EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Crecen las presiones para los mercados emergentes

 «Finalmente, y en relación a la estrategia dado el contexto de mayor inflación y riesgos de subas de tasas, desde Balanz recomiendan tomar una postura de mayor cautela.»

Uno de los gráficos que más observan los analistas en forma diaria es la curva de deuda soberana americana. En las últimas semanas, se ha evidenciado una fuerte volatilidad y hay movimientos que representan una amenaza para el mercado en general y para la Argentina en particular.
Los movimientos de tasas dentro de la curva responden a distintos factores. L a dinámica de la parte corta (2 a 3 años) responde a la expectativa que tiene el mercado a los cambios de política monetaria , mientras que la larga está relacionada con la expectativa macroeconómica.

Deuda de Estados Unidos

La curva de deuda de EE.UU. opera con tasas de entre 0,3% a 1% para el tramo de hasta 3 años, saltando hasta un margen de 1% a 1,3% en el tramo de 3 a 7 años y subiendo a 1,5% para los vencimientos a 10 años. En el extremo más largo, la curva opera con rendimientos del 1,8 por ciento.

Como dato más relevante, se ha evidenciado una fuerte suba en la parte más corta de la curva, generando un aplanamiento de la misma ya que los rendimientos de corto plazo subieron con mayor fuerza que los de más largo plazo.

Las tasas del tramo corto se dispararon, en el tramo de 1 a 3 años, los cuales alcanzan sus valores más altos desde el peor momento de la crisis de la pandemia en marzo de 2020.

El rendimiento a 3 años toca un pico de 1% mientras que los de plazo a 2 años se ubican en 0,7% y a 1 año en niveles de 0,3 por ciento.

Juan Cruz Lekovic, Fixed Income Analyst de Schroders, remarca que la parte corta de la curva suele moverse por decisiones de política monetaria, así como también de cuestiones macro como la inflación y el empleo.

“Desde la última reunión del FOMC, casi toda la curva amplió spreads, siendo la parte corta la que más se elevó, con el foco puesto en el tramo de entre 2 y 7 años, y en donde se vieron subas de tasas de aproximadamente entre 20 y 40 bps. El movimiento puede explicarse por 3 ejes: el Dot Plot de la Fed, los datos de empleo y la inflación en EE.UU. “, explicó.

Entendiendo los movimientos

En línea con lo que menciona Lekovic, uno de los factores que afecta a la curva soberana es la expectativa de una suba de tasas de la Fed.

Sobre la expectativa de suba de tasas, el analista de renta fija de Schroders señala que el Dot Plot (proyección de tasas) del FOMC mostró un claro sesgo contractivo entre junio y septiembre de 2021, es decir, una Fed más hawkish.

“En la reunión del FOMC de septiembre, la mediana de dicho comité mostraba 1 suba en 2022, 3 subas en 2023 y 3 subas más en 2024. A partir de ello, la parte corta de la curva fue ganando terreno para acoplarse al nuevo Dot Plot. La expectativa de suba de tasas del mercado se ha ido elevando en el último tiempo, a punto tal que hoy el mercado descuenta 4, 5 y 6 subas para los próximos 12, 24 y 36 meses respectivamente.”, dijo.

Sobre este punto, Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, coincide en que estamos de cara a un contexto de cambio en la política monetaria de la Fed y alerta que tal cambio representa una amenaza para los mercados emergentes.

“Se observa cierta presión sobre los créditos emergentes a medida que la política monetaria se está volviendo menos expansiva en EE.UU. En este sentido, la Fed ya inició el Tapering y los futuros descuentan que la entidad subirá tasas 2 veces el año que viene, con 59% de probabilidades de una tercera suba”, dijo.

Un cambio sustancial

Además, Yarde Buller agrega que esto marca un cambio sustancial respecto de la dinámica vista hasta mediados de septiembre, cuando los inversores debatían si la Fed subiría o no tasas en 2022.

” Estos cambios en la política monetaria configuran una mala noticia para las economías emergentes por su impacto sobre el dólar, los precios de los commodities y los flujos de capitales “, comentó.

