https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cambio de estrategia de la Fed para vincular a los grandes bancos centrales de Frankfurt a Tokio

El cambio histórico de la Reserva Federal de Estados Unidos hacia una postura más tolerante con la inflación será un lastre para el dólar durante años y planteará preguntas difíciles sobre el papel de la banca central, desafiando a los responsables políticos desde Frankfurt hasta Tokio.
FOTO DE ARCHIVO: El edificio de la Reserva Federal está contra un cielo azul, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Washington, EE. UU., 1 de mayo de 2020. REUTERS / Kevin Lamarque / Foto de archivo
A primera vista, el cambio de política de la Fed, presentado el 27 de agosto, parece diseñado para darle una oportunidad a la economía estadounidense. Un cambio a un objetivo de inflación promedio permite a la Fed sobrepasar su objetivo después de las recesiones, lo que indica que las subidas de tipos vendrán más tarde y se permitirá que el mercado laboral se acelere, una bendición para las familias de bajos ingresos.
Pero esto crea dos dolores de cabeza para los bancos centrales mundiales.
Tal reinterpretación del mandato de la Fed podría verse como una incursión en la política social, un precedente vital para otros mientras reexaminan sus propios roles después de años de movimientos poco convencionales que ya impactan la distribución de la riqueza y el ingreso.
La segunda preocupación más inmediata será la debilidad del dólar, que perjudica a los exportadores de Europa a Asia. Esto seguramente ocupará un lugar destacado en la reunión de política del Banco Central Europeo el jueves, ya que un euro EUR = fuerte hará que sea más difícil para las naciones exportadoras de la zona euro salir de la recesión más profunda que se recuerde.
Países como Alemania y Francia, o Japón, tradicionalmente generan crecimiento a partir de las exportaciones netas, que se ven afectadas cuando sus monedas se estabilizan. Y esta afirmación simplemente agrava su problema, ya que las guerras comerciales entre Estados Unidos y algunos de sus socios comerciales clave ya están afectando las exportaciones.
El dólar .DXY = ya se ha debilitado en más del 10% frente a una canasta de monedas desde mediados de marzo a un mínimo de más de dos años, lo que llevó al economista jefe del BCE, Philip Lane, a advertir la semana pasada que el tipo de cambio importaba, incluso si el BCE no lo apuntó.
"Si hay fuerzas que mueven el tipo de cambio euro / dólar, eso se alimenta de nuestros pronósticos mundiales y europeos y de nuestra política monetaria", dijo Lane.
De hecho, algunos economistas dicen que el tipo de cambio actual ya podría deducir un 0,2% -0,4% del crecimiento de la zona euro y los analistas encuestados por Reuters ven más debilidad del dólar.
Normalmente, esto no sería demasiado difícil de contrarrestar, pero el BCE y el Banco de Japón están cerca de los límites de la política ultrafácil.
Ambos han reducido las tasas a territorio negativo y los rendimientos ya son negativos en gran parte de la curva. Ambos bancos también se enfrentan a cierta oposición interna a una mayor flexibilización, lo que complica políticamente los movimientos posteriores.
"Si la Fed va a tardar en subir las tasas de interés, eso presionaría al alza al yen frente al dólar", dijo Hideo Kumano, un ex funcionario del BOJ que actualmente es economista jefe del Instituto de Investigación de Vida Dai-ichi.
"Mientras la política de la Fed dificulte la subida del dólar, el BOJ tendrá que preocuparse por posibles subidas del yen que necesitan una respuesta política que incluya una profundización de las tasas de interés negativas", dijo.
Algunos economistas argumentan que el BCE debería simplemente cambiar a un objetivo igualmente flexible como parte de su propia revisión de políticas en curso. Pero los mercados no valoran ningún alza de tipos durante el mandato de ocho años de Christine Lagarde en la cima del banco, por lo que la sugerencia de que el endurecimiento de la política se postergaría aún más plantea problemas de credibilidad.
"Las economías de mercados emergentes, que se financian en gran medida en dólares, se beneficiarán, al menos inicialmente", dijo el ex miembro de la junta del BCE Benoit Coeure. "Es posible que Europa necesite encontrar nuevas formas de respaldar su economía frente a las tasas estadounidenses permanentemente más bajas".

¿POLITICA SOCIAL?

El objetivo ahora explícito de la Fed de ayudar a las familias de bajos ingresos es otra complicación, ya que eleva el papel del banco en la política social y podría verse como una especie de reinterpretación de su mandato.
"Personalmente, creo que hay espacio para considerar la idea, expresada por algunas personas, de que la política monetaria debería centrarse más en las condiciones laborales y de ingresos", dijo el vicegobernador del BOJ, Masazumi Wakatabe.
El BCE también parece dispuesto a reinterpretar su mandato con Lagarde argumentando que los riesgos creados por el cambio climático son tan grandes que el banco no podría ignorarlos.
Pero los banqueros centrales son burócratas no elegidos y la lucha contra el cambio climático o la desigualdad es una incursión en la política, que corre el riesgo de abrir sus bancos al tipo de ataques políticos que podrían socavar la independencia.
El BCE argumenta que su mandato ya requiere que apoye las “políticas económicas generales” de la Unión Europea, pero tal interpretación aún representaría un cambio dado su enfoque actual que está completamente enfocado en la inflación.
Aún así, algunos argumentan que el cambio de la Fed resultará benigno.
Las tasas en dólares más bajas reducirán los costos de financiamiento en los mercados emergentes, acelerando el crecimiento y proporcionando un mercado más grande para las exportaciones. Y permitir que la inflación de Estados Unidos suba ahora, elevará tanto las tasas a largo plazo como las expectativas de inflación, lo que facilitará la normalización de la política después de años de ajustes extraordinarios.
Esto puede resultar cierto, pero eso no será evidente en los próximos años. Y hasta entonces, los bancos centrales deben lidiar con un dólar más débil.


reuters