https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Estudio de Nature confirma: desarrollo de coágulos asociados con "covid prolongado" con vacunación triple

 Traducido de Naturalnews.com por Tierra Pura.org

La revista científica Nature ha publicado un nuevo artículo en el que se pone de manifiesto una epidemia de “covid prolongado” que está afectando a los triplemente vacunados.

Personas como Lara Hawthorne, una ilustradora británica que se vacunó tres veces y “se sintió bastante protegida”, sufren ahora extrañas enfermedades relacionadas con coágulos provocados por las inyecciones.

Hawthorne declaró a Nature que lleva meses enferma con una serie de “síntomas a menudo debilitantes”, como constantes dolores de oído, acúfenos, congestión, dolores de cabeza, vértigo, palpitaciones y dolores musculares, por nombrar sólo algunos.

Muchos días, Hawthorne se siente tan debilitada que apenas puede levantarse de la cama, sus médicos atribuyeron su estado al “covid prolongado” en contraposición a las inyecciones que recibió. 

Temerosa de que los pequeños coágulos de sangre en todo el cuerpo sean a menudo los culpables de los síntomas del covid prolongado, Hawthorne se puso en contacto con un médico en Alemania que trata específicamente a personas como ella utilizando anticoagulantes y un proceso tipo diálisis para filtrar y limpiar la sangre.

Dado que hay tantas personas enfermas y muriendo a causa de las inyecciones, Hawthorne aún no ha recibido respuesta. Al parecer, hay una lista de espera interminable con nombres de personas que se inyectaron, para estar “protegidas” y ahora sufren día tras día todo tipo de enfermedades.

“No quiero esperar por mi salud cuando me siento tan mal”, se quejó Hawthorne a Nature.

¿Cuánto tiempo estará la ciencia “desconcertada” por lo que claramente son eventos adversos posteriores a la inyección?

Según los informes, los investigadores están “desconcertados por el covid prolongado” porque no pueden descubrir qué lo está causando, ya que se niegan a considerar siquiera la posibilidad de que las vacunas sean las culpables.

Un número cada vez mayor de personas que recibieron las inyecciones están experimentando coágulos cada vez mayores en el interior de sus cuerpos que están reduciendo y deteniendo el flujo sanguíneo, lo que finalmente conduce a la muerte.

Incluso hay un movimiento en Twitter llamado “#teamclots” que está concientizando sobre el tema, pero por supuesto negando el elefante en la habitación conocido como las inyecciones.

Algunas personas desesperadas están recurriendo a utilizar remedios caseros, para tratar de combatir los coágulos, a lo que los científicos ya han puesto el grito en el cielo, porque se supone que esos tratamientos no están probados.

La naturaleza todavía se refiere a los coágulos como coágulos de sangre , aunque ha surgido evidencia que sugiere que los coágulos que se forman dentro de los cuerpos de los “totalmente vacunados” son metálicos, entre otras sustancias extrañas que no son sangre.

Es casi como si las vacunas hicieran que el cuerpo de las personas formaran coágulos no sanguíneos a partir de sustancias extrañas contenidas o producidas por lo que sea que esté dentro de los frascos de la “vacuna”.

Nature admite que, bajo el microscopio, estos coágulos se asemejan a “un bonito plato de espaguetis” con un aspecto “horrible, pegajoso y oscuro”, “como el que se obtendría si se hirvieran a medias los espaguetis y se dejaran pegar”, en palabras de Douglas Kell, biólogo de sistemas de la Universidad de Liverpool.

Kell y sus colegas han reunido material que sugiere que la fibrina de los coágulos se ha plegado mal, creando una versión “amiloide” de sí misma, parecida al pegamento.

“Si el primero cambia su conformación, todos los demás tienen que seguir su ejemplo”, dice Kell, señalando que el proceso es muy parecido al mal plegamiento de los priones, que puede dar lugar a enfermedades como la de Creutzfeldt-Jakob.