En relación a la amenaza que representa la coyuntura financiera global actual para los emergentes, Mariano Calviello, head portfolio manager de FIMA hace la misma advertencia.

” El contexto internacional este año ha puesto bajo presión a los bonos de emergentes, principalmente por dos impactos, como un dólar más fuerte a nivel mundial junto con tasas con cierta presión al alza . Esta nueva realidad supone un desafío para estos países, ya que un dólar más fuerte podría suponer caída en precios de commodities, generando menores dólares producto de la exportación y sumando que mayores tasas de interés suponen un rolleo más caro a futuro o para nuevas emisiones”, dijo.

En este contexto, Calviello advierte que los países que menos margen tengan para transitar esta nueva realidad deberían tener menores dificultades a futuro.

Para el caso de Argentina, Calviello remarca que está dentro del grupo de países bajo presión, aunque con salvedades.

” Pero en el caso de Argentina, se suma la situación de coyuntura, que claramente genera el mayor impacto en las cotizaciones. Sin embargo, también es verdad que Argentina podría tener sus propios drivers (como los viene teniendo en el corto plazo), que lo diferencien del resto, como por ejemplo un acuerdo con el FMI, incluso en un contexto internacional más adverso”, comentó.

Mirando la inflación en EE.UU.

La inflación en EE.UU. supera el 6% y es la más alta en 30 años, a la vez que las expectativas de suba de precios tocan el mayor nivel desde 2005.

La Fed había dicho reiteradamente que, si bien espera una mayor inflación, la misma se presume como transitoria. Sin embargo, Powell advirtió que habría que sacar la palabra “transitoria” de acá en adelante.

De esta manera, ante la persistencia en la inflación, se observa una presión sobre las tasas en sus distintos tramos de la curva soberana americana, bajo la expectativa de una aceleración en el cambio de política monetaria.

Para Juan Cruz Lekovic, fixed income analyst de Schroders, la inflación forma parte del combo de las causas que presión a la parte corta de la curva.

“La dinámica alcista y los valores que viene marcando la inflación parecen presionar hacia una suba de tasas más pronto que tarde. Incluso Powell mencionó recientemente que la inflación elevada es un riesgo para alcanzar el objetivo del pleno empleo, lo que hace pensar que cada vez tendrá más prioridad el objetivo de la estabilidad de precios. Vale la pena recordar que también dijo que es momento de quitar la palabra “transitoria” sobre la inflación elevada”, destacó Lekovic.

Inflación

Debido a la persistente inflación, la Fed comenzó a reducir su hoja de balance y parte del mercado espera que incluso acelere el ritmo para poder combatir la suba de precios en la economía real, lo cual podría implicar riesgos para una mayor suba de tasas.

Los analistas de First Mariva Research proyectaron que para mediados del año que viene, la hoja de balance de la Fed quedaría estabilizada.

“En su última reunión, la Fed anunció una reducción de las compras mensuales de bonos del Tesoro en u$s 10.000 millones y de bonos de agencias gubernamentales respaldados por hipotecas (Agency MBS) en u$s 5000 millones. De este modo, a dicho ritmo, para mediados de julio de 2022, el balance de la Fed quedaría estable”, afirmaron.

No obstante, desde First Mariva Research advierten que este ritmo podría acelerarse si la inflación continúa siendo elevada de un modo persistente, por los altos precios de la energía y los problemas en las cadenas de suministros.

” En este contexto, si la inflación no baja pronto, las expectativas de los inversores podrían comenzar a descontar una aceleración del Tapering que presione a la Fed “, advirtieron.

Finalmente, y en relación a la estrategia dado el contexto de mayor inflación y riesgos de subas de tasas, desde Balanz recomiendan tomar una postura de mayor cautela.

“Debido a las tensiones inflacionarias y las perspectivas de mayores tasas de interés hacia adelante, creemos conveniente tomar posiciones defensivas en renta fija y buscar activos de corta duración”, dijeron.

Fuente: Noticiero Digital