https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Argentina al rojo: Alarmante informe por altas temperaturas

 

El área estudiada, incluida la Argentina, experimenta una sequía prolongada que empeoró desde 2019. Alertan los efectos sobre el campo.


El cambio climático hizo que la reciente ola de calor que soportó la Argentina fuera 60 veces más probable, el dato así como se observa, confirma el bajo interés de los hombre del campo por hacer inversiones relacionadas con la soja o los cereales frente a la escases de humedad en los suelos. Dicho sea de paso, ese cuadro tiene su correlato en los ingresos que el fisco no recibirá en los próximos meses y en verdad necesita.

Un nuevo estudio de atribución que publicó el Servicio Meteorológico Nacional expuso que la reciente ola de calor ocurrida en Argentina durante comienzos de diciembre es 60 veces más probable y mucho más caliente a causa del cambio climático que se mantendrá en los próximos meses.

El análisis desarrollado por World Weather Attribution (WWA), señala que el cambio climático causado por el hombre hizo que la ola de calor récord en el norte de Argentina a principios de diciembre fuera aproximadamente 60 veces más probable.

La organización internacional analiza y comunica la posible influencia del cambio climático en sucesos extremos, como tormentas, lluvias, olas de calor, olas de frío y sequías

Durante el año concluido hacia mediados de noviembre gran parte del norte y centro de Argentina y los países vecinos experimentaron temperaturas inusualmente altas. Más tarde, una segunda ola de calor a principios de diciembre, dejó temperaturas que superaron los 40°C en 24 estaciones meteorológicas, cuatro de ellas por encima de 45 C.

Pero no somos los únicos

En todo el mundo, el cambio climático lleva a que las olas de calor resulten más habituales comunes, más largas y más cálidas.

 

Para cuantificar el efecto del cambio climático en las altas temperaturas en el norte de Argentina y Paraguay, los científicos analizaron datos meteorológicos y simulaciones de modelos para comparar el clima actual, 1,2 °C más caliente que en 1850, con el clima del pasado.

 

El análisis de atribución, como se los conoce a estos estudios, se centró en la temperatura máxima diaria para el período más caluroso de una semana, del 4 al 10 de diciembre de 2022.

 

Los resultados mostraron que el cambio climático causado por el hombre hizo que la ola de calor registrada en la Argentina fuera aproximadamente 60 veces más probable que ocurra y 1.4 ° C más caliente.

 

Además, acotó que ahora se puede esperar un evento similar aproximadamente una vez cada 20 años, con un 5% de posibilidades de ocurrir cada año, pero que sin los efectos de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, habrían sido un hecho extremadamente inusual.

Futuro cercano

Científicos internacionales consideran que si en la Argentina y la región las temperaturas continúan subiendo la situación será más frecuente e intensa.

Veamos este ejemplo

Si las temperaturas medias globales aumentaran solo 0.8°C, es decir, hasta a un calentamiento total de 2°C, una ola de calor tan intensa como la actual sería aproximadamente cuatro veces más probable de lo que es ahora. Mientras que una ola de calor que ocurre aproximadamente una vez en 20 años sería de 0.7 a1.2°C más caliente que ésta.

 

Juan Rivera, científico del Instituto Argentino de Investigación de la Nieve, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) y autor del análisis, dijo que "existe una creciente preocupación en Argentina y América del Sur por las olas de calor, que se volvieron más frecuentes y severas en las últimas décadas. Estos acontecimientos recientes son un claro ejemplo de ello. Y a menos que se reduzcan las emisiones de carbono, el cambio climático continuará favoreciendo la ocurrencia de temperaturas récord a fines de la primavera y principios del verano, en una época del año en que las personas no están preparadas para lidiar con el calor extremo".

 

El área estudiada experimenta una sequía prolongada que comenzó en 2019 y empeoró desde entonces. La sequía y el calor se refuerzan mutuamente y exacerban los impactos en la agricultura.

 

Como señalamos al comienzo de la nota, se espera que las cosechas sean las peores en siete años, con grandes pérdidas económicas para los agricultores y el Tesoro, ya que Argentina es el mayor exportador de trigo de América del Sur.

 

Como actor importante en el mercado mundial del trigo, esto podría significar nuevos aumentos en los precios mundiales de los alimentos. Los científicos de World Weather Attribution realizarán un estudio adicional de la sequía en los próximos meses.

 

Vale tener presente que las olas de calor se encuentran entre los peligros naturales más mortíferos. Cada año, miles de personas mueren por causas relacionadas con el calor; y se sabe que los sucesos inusualmente cálidos de principios de temporada son particularmente más mortales. Sin embargo, el impacto total de una ola de calor a menudo no se conoce hasta semanas o meses después.

"Las olas de calor son asesinos silenciosos"

Debe recordarse que las causas de los impactos que vemos son el resultado de condiciones preexistentes de vulnerabilidad. Los desastres sólo manifiestan estas condiciones preexistentes. Los desastres no son naturales y pueden evitarse.

 

"Para reducir estos impactos en el futuro, será necesario abordar la reducción del riesgo de desastres de inmediato para las poblaciones más débiles", explicó Emmanuel Raju, profesor asociado de la sección de Salud Global del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague.

 

El estudio fue realizado por 18 investigadores como parte del grupo World Weather Attribution, incluidos científicos de universidades y agencias meteorológicas de Argentina, Colombia, Dinamarca, Francia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.



urgente24