BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nicolás Trotta: “Salir de esta situación requiere de un oficialismo con ideas claras pero una oposición que esté a la altura de las circunstancias”


 

En Perspectivas desde Buenos Aires, Trotta detalló el esquema de semáforos e indicadores para la vuelta de los chicos a la presencialidad en las escuelas, resaltó la brecha mayor por la asimetría en la falta de conectividad y también de capacidad de los adultos de acompañar a los educandos y reafirmó que no habrá promoción automática y si un esquema de vinculación de contenidos que se extendería hasta 2022.

 

 


 

Acerca de los cambios por la resolución de Consejo Federal de Educación para el regreso a las clases presenciales

“Regreso seguro a las clases presenciales. Hemos suspendido las clases presenciales pero no las clases, porque con enorme esfuerzo de toda nuestra comunidad educativa se sigue enseñando a la distancia. Claramente no es lo mismo lo que se aprende en casa que lo que se aprende en la escuela, muchos más en realidad con la profunda desigualdad que transita América latina y la Argentina en particular. ¿Qué ha cambiado? Que hemos logrado clarificar, a partir de un indicador, una guía objetiva, los distintos riesgos para el regreso con protocolos a las aulas. Un proceso que se inició en el mes de julio, a partir de la aprobación de los protocolos por parte de las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires, con impulso del ministerio de Educación nacional. Y el 12 de agosto comenzó el regreso en la provincia de San Juan. Luego se sumaron cinco provincias más a lo largo de estos dos meses. Tres de ellas (San Juan, Catamarca y Santiago del Estero) tuvieron que poner en suspenso el regreso porque cambió la realidad epidemiológica; tres provincias