https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mercado de bonos está confuso. El mercado de valores está confundido. El consumidor está confundido. Yo estoy confundido

 A Paul Samuelson se le atribuye la broma de que "el mercado de valores ha predicho 9 de las últimas 5 recesiones". Ben Carlson tiene una nueva variación de esta cita: “El mercado de valores ha pronosticado 1 de las últimas 0 recesiones”. Nadie sabe realmente cuál es el precio del mercado de valores en ningún momento, pero sin duda pareció valorar una recesión inminente en junio, cuando el mercado bajó más del 20%. Sé que mucha gente piensa que estamos en una recesión en este momento.

No conozco muchas recesiones que incluyan un crecimiento de más de 500.000 empleos en la última lectura mensual en EE.UU. y más de 3.3 millones de empleos en los primeros 7 meses del año.

Tal vez esa sea la razón por la que las acciones han recuperado una buena parte del terreno perdido en las últimas semanas.

Sí, la inflación es alta. No, la economía no es perfecta en este momento (nunca lo es). Sí, la subida de tipos de la Fed podría provocar una recesión en el futuro. Pero no, sería difícil llamar recesión a esta situación actual.

Si existe algo como "normal" cuando se trata de la mayor economía del mundo, la situación actual es lo más alejado.

Déjame exponer unos hechos:

La tasa de desempleo ahora es más baja de lo que ha sido en todas menos el 5% de las lecturas desde 1948. En enero de 2020 la tasa de desempleo era del 3,5%. Luego se disparó al 14,7% durante el inicio de la pandemia y ahora ha vuelto al 3,5%. La velocidad de los movimientos en ambas direcciones no tiene precedentes.

Si bien el mercado laboral se siente muy caliente, está lejos de ser un éxito total. La tasa de participación en la fuerza laboral aún está por debajo de los niveles previos a la pandemia: Puede explicar parte de este déficit con los boomers que se jubilan, pero no todo.

Las cifras de productividad también han disminuido debido a una combinación de personas que cambian de trabajo y tanta agitación en la cadena de suministro y las industrias de servicios a causa de la pandemia.

Si el mercado laboral se mantiene fuerte, eso podría mantener la inflación en niveles incómodamente altos. Pero para enfriar el mercado laboral y la inflación, la Fed podría tener que enviarnos a una recesión. Cualquier de estos escenarios dejaría a millones infelices.

La economía más extraña que jamás hayamos visto también ha agregado más de 3 millones de empleos en un momento en que el PIB real cayó durante dos trimestres consecutivos. Las razones de este declive son extrañas: existencias excesivas, importaciones, recortes en el gasto público y una moderación en el mercado de la vivienda, pero es una desaceleración, incluso si técnicamente no es una recesión. La última vez que esto sucedió sin entrar en recesión fue en 1947 cuando el PIB real cayó en el segundo y tercer trimestre sin desencadenar una recesión.

Es posible que 2022 no sea el punto de partida de una contracción económica, pero 2023 o 2024 sí lo serán. Esto es especialmente cierto si la Fed continúa subiendo las tasas.

El mercado de tasas de interés también se encuentra en un lugar confuso. Solo mire los rendimientos actuales de los bonos del gobierno de EE. UU.: El rendimiento a 30 años es mayor que el rendimiento a 10 años. Pero el rendimiento de 5 años es más alto que el de 10 años. Y el rendimiento de la letra del Tesoro a 12 meses es mayor que el rendimiento a 5, 10 y 30 años. Eso no es normal. Va en contra de la relación riesgo-recompensa que debería existir en los mercados financieros. Una curva de rendimiento invertida podría indicar una recesión inminente o podría significar que el mercado de bonos está confuso en este momento, al igual que el resto de nosotros. Tal vez el mercado de bonos crea que la Reserva Federal continuará aumentando las tasas a corto plazo, pero la inflación no es una gran preocupación a largo plazo. Tal vez esté diciendo que la Fed bajará las tasas a corto plazo en algún momento de 2023. ¿O tal vez el mercado de bonos no es tan inteligente como todos pensamos? Ya no se que creer.

No es solo el nivel de las tasas en todo el espectro de vencimiento lo que preocupa en este momento; también la volatilidad de los movimientos de los tipos. Las tasas hipotecarias rondaban el 3% al comienzo del año y luego se dispararon rápidamente a más del 6 %. Luego volvieron a caer al 5% a toda prisa. Una de las tasas de préstamo más importantes del mundo no debería moverse tanto.

Esta volatilidad en las tasas de préstamo también está provocando algunas contracorrientes extrañas en el mercado de la vivienda. Dan Green de Homebuyer compartió dos estadísticas interesantes sobre el mercado inmobiliario en una actualización reciente. La primera es que el índice de ventas pendientes de viviendas, que mide el número de contratos de compraventa entre compradores y vendedores, se desplomó a sus niveles más bajos en 10 años (salvo el primer mes de confinamiento por el Covid) en junio. Esto tiene sentido si se considera que las tasas hipotecarias se han duplicado justo después de que los precios de la vivienda experimentaran algunas de las mayores ganancias de la historia. Los pagos de la hipoteca se volvieron inasequibles aparentemente de la noche a la mañana. Pero las casas que se contrataron en junio se vendieron en un promedio de solo 14 días, el ritmo más rápido de la historia. Así que el mercado de la vivienda definitivamente se está desacelerando, como debería, pero todavía hay un grupo de compradores motivados. Hay contradicciones como esta por todas partes.

El mercado de bonos está confuso. El mercado de valores está confundido. El consumidor está confundido. Estoy confundido. Las únicas personas que no están confundidas no entienden lo que está pasando o no están prestando atención.

Fuente: Ben Carlson de Wealth of Common Sense