma más grave de la enfermedad. Los sistemas de atención médica sofisticados pueden curar incluso a los pacientes más críticos, pero el peligro es que los sistemas sanitarios se vean abrumados por la gran cantidad de pacientes que serán hospitalizados, y que por lo tanto esos pacientes no puedan acceder a ese nivel de atención.
Está claro que también hay personas infectadas que no muestran o casi no presentan síntomas de la enfermedad. No hay buenas estimaciones de qué porcentaje de infecciones representan estas personas asintomáticas o pauci-sintomáticas del número total de infecciones.
La enfermedad parece más peligrosa para las personas mayores o las personas que padecen otras infecciones o dolencias, como suele suceder en el caso de las enfermedades infecciosas. Más del 80% de las personas que murieron de Covid-19 tenían más de 60 años y más del 75% tenían afecciones médicas subyacentes. Los niños, por otro lado, parecen estar menos afectados por la enfermedad. Las tasas de mortalidad varían mucho de un lugar a otro, por lo que es difícil hacer un comentario general sobre cuán mortal es COVID-19.
¿El coronavirus es muy contagioso?
Nuestra comprensión del virus (SARS-CoV-2) y la enfermedad (Covid-19)  todavía está evolucionando. Sabemos con certeza que el virus puede transmitirse cuando una persona enferma tose. Pero parece que también puede transmitirse por personas infectadas que no tienen síntomas. Esto no hace que la enfermedad sea más contagiosa per se, pero hace que sea mucho más difícil tener una idea clara de cómo se está propagando. Se desconoce qué porcentaje de todas las infecciones constituyen estas infecciones "asintomáticas".
(...) Muchos países informan cifras exponencialmente crecientes de nuevos casos, por lo que el virus claramente tiene el potencial de propagarse rápidamente. Pero aún se desconocen muchos detalles sobre la infectividad del virus (cuánto tiempo puede sobrevivir en diferentes circunstancias fuera del cuerpo humano, cuántas partículas virales se requieren para una infección, etc.). 
¿Cómo puedo evitar contagiarme coronavirus?
Es importante protegerte a tí mismo y a las demás personas. Al igual que con otros coronavirus, la infección por gotas parece ser el principal modo de transmisión. El virus ingresa al cuerpo humano a través de la boca o la nariz. Esto puede suceder al respirar gotas infectadas o al tocar con las manos una superficie en la que las gotas han aterrizado, y luego tocarse la boca o la nariz. Por lo tanto, las medidas simples de control de infecciones, como el lavado de manos y el seguimiento de métodos adecuados al toser o estornudar (cubrirse la nariz y boca con la parte interior del codo al toser y estornudar), son efectivas e importantes para la prevención.
La higiene de las manos es primordial, así que lavate las manos frecuentemente con agua y jabón. Usá suficiente jabón y asegurate de lavar todas las partes de ambas manos. Pasá al menos 20 segundos lavándote las manos. Si no hay suciedad visible en tus manos, el alcohol en gel  también es una buena opción.
En lugares con transmisión local del virus, se aconseja el distanciamiento social. A medida que el virus se transmite de persona a persona, no estar demasiado cerca de otra persona puede prevenir infecciones. Evita lugares llenos de gente y grandes reuniones.
Si tosés o estornudás, cubrite la boca y la nariz con un pañuelo de papel o con la parte interior del codo. Colocá los pañuelos usados ​​en el contenedor de basura de inmediato y lavate las manos.

Dados los problemas actuales con el suministro de barbijos y otros equipos de protección, se debe priorizar al personal de salud. (...)".




urgente24