https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

5 cosas que debe saber sobre la terrible ola de calor en Europa

 Durante los últimos meses, la ola de calor latente de Europa ha estado causando estragos en toda la región, provocando incendios forestales destructivos, sequías severas y miles de muertes. Las temperaturas récord de la UE están en los titulares de todo el mundo, ya que los expertos temen que estas olas de calor extremo puedan ser la nueva normalidad de la región.

Dado el volumen de cobertura sobre el tema, revisamos docenas de artículos e hilos de Twitter (para que no tenga que hacerlo) y compilamos una lista de las cinco cosas principales que debe saber sobre la ola de calor sofocante de Europa.

① Las altas temperaturas están batiendo récords

Las temperaturas han estado alcanzando máximos históricos en toda la región.

El lunes 18 de julio, decenas de ciudades de Francia registraron temperaturas récord de hasta 42 °C (107,6 °F) . En la misma semana, el Reino Unido experimentó su día más caluroso registrado con 40,3 °C (104,5 °F), rompiendo el récord anterior de Gran Bretaña de (38,7 °C) 101,7 °F que se estableció en 2019.

El calor en Londres no tenía precedentes, el servicio ferroviario nacional de la ciudad emitió una advertencia al público, instando a los pasajeros a quedarse en casa y viajar solo si es necesario. Algunas líneas ferroviarias importantes incluso estuvieron cerradas durante partes del día el martes 19 de julio.

② Europa está sufriendo graves incendios

El calor abrasador está alimentando incendios forestales desastrosos en todo el continente. Hasta el 20 de julio, se estima que 1977 incendios forestales se han desatado en la región en 2022, casi el triple de la cantidad promedio, según datos históricos del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales.

Los países mediterráneos se han visto particularmente afectados, con miles de personas en Portugal, España y Francia evacuando sus hogares.

③ Sequías

Junto con los devastadores incendios forestales, la ola de calor de Europa también está provocando una serie de sequías en toda la región.

Si bien la mayoría de las ciudades europeas tienen al menos un río o lago que cruza su paisaje urbano, estos ríos y masas de agua corren el riesgo de secarse. Por ejemplo, a principios de julio, el río Po de Italia estaba experimentando una sequía tan severa que el gobierno del país emitió un estado de emergencia en cinco regiones diferentes.

④ Las demandas de energía están creando una situación incómoda

El año pasado, Europa estableció objetivos ambiciosos para reducir el 55% de sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Pero, a raíz de una crisis energética global, muchos países europeos han suspendido sus planes de transición ecológica y recurren a combustibles "más sucios" como el carbón para mantener sus economías funcionando como de costumbre. Este momento es un poco incómodo, considerando el hecho de que la región actualmente está en llamas con temperaturas récord que los expertos creen que son inducidas por el hombre.

El “caudal bajo” antes mencionado en muchos ríos europeos también está afectando a la generación hidroeléctrica e incluso a la generación de electricidad nuclear, ya que hay muy poca agua disponible para fines de refrigeración.

En el lado positivo, al menos Alemania ha logrado algunos avances en el ámbito de la energía renovable: el 17 de julio, el país generó una cantidad récord de electricidad a partir de paneles solares.

⑤ El cambio climático es un factor, pero las olas de calor son complicadas

Los expertos afirman que el cambio climático está jugando un papel en estas olas de calor récord. En todo el mundo, las temperaturas de la superficie global han aumentado aproximadamente 1,0 °C (1,8 °F) desde la década de 1850, y los científicos afirman que este aumento de temperatura ha sido indiscutiblemente influenciado por la actividad humana.

Sin embargo, puede haber otros factores que estén influyendo en estas olas de calor extremo. Si bien los detalles exactos son difíciles de precisar debido a la naturaleza variable del clima, un estudio reciente publicado en Nature Communications encontró que las crecientes olas de calor de Europa podrían atribuirse en parte a las corrientes de aire cambiantes, que soplan aire caliente desde el norte de África hacia Europa.

Al menos 1.500 vidas se han perdido hasta ahora en medio de esta ola de calor sin precedentes. Y dado que se espera que las temperaturas se mantengan altas en toda la región durante al menos otra semana, es probable que esta cifra aumente.

Los hogares europeos generalmente no están bien equipados para temperaturas excepcionalmente altas, y dado que el continente tiene la edad media más antigua de cualquier región, su población es particularmente susceptible a los efectos negativos del clima extremo.

Los medios de subsistencia también se ven afectados por el clima extremo. Las temperaturas están secando el suelo, lo que crea malas condiciones de cultivo para los productores de maíz en Francia, Rumania y España, los principales productores de maíz de la región.

Para resumir, la ola de calor de Europa está teniendo efectos desastrosos en su economía e infraestructura, así como en el bienestar general de la población de la región.

Fuente: VC - Propia

Lacartadelabolsa