https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Efectos adversos de las vacunas contra la COVID-19 y medidas para prevenirlos

 

Abstracto

Recientemente, The Lancet publicó un estudio sobre la efectividad de las vacunas COVID-19 y la disminución de la inmunidad con el tiempo. El estudio mostró que la función inmune entre los individuos vacunados 8 meses después de la administración de dos dosis de la vacuna COVID-19 fue menor que la de los individuos no vacunados. De acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos, las vacunas de refuerzo frecuentes contra la COVID-19 podrían afectar negativamente la respuesta inmune y pueden no ser factibles. La disminución de la inmunidad puede ser causada por varios factores, como la N1-metilpseudouridina, la proteína espiga, las nanopartículas lipídicas, la mejora dependiente de anticuerpos y el estímulo antigénico original. Estas alteraciones clínicas pueden explicar la asociación reportada entre la vacunación contra la COVID-19 y el herpes zóster. Como medida de seguridad, se deben suspender las vacunas de refuerzo adicionales. Además, la fecha de vacunación debe registrarse en la historia clínica de los pacientes. Se han reportado varias medidas prácticas para prevenir una disminución de la inmunidad. Estos incluyen limitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluido el paracetamol para mantener la temperatura corporal profunda, el uso apropiado de antibióticos, dejar de fumar, controlar el estrés y limitar el uso de emulsiones lipídicas, incluido el propofol, que puede causar inmunosupresión perioperatoria. En conclusión, la vacunación contra la COVID-19 es un factor de riesgo importante para las infecciones en pacientes en estado crítico.

Estimado editor,

La pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) ha llevado al uso generalizado de vacunas genéticas, incluidas las vacunas de ARNm y vectores virales. Además, se han utilizado vacunas de refuerzo, pero su efectividad contra la proteína espiga altamente mutada de las cepas de Omicron es limitada. Recientemente, The Lancet publicó un estudio sobre la efectividad de las vacunas COVID-19 y la disminución de la inmunidad con el tiempo [1]. El estudio mostró que la función inmune entre los individuos vacunados 8 meses después de la administración de dos dosis de la vacuna COVID-19 fue menor que entre los individuos no vacunados. Estos hallazgos fueron más pronunciados en adultos mayores e individuos con afecciones preexistentes. De acuerdo con las recomendaciones de la Agencia Europea de Medicamentos, las vacunas de refuerzo frecuentes contra la COVID-19 podrían afectar negativamente a la respuesta inmune y pueden no ser factibles [2]. Varios países, incluidos Israel, Chile y Suecia, están ofreciendo la cuarta dosis solo a adultos mayores y otros grupos en lugar de a todos los individuos [3].

La disminución de la inmunidad es causada por varios factores. En primer lugar, la N1-metilpseudouridina se utiliza como sustituto del uracilo en el código genético. La proteína modificada puede inducir la activación de las células T reguladoras, lo que resulta en una disminución de la inmunidad celular [4]. Por lo tanto, las proteínas espiga no se descomponen inmediatamente después de la administración de las vacunas de ARNm. Las proteínas espiga presentes en los exosomas circulan por todo el cuerpo durante más de 4 meses [5]. Además, los estudios in vivo han demostrado que las nanopartículas lipídicas (LNP) se acumulan en el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales y los ovarios [6], y que el ARNm encapsulado en LNP es altamente inflamatorio [7]. Los anticuerpos recién generados de la proteína espiga dañan las células y los tejidos que están preparados para producir proteínas espiga [8], y las células endoteliales vasculares se dañan por las proteínas espiga en el torrente sanguíneo [9]; esto puede dañar los órganos del sistema inmunitario, como la glándula suprarrenal. Además, puede ocurrir una mejora dependiente de anticuerpos, en la que los anticuerpos que mejoran la infección atenúan el efecto de neutralizar los anticuerpos en la prevención de la infección [10]. El pecado antigénico original [11], es decir, la memoria inmune residual de la vacuna tipo Wuhan puede evitar que la vacuna sea lo suficientemente efectiva contra las cepas variantes. Estos mecanismos también pueden estar involucrados en la exacerbación de COVID-19.

