EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fernando Polack: “Una persona no está completamente vacunada con una sola dosis de las vacunas chinas”

El médico argentino Fernando Polack que lideró las pruebas de la vacuna de Pfizer explicó en Conecta2 en CNN En Español, con la conducción de María O’Donnell y Ernesto Tenembaum, la inmunización que ofrece cada tipo de vacunas. Afirmó su desconocimiento de las negociaciones entre el gobierno argentino y Pfizer, reconociendo que lo decepciona que esa vacuna no esté en la Argentina y que ni él está vacunado. Además, destacó la importancia de la segunda dosis en varias de las vacunas existentes y detalló por qué pese a la gran campaña de vacunación en Chile este país tiene una ola enorme de casos.

.

 


 

Te comparto los principales textuales de la entrevista emitida por CNN En Español:

El actual escenario global, con muchos países con confinamientos serios y aumento de contagios, ¿cuánto tiempo estima que durará?
“Es difícil hacer una predicción uniforme. Hay un montón de variables que se van a mover, que se están moviendo permanentemente y hay que entenderlas de esa manera. De un lado está la proporción de la población de riesgo, eso quiere decir todo el personal médico, todas las personas mayores de 60 años, que están vacunadas en los países, que están vacunadas con vacuna completa −que tienen dos dosis de vacuna− y con qué vacuna están vacunadas. Todo eso es importante para decir cuánto de la población va a estar protegida ante la segunda ola. En ese contexto es importante tener en cuenta esto de qué vacuna porque cada una tiene un comportamiento un poquito distinto. Del otro lado está la cantidad de gente que ya se enfermó. Hoy estaba viendo un trabajo justamente en Lancet mostrando que las personas que tuvieron un episodio de coronavirus tienen diez veces menos chance de tener otro que las personas que no lo tuvieron. Entonces ahí tenés otro sector más defendido. Y también esto está en el tema de la edad. Si uno tuviera una población con expectativa de vida de 50 años nunca se hubiera enterado de que hay pandemia, porque la mortalidad no se hubiera notado, hubiera sido circunstancial en países donde no tenemos un sistema de información tan poderoso. Como tercer componente, tenés la situación de las cepas: qué cepas van a terminar dominando en cada país, adonde estamos yendo. Eso también cambia la ecuación. Y el último punto que cambia la ecuación es que el año pasado estuvimos muy guardados, y si uno mira los países que anticipan a nuestros países en las enfermedades de invierno (si uno mira a Australia, a Sudáfrica) que son como las estaciones de subterráneo anteriores a América del Sur, estos países han visto una fuerte temporada de gripe, una fuerte temporada de virus respiratorio en invierno, porque el año pasado la gente no juntó suficiente protección para cubrirse. Entonces tenés una plaga más este año, que es esta. Entonces, en ese contrapeso de cómo se juegan estas variables, más la ocupación hospitalaria, se va a definir lo que nos va a pasar en cada país.”

 

Respecto de las vacunas, ¿hay grupos distintos de vacunas como las de laboratorios privados, como las de Estados Unidos y Europa, y las de públicos, como China y Rusia?

