https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alta correlación entre acciones y bonos ¿Qué significa para las bolsas?

 En lo que va de 2022, tanto las acciones como los bonos han caído, lo que ha llevado a los inversores con una cartera equilibrada a experimentar pérdidas históricamente dolorosas. Las tasas han subido, y en parte debido a este hecho, las acciones han tenido un año difícil.

El S&P 500 ETF (SPY) ha bajado un 16,0 % en lo que va de año, mientras que el iShares Core US Aggregate Bond ETF (AGG) ha perdido un 11,3 % de su valor. Por lo general, las tasas caen junto con las acciones, ya que los inversores cambian sus asignaciones de capital a activos más seguros. Sin embargo, 2022 ha sido diferente y ha visto ventas tanto en bonos como en acciones. Esto ha dado como resultado un nivel histórico de correlación positiva entre los ETF SPY y AGG que se remonta a 2004, cuando AGG comenzó a cotizar por primera vez.

Aunque la correlación de 200 días entre acciones (SPY) y bonos (AGG) ha sido más alta anteriormente (a finales de 2009), el nivel actual sigue siendo particularmente elevado. La correlación actual de 200 días se sitúa en 0,87, lo que significa una fuerte relación positiva. En los últimos 200 días, las acciones se han movido en la dirección opuesta a las tasas la mayoría de los días, ya que el mercado está increíblemente enfocado en el mercado de bonos mientras la Fed pasa de una postura acomodaticia a una restrictiva frente a una inflación más alta. Curiosamente, el coeficiente de correlación parece estar cambiando, moviéndose a la baja en cada una de las últimas 15 sesiones de negociación. Históricamente hablando, el coeficiente de correlación ha tendido a volverse negativo poco después de darse la vuelta, como se ilustra en el gráfico a continuación.

Cuanto más nos acercamos, más claro se vuelve el rollover. Las medidas de mayor frecuencia, como los coeficientes de correlación de 100 y 50 días, ya se han alejado sustancialmente de sus máximos recientes, aunque todavía están elevados en relación con la historia. El coeficiente de correlación de 100 días es ahora de solo 0,70, mientras que el coeficiente de 50 días es aún más bajo, de 0,55, los niveles más bajos desde mediados de junio y mediados de mayo, respectivamente. Esto nos dice que la correlación de 200 días probablemente retrocederá aún más, lo que le dará al SPY la oportunidad de ganar incluso cuando las tasas suban, y viceversa.



capitalbolsa