Algunos estudios sugieren un vínculo entre las vacunas covid-19 y la reactivación del virus que causa el herpes zóster [1213]. Esta condición a veces se conoce como síndrome de inmunodeficiencia adquirida por la vacuna [14]. Desde diciembre de 2021, además de COVID-19, el Departamento de Cirugía Cardiovascular del Okamura Memorial Hospital, Shizuoka, Japón (en lo sucesivo, "el instituto") ha encontrado casos de infecciones difíciles de controlar. Por ejemplo, hubo varios casos de sospecha de infecciones debido a la inflamación después de la cirugía a corazón abierto, que no se pudo controlar incluso después de varias semanas de uso de múltiples antibióticos. Los pacientes mostraron signos de estar inmunocomprometidos, y hubo algunas muertes. El riesgo de infección puede aumentar. Varios algoritmos médicos para evaluar el pronóstico postoperatorio pueden tener que ser revisados en el futuro. Hasta ahora, los medios de comunicación han ocultado los eventos adversos de la administración de la vacuna, como la trombocitopenia trombótica ingenua inducida por la vacuna (VITT), debido a la propaganda sesgada. El instituto se encuentra con muchos casos en los que se reconoce esta causa. Estas situaciones se han producido en oleadas; sin embargo, aún no se han resuelto a pesar de las medidas implementadas para evaluar rutinariamente a los pacientes ingresados para cirugía por anticuerpos contra la trombocitopenia inducida por heparina (TIH). Cuatro casos positivos para anticuerpos HIT han sido confirmados en el instituto desde el inicio de la vacunación; esta frecuencia de casos positivos para anticuerpos HIT rara vez se ha observado antes. También se han notificado casos mortales debidos a la VITT tras la administración de vacunas contra la COVID-19 [15].

Como medida de seguridad, se deben suspender las vacunas de refuerzo adicionales. Además, la fecha de vacunación y el tiempo transcurrido desde la última vacunación deben registrarse en la historia clínica de los pacientes. Debido a la falta de conciencia de este grupo de enfermedades entre los médicos y el público en general en Japón, a menudo no se documenta un historial de vacunación contra el COVID-19, como en el caso de la vacunación contra la gripe. Es posible que sea necesario considerar el tiempo transcurrido desde la última vacunación contra el COVID-19 cuando se requieran procedimientos invasivos. Se han reportado varias medidas prácticas que pueden implementarse para prevenir una disminución de la inmunidad [16]. Estos incluyen limitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluido el paracetamol, para mantener la temperatura corporal profunda, el uso apropiado de antibióticos, dejar de fumar, controlar el estrés y limitar el uso de emulsiones lipídicas, incluido el propofol, que puede causar inmunosupresión perioperatoria [17].

Hasta la fecha, al comparar las ventajas y desventajas de las vacunas de ARNm, la vacunación se ha recomendado comúnmente. A medida que la pandemia de COVID-19 se controle mejor, es probable que las secuelas de la vacuna se vuelvan más evidentes. Se ha planteado la hipótesis de que habrá un aumento de las enfermedades cardiovasculares, especialmente los síndromes coronarios agudos, causados por las proteínas espiga en las vacunas genéticas [1819]. Además del riesgo de infecciones debido a la disminución de las funciones inmunes, existe un posible riesgo de daño orgánico desconocido causado por la vacuna que ha permanecido oculto sin presentaciones clínicas aparentes, principalmente en el sistema circulatorio. Por lo tanto, las evaluaciones de riesgo cuidadosas antes de la cirugía y los procedimientos médicos invasivos son esenciales. Se necesitan ensayos controlados aleatorios para confirmar estas observaciones clínicas.

En conclusión, la vacunación contra la COVID-19 es un factor de riesgo importante para las infecciones en pacientes en estado crítico.

Disponibilidad de datos y materiales

No procede.

Historial de cambios

  • 22 de julio de 2022

    Este artículo se ha actualizado para corregir un error técnico en la Referencia 13.