“Esto es como cuando ibas a la primaria y hacías conjuntos y había distintas maneras de hacer los conjuntos. Una de las maneras de hacer los conjuntos es agrupar las vacunas en dos grupos grandes. El primer grupo es el que le hace creer al cuerpo, cuando introduce uno la vacuna, que está sufriendo una infección. Siempre las infecciones tienen un único propósito: llevar ARN o ADN que está dentro del virus, dejarlo dentro de la célula y que se empiece a multiplicar. Es exponencial. Hay distintas maneras de hacer eso. Pfizer, Moderna, CureVac y hay una vacuna del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y una vacuna de Sanofi en veremos: todas esas vacunas lo que hacen es que envuelven ese ARN en una pompita de jabón. Lo que diferencia realmente a una de otra es la pompita de jabón, cómo la arman. Porque si uno suelta el ARN y lo introducen directamente en el cuerpo, el ARN se desintegra. Cuando trabajás en el laboratorio tenés que estar siempre con guantes porque las manos están llenas de tijeritas que cortan el ARN. Entonces si yo me apoyo en el ARN lo desintegro. Eso es justamente por lo que nosotros muchas veces no podemos saber qué paso 50 años atrás con respuestas de ciertas personas porque se va desintegrando. ¿Como lo protegés? Lo envolvés en una pompita de jabón o lo envolvés en otro virus. Y esos son las vacunas de adenovirus. Y ahí tenés Janssen, AstraZeneca, Sputnik, todo este otro tipo de candidatas. Todas esas vacunas tienen una premisa junta similar (después se diferencian en estos dos grupos). La premisa es: el cuerpo dice entró algo en mí que se está multiplicando en mi cuerpo porque el ARN le está dando la instrucción a la célula de multipliquen este virus, tenemos un problema. Esto despierta una respuesta muy refinada del virus o evolutiva, que hace que los anticuerpos vayan mejorando y mejorando con el tiempo para ajustar mejor la manera de bloquear la infección. Contrariamente hay otro diseño de vacunas, que son las vacunas que simplemente agarran al virus, le dan un martillazo, lo matan y lo meten en el cuerpo. El cuerpo dice: tengo algo adentro mío pero no reviste el mismo peligro, porque esto no se mete adentro de las células, anda nadando por ahí. Es como si fuera una partícula, se me metió mugre. Entonces esto es una respuesta más parecida a una escoba: se lo quiere sacar de encima pero no va a ser de largo plazo, no es una respuesta tan refinada y eso son las vacunas chinas. Después para mejorar ese diseño, las compañías han recurrido a engañar al cuerpo un poquito. Entonces mezclan ese virus muerto o esas proteínas, no ya el ARN: las proteínas contra las que hay que hacer la defensa que son el resultado del ARN adentro de las células: el ARN dice hagan proteínas. Esto va en las proteínas directo y lo que sucede entonces es que le han pegado otras moléculas que al cuerpo lo confunden. Eso hizo NovaVax, eso hace Glaxo con algunas de las fórmulas. Entonces es una vacuna mixta. El cuerpo dice esto no es algo que se me va a meter en las células pero no me gusta del todo. Entonces las respuestas son mucho más abundantes. Entonces un grupo es como ir a cargar aire en las gomas del auto y poner la manguera en la estación de servicio, una gran respuesta cada vez más fuerte; y un grupo donde hay que inflar las respuestas.”

 

De las vacunas más conocidas, ¿qué se supone que va a genera una persona que se vacuna con la de Pfizer, por ejemplo?

“En un concurso de salto en alto, hay una barra bajita que es protegerte contra que te mueras o protegerte de que tengas una enfermedad grave. Todas las vacunas virtualmente con la cepa original saltan esa barrera. Todas te bajan la mortalidad, todas te protegen de la cepa original en dos dosis te saltan la barrera. La segunda barra es tener síntomas leves, como tuvo el presidente argentino. Ese es un objetivo que nunca se había puesto una vacuna respiratoria jamás hasta esta vez. Nunca entendí por qué cuando comenzaron los estudios ese fue el objetivo que se fijaron las compañías para lograr sus vacunas y eso es lo que siempre leemos: 60%, 90%: es resfriarse, tener un poco de dolor de cabeza, un poquito de fiebre. Ahí algunas ya saltan con más comodidad y otras la saltan con menos comodidad. Es dable pensar que con el tiempo eso se va a ir perdiendo en todas las vacunas porque no le gusta al cuerpo andar ciego en la nariz. Esto es como el periscopio del cuerpo.”

 

Se supone que todas las vacunas, si se dan las dos dosis, evitan que el que se da la vacuna se muera. Y que no todas evitan un resfrío o una fiebre.

“En el contexto de que las personas vulnerables estén vacunadas, porque lo que te convierte es en un transmisor, vos sos un vehículo. El tercer grupo, la barra altísima, que no te contagies es muy distinto en las vacunas. En eso. Pfizer tiene una alta efectividad en los estudios que se han hecho, en los reportes que hay. Seguramente Moderna debe ser muy parecida a Pfizer. Y lo podés mirar desde otro lugar. Hay un número que define la protección, es un número de alguna manera arbitrario porque todas las defensas que brinda una vacuna no se pueden medir, porque muchas son personales. Ese número es lo que llaman anticuerpos neutralizantes, porque neutralizan la entrada del virus en las células. Pfizer y Moderna, en las publicaciones iniciales donde muestran sus anticuerpos, deben andar en la vecindad de 250, 300, 400: Moderna un poco más alta que Pfizer. AstraZeneca tiene 100, Sputnik en el reporte de Lancet tiene 40. Es muy probable que si uno infiere esto, por los modelos que hay, que haga falta mucho menos para poder saltar la barrita con la que te podrías tropezar. El problema espero que no esté ahí, pero es cierto que esas nuevas cepas suben esas barritas.”

