https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Solo para ricos? Los cinco mitos sobre planificación patrimonial

La inestabilidad política, la inseguridad jurídica y las frecuentes crisis económicas han llevado a muchas personas y empresas a interesarse sobre la planificación patrimonial. Sea por administrar mucho o no tanto, la planificación y la previsión pasó a ser un tema en sus agendas.  

“Con esa expresión surgieron también, lugares comunes y mitos acerca de su utilización y su legalidad” anticipa Martín Litwak, abogado argentino experto en fiscalidad y planificación patrimonial. 

 

Según Litwak “Una definición clásica de planificación patrimonial se trata de determinar la forma o estructura jurídica que vamos a utilizar para adquirir, poseer y transferir cada activo que integra nuestro patrimonio más alla del monto o activos que estemos hablando”.

 

Se puede resumir que el patrimonio es aquello que dicha persona tiene o posee, mientras que la planificación patrimonial es como dicha persona lo tiene estructurado.

 

De eso se trata entonces la planificación: de cuidar lo que tenemos. Nuestro futuro o el futuro familiar. De lograr nuestros objetivos y de vivir tranquilos.

 

Para despejar malos entendidos, Martín Litwak  enumera cinco mitos comunes:

 

Mito 1: La Planificación Patrimonial es para ricos

Esto es falso ya que solo basta con poseer algún bien o activo para poder planificar. Las herramientas de estructuración sirven para cualquiera que quiera proteger esos bienes, mitigar riesgos, lograr privacidad o reducir cargas impositivas, entre otros fines.

 

Mito 2: Los que estructuran el patrimonio buscan evadir impuestos

Falso. Si bien uno de los objetivos de la planificación puede ser reducir las cargas impositivas, no es el más habitual ni es siempre posible. La estructuración patrimonial puede resolver cuestiones sucesorias (para saber quién va a heredar cada bien),  de organización del patrimonio (para resolver temas vinculados a ensambles familiares, dependencia económica, problemas de salud) y también definir consecuencias tributarias.

 

Mito 3: Si planifico, pierdo el control de mis bienes

También es falso. Si bien hay estructuras patrimoniales muy puntuales donde eso ocurre, son las menos y aplica en casos específicos. En general, con la estructuración de patrimonios no se pierde el control de los bienes. Por eso es importante asesorarse bien, con especialistas, antes de planificar.

 

Mito 4: Trasladar parte de mi dinero al exterior es ilegal

Falso. Poseer activos propios en otros países no afecta la legalidad de la estructura, y puede en ocasiones ser beneficioso por la seguridad jurídica y desde el punto de vista impositivo.

 

Mito 5: Tener una sociedad en una jurisdicción offshore es ilegal

Esto es falso. No es ilegal ni está prohibido. Los denominados ‘paraísos fiscales’ pueden ser beneficiosos por cuestiones de privacidad, seguridad jurídica e incluso –no en todos los casos- de carga impositiva, pero su utilización no implica ilegalidad.

 

“Lo que puede tener consecuencias, en todo caso, es el dinero mal habido o la realización de una mala estructuración o la no declaración de esos bienes según corresponda en cada jurisdicción” finaliza Litwak.

 

Mas allá de cuanto patrimonio estemos hablando, la planificación del mismo es un asunto que abarca a todos ya sea por temas sucesorios (herencias) , cuestiones familiares, por optimizar los recursos, buscar mayor seguridad o mitigar riesgos. Con realizar los pasos correctos y anticipados se puede asegurar un mejor futuro para uno y para su familia.