Abreviaturas

COVID-19:

Enfermedad por coronavirus 2019

GOLPE:

Trombocitopenia inducida por heparina

LPN:

Nanopartícula lipídica

VITT:

Trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacunas

Referencias

  1. Nordström P, Ballin M, Nordström A. Riesgo de infección, hospitalización y muerte hasta 9 meses después de una segunda dosis de la vacuna contra la COVID-19: un estudio retrospectivo de cohorte de población total en Suecia. Lanceta. 2022;399:814–23. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(22)00089-7.

    Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  2. Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades. Consideraciones provisionales de salud pública para el suministro de dosis adicionales de la vacuna contra la COVID-19. https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/covid-19-public-health-considerations-additional-vaccine-doses. Consultado el 4 de mayo de 2022.

  3. Mallapaty S. La cuarta dosis de la vacuna COVID ofrece solo un ligero impulso contra la infección por Omicron. Naturaleza. 2022. https://doi.org/10.1038/D41586-022-00486-9.

    Artículo PubMed Google Académico 

  4. Krienke C, Kolb L, Diken E, Streuber M, Kirchhoff S, Bukur T, et al. Una vacuna de ARNm no inflamatoria para el tratamiento de la encefalomielitis autoinmune experimental. Ciencia. 2021;371:145–53. https://doi.org/10.1126/science.aay3638.

    Cas Artículo PubMed Google Académico 

  5. Bansal S, Perincheri S, Fleming T, Poulson C, Tiffany B, Bremner RM, et al. Vanguardia: los exosomas circulantes con proteína espiga COVID son inducidos por la vacunación BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) antes del desarrollo de anticuerpos: un nuevo mecanismo para la activación inmune mediante vacunas de ARNm. J Immunol. 2021;207:2405–10. https://doi.org/10.4049/jimmunol.2100637.

    Cas Artículo PubMed Google Académico 

  6. BNT162b2 Módulo 2.4. Visión general no clínica. FDA-CBER-2021-4379-0000681 JW-v-HHS-prod-3-02418.pdf (judicialwatch.org) Acceso 6 de mayo de 2022.

  7. Ndeupen S, Qin Z, Jacobsen S, Bouteau A, Estanbouli H, Igyártó BZ. El componente de nanopartículas lipídicas de la plataforma mRNA-LNP utilizado en estudios preclínicos de vacunas es altamente inflamatorio. Ciencia. 2021;24:103479. https://doi.org/10.1016/j.isci.2021.103479.

    Cas Artículo Google Académico 

  8. Yamamoto K. Riesgo de uso de heparinoides en cosméticos y humectantes en individuos vacunados contra el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo. Thromb J. 2021. https://doi.org/10.1186/s12959-021-00320-8.

    Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  9. Lei Y, Zhang J, Schiavon CR, He M, Chen L, Shen H, et al. La proteína espiga del SARS-CoV-2 afecta la función endotelial a través de la regulación descendente de ace 2. Circ Res. 2021;128:1323–6. https://doi.org/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902.

    Cas Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  10. Liu Y, Soh WT, Kishikawa JI, Hirose M, Nakayama EE, Li S, et al. Un sitio que mejora la infectividad en la proteína espiga del SARS-CoV-2 dirigida por anticuerpos. Celda. 2021;184:3452-66.e18. https://doi.org/10.1016/j.cell.2021.05.032.

    Cas Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  11. Cho A, Muecksch F, Schaefer-Babajew D, Wang Z, Finkin S, Gaebler C, et al. Evolución de los anticuerpos del dominio de unión al receptor anti-SARS-CoV-2 después de la vacunación con ARNm. Naturaleza. 2021;600:517–22. https://doi.org/10.1038/s41586-021-04060-7.

    Cas Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  12. Desai HD, Sharma K, Shah A, Patoliya J, Patil A, Hooshanginezhad Z, et al. ¿Puede la vacuna contra el SARS-CoV-2 aumentar el riesgo de reactivación de la varicela zóster? Revisión sistemática. J Cosmet Dermatol. 2021;20:3350–61. https://doi.org/10.1111/jocd.14521.