 

¿Qué pasa con el caso de Chile, que es uno de los países que más vacunó en América del Sur y está enfrentando una ola feroz ahora?

“Más vacunó no quiere decir todavía lo suficiente. Es una cuestión de tiempo, inevitable. Esto pasaba en Israel también, al principio. La gente decía: <Vacunaron un montón y todavía no vemos que baje>. Y de repente vemos que empezó a bajar.”

 

¿Qué sucede con las nuevas cepas?

“Las barritas de salto en alto que tenemos el cambio de cepas las van elevando. Entonces cada vez tenés que ser mejor para saltar las barras. Como las barras de protección contra la enfermedad respiratoria grave esta casi a ras del suelo, lo más probable es que las vacunas se las ingenien −las mejores y las no tan mejores− para pasar por encima. Una vez que las otras barras empiezan a subir se empieza a hacer cada vez más difícil porque lo que hace el virus es empezar a cambiar un poquitito el lugar donde el anticuerpo se engancha. Cuanto más robusto, cuando más refinado sea el anticuerpo −es el caso de Pfizer o de Moderna− mejor se enganchan. Cuanto menos refinado sea el anticuerpo, más trabajo tienen.”

 

¿Tiene dudas de si alguna nueva cepa pueda vulnerar el efecto de vacunas como la Sputnik o las chinas?

“En cuanto a lo que es la enfermedad respiratoria alta tengo la certidumbre de qué va a pasar con algunas vacunas, porque hay un trabajo publicado en Sudáfrica de que la vacuna de AstraZeneca frente a la cepa sudafricana no protege contra el resfrío y el dolor de cabeza. Contra la muerte no hay suficiente dato, pero nadie se murió ni se enfermó grave, lo cual es una cosa alentadora, porque desde ese punto de vista en este momento no hemos cruzado ese lugar, gracias a Dios.”

 

Una de las dudas tomando el caso de Chile es qué pasa con una sola dosis de la vacuna china, tema que se planteó en Argentina por la escasez de vacunas. ¿Da lo mismo esta estrategia?

“No, probablemente no. Porque todas las vacunas que le hacen creer al cuerpo que se está infectando, es decir las vacunas que son pompitas de jabón con ARN o los caballitos de Troya que traen el ARN que son los adenovirus que han elegido Janssen, AstraZeneca y Sputnik generan estos anticuerpos que mejoran y mejoran con una sola dosis. Cuando nosotros éramos chicos nos vacunábamos contra el sarampión y después se instaló una segunda dosis a los cinco años, pero en esa época quedabas protegido de por vida. Esas vacunas generan muy buenas defensas: Pfizer tiene un 85% en los reportes israelíes de protección con una sola dosis; Janssen es una única dosis; AstraZeneca tiene muy buenos números en una sola dosis; seguro que Moderna tiene muy buenos números. Las vacunas, inclusive cuando uno mira el cuadro de Sputnik, ve que ya en una sola dosis se empieza a separar la protección en las personas que se vacunaron de aquellos que recibieron placebo, cosa que muestra que ya una dosis tiene valor. Las vacunas chinas o las vacunas inactivadas necesitan más que uno las vaya inflando con dosis, se parecen mucho al tétanos. En la vacuna del tétanos, los chicos tienen tres dosis y después cada diez años uno tiene que darse para mantenerla alta. La pregunta es adónde van a bajar si uno las deja estar mucho tiempo y si nos van a encontrar por debajo de esas barras que nos preocupan.”

 

Una persona que se vacunó con una vacuna china, ¿está vacunada un mes después que se dio la vacuna?

“Yo creo que es difícil decir un mes después, pero una persona no está completamente vacunada con una dosis de vacuna china. Sí está completamente vacunada para los estándares de lo que siempre fue para nosotros estar completamente vacunado. Nadie está completamente vacunado con una sola dosis. Pero si uno dice: ¿estás tranquilo si recibiste una sola dosis de vacuna replicante? Yo creo que si recibiste Pfizer, Moderna, Janssen estás muy tranquilo, AstraZeneca estás muy tranquilo y no conozco el dato de Sputnik pero intuyo que sí.”

