https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

CDC, datos del VAERS: Los niños corren el riesgo de morir tras recibir inyecciones de COVID-19

 Traducido de NaturalNews.com por TierraPura.org

Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) revelaron el riesgo de las inyecciones del coronavirus Wuhan (COVID-19) para los niños.

El empresario Joel Smalley señaló en un artículo de su Substack que el VAERS registró 45 informes de niños que murieron tras ser inyectados con la vacuna COVID-19. Veintisiete de estos niños -el 60%- estaban perfectamente sanos antes de la vacunación. Tres de los niños que murieron formaban parte de los ensayos clínicos de la vacuna.

“En el pasado, cualquier vacuna (…) habría sido retirada después de 25 a 50 muertes de personas de todas las edades, por no hablar de los niños, y mucho menos de tres durante los ensayos clínicos”, escribió Smalley. “Las agencias reguladoras y los fabricantes de ‘vacunas’ han negado sistemáticamente la causalidad”.

El director ejecutivo de la Fundación para la Investigación de la Seguridad de las Vacunas, Steve Kirsch, expuso esta cuestión en un artículo de noviembre de 2021. Citó un análisis de los CDC en el que se hablaba de la muerte de 14 niños de entre 12 y 17 años tras su vacunación.

“Estadísticamente, la causa de la muerte de estos 14 niños que analizaron podría ocurrir por casualidad, quizá una entre mil millones. Pero nadie hizo los cálculos para que lo supiéramos”, escribió Kirsch.

“Estos niños murieron y el CDC ni siquiera hizo un análisis para determinar la probabilidad de que eso ocurriera por azar. Porque si hicieran el cálculo, sería admitir que no ocurrió por casualidad”.

Los estudios han descubierto que el riesgo de que los niños enfermen gravemente o mueran a causa del COVID-19 es extremadamente bajo. Los analistas se preguntan por qué se obliga entonces a los niños sanos a tomar las vacunas experimentales cuando el VAERS y los CDC, ambos considerados “fuentes sanitarias legítimas”, ya publicaron conclusiones de que esta vacuna podría matar a los niños.

Kirsch también reprochó la aparente falta de cobertura hacia la muerte de los niños.

“El mensaje que intentaron enviar fue: ‘No hay nada que ver aquí, amigos, seguid adelante’. Ni una sola palabra de la comunidad médica dominante que se quejara de que pasaran completamente por alto estas muertes”.

Recordando a dos niños que murieron por la inyección letal de COVID

Kamrynn Thomas y Ernesto Ramírez Jr., ambos de 16 años, perdieron la vida a causa de la vacuna COVID-19. Sus padres siguen desconsolados por su temprana muerte, simplemente por querer protegerse de una infección de la que tienen muchas posibilidades de recuperarse.

Thomas, oriundo de Wisconsin, murió 11 días después de que le inyectaran la vacuna en marzo de 2021.

Según los registros del hospital, sufrió un paro cardíaco en su casa que la llevó a ingresar en el hospital. Más tarde desarrolló grandes coágulos de sangre en los pulmones, lo que finalmente resultó fatal. Aunque Thomas no tenía antecedentes médicos, al parecer tomaba varios medicamentos recetados, como corticosteroides para el asma, antidepresivos y anticonceptivos orales.

Mientras tanto, Ernesto Ramírez Jr. murió apenas cinco días después de que le inyectaran su primera dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer. Sufrió un paro cardíaco mientras estaba en un parque, y los paramédicos no consiguieron que su corazón volviera a latir.

Su padre, Ernest Ramírez, consiguió que se realizará una autopsia a su único hijo. El médico forense indicó como causa de la muerte “un corazón agrandado”, señalando que el corazón del joven de 16 años tenía “más del doble del tamaño normal”.

El cardiólogo Dr. Peter McCullough concluyó que la muerte del adolescente se debió a una miocarditis inducida por la vacuna, tras su revisión del informe de la autopsia. Este tipo de cambio de tamaño puede producirse muy rápidamente en el intervalo de cinco días entre la vacunación del menor Ramírez y su muerte.