    Artículo PubMed PubMed Central Google Académico 

  13. Barda N, Dagan N, Ben-Shlomo Y, Kepten E, Waxman J, Ohana R, et al. Seguridad del ARNm BNT162b2 Covid-19 v en un entorno nacional. N Engl J Med. 2021;385:1078–90. https://doi.org/10.1056/NEJMOA2110475.

    CAS Article PubMed Google Scholar 

  14. Seneff S, Nigh G, Kyriakopoulos AM, McCullough PA. Innate immune suppression by SARS-CoV-2 mRNA vaccinations: the role of G-quadruplexes, exosomes, and MicroRNAs. Food Chem Toxicol. 2022;164:113008. https://doi.org/10.1016/J.FCT.2022.113008.

    CAS Article PubMed PubMed Central Google Scholar 

  15. Lee EJ, Cines DB, Gernsheimer T, Kessler C, Michel M, Tarantino MD, et al. Thrombocytopenia following Pfizer and Moderna SARS-CoV-2 vaccination. Am J Hematol. 2021;96:534–7. https://doi.org/10.1002/AJH.26132.

    CAS Article PubMed PubMed Central Google Scholar 

  16. Yamamoto K. Five important preventive measures against the exacerbation of coronavirus disease. Anaesthesiol Intensive Ther. 2021;53:358–9. https://doi.org/10.5114/ait.2021.108581.

    Article PubMed Google Scholar 

  17. Yamamoto K. Risk of propofol use for sedation in COVID-19 patient. Anaesthesiol Intensive Ther. 2020;52:354–5. https://doi.org/10.5114/ait.2020.100477.

    Article PubMed Google Scholar 

  18. Gundry SR. Observational findings of PULS cardiac test findings for inflammatory markers in patients receiving mRNA vaccines. Circulation. 2021;144(suppl_1):A10712–A10712. https://doi.org/10.1161/circ.144.suppl_1.10712.

    Article Google Scholar 

  19. Lai FTT, Li X, Peng K, Huang L, Ip P, Tong X, et al. Carditis Después de la vacunación contra el COVID-19 con una vacuna de ARN mensajero y una vacuna de virus inactivado: un estudio de casos y controles. Ann Intern Med. 2022;175:362–70. https://doi.org/10.7326/M21-3700.

    Artículo PubMed Google Académico 

Descargar referencias

Agradecimientos

El autor desea agradecer a Editage (www.editage.com) por la edición en inglés.

Financiación

Ninguno.

Información del autor

Autores y Afiliaciones

Contribuciones

KY escribió todo el texto del manuscrito y lo revisó. El autor leyó y aprobó el manuscrito final.

Autor para correspondencia

Correspondencia a Kenji Yamamoto.

Declaraciones éticas

Aprobación ética y consentimiento para participar

No procede.

Consentimiento para la publicación

No procede.

Intereses contrapuestos

El autor declara que no tiene intereses contrapuestos.

Información adicional

Nota del editor

Springer Nature se mantiene neutral con respecto a las reclamaciones jurisdiccionales en los mapas publicados y las afiliaciones institucionales.

Derechos y permisos

Acceso abierto Este artículo está licenciado bajo una Licencia Internacional Creative Commons Atribución 4.0, que permite el uso, intercambio, adaptación, distribución y reproducción en cualquier medio o formato, siempre y cuando dé el crédito apropiado al autor (s) original (s) y la fuente, proporcione un enlace a la licencia Creative Commons e indique si se realizaron cambios. Las imágenes u otro material de terceros en este artículo se incluyen en la licencia Creative Commons del artículo, a menos que se indique lo contrario en una línea de crédito al material. Si el material no está incluido en la licencia Creative Commons del artículo y su uso previsto no está permitido por la regulación legal o excede el uso permitido, deberá obtener el permiso directamente del titular de los derechos de autor. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/. La exención de dedicación de dominio público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos disponibles en este artículo, a menos que se indique lo contrario en una línea de crédito a los datos.



virologyj.biomedcentral