Video: https://cnnespanol.cnn.com/video/vacuna-vaccine-china-polack-covid-coronavirus-conecta2/

 

 

¿Qué cree que pasó con Pfizer en la Argentina, pese a haberse hecho el principal ensayo aquí?

“Esto que voy a decir es difícil para la gente de creer. La gente todo el tiempo me dice: <¿Qué pasó con Pfizer>. Yo no sé qué pasó con Pfizer.”

 

La foto de usted con Alberto Fernández fue muy esperanzadora para todos.

“Creo que en ese momento para mí también, y para Alberto Fernández también. Alberto Fernández nos recibió muy bien a nosotros, nos trató muy bien. Se intentó. Jamás el ANMAT a mí me obstruyó. Yo no soy el que se sienta a vender vacunas, yo no tengo nada que ver con la venta de vacunas. Y de hecho yo no estoy vacunado con la vacuna de Pfizer. Por lo tanto, claramente si yo pudiera estarían todos vacunados, todos mis amigos, etcétera. Pero en ese momento el planteo fue: <Vamos a hacer un estudio>. Nosotros no le fuimos a decir a Alberto Fernández, contrariamente a lo que después se fue imaginando, <Venimos a ofrecer vacunas>. Porque yo no puedo participar de esa parte de la historia. Si el estudio. Y eso fue impecable. Hay maneras de obstruir un estudio y eso jamás pasó. El ANMAT nos hizo dos auditorías muy extensas.”

Video: https://cnnespanol.cnn.com/video/polack-pfizer-argentina-coronavirus-covid-conecta2/

 

 

O sea que las autoridades regulatorias argentinas facilitaron el proceso.

“Lo hicieron como yo hubiera esperado que lo hagan; impecable.”

 

Pero no hubo nada a cambio.

“Eso no sé qué pasó.”

 

No tiene idea si fue torpeza o elección política del gobierno argentino o mezquindad de Pfizer.

“No, yo me atrevo a decir que en un principio, no voy a decir que no hubo mezquindad, en corto plazo había una voluntad de que haya una oportunidad para Argentina porque eso también fue una condición de nuestro equipo. Nosotros queremos que Argentina se siente primero a la mesa de negociación, eso existió. Ahora: Argentina hizo el estudio de SinoVac, hace estudio de CureVac… No se compran todas las vacunas. ¿Qué sucedió? Eso va mucho más allá de lo que yo puedo decir.”

 

Lo debe vivir con un poco de frustración…

“Y sí. Yo lo vivo… A ver: no fue trivial para mí asumir esa decisión de hacer el estudio, ni para mí ni para la gente de alrededor nuestro., Podría haber salido mal, podría no haber funcionado, podría haber habido un efecto adverso como hubo con AstraZeneca. Eso me hubiera puesto también en la tapa de los diarios. Yo muchas noches no dormía por eso. Obviamente me hubiera gustado que el resultado fuera otro, pero como yo aprendí que nunca lo que yo creo es finalmente la explicación no me atrevo a dar una explicación. Hay partes, hay involucrados, donde nosotros no estamos sentados.”

 

¿Escalará la producción?

“Yo creo que la ambición de todas las compañías, sobre todo las compañías que ahora están alquilando, comprando, un montón de plantas alrededor del mundo es esa. Yo hablo con otras, trabajo en distintos trabajos, con organizaciones sin fines de lucro, con la Fundación Gates, con el NIH, con Pfizer y con tantos otros. Y hablando con otros me cuentan cómo están comprando plantas en India, en China, o le están encargando al Instituto de Sueros de la India (que es el mayor fabricante de vacunas del mundo) que se ponga a escalar. Ahora estamos viendo una vacuna muy interesante que se basa en un derivado de la alfalfa y que puede llegar a producir 1.000 millones de dosis por año. Estos son saltos evolutivos.”

 

En un año, ¿está terminada la pandemia?

“En gran medida, sí. Salvo que el virus pegue un corcovón que no imaginamos y estemos barajando de nuevo. No tiene tanto margen para hacerlo. Entonces yo espero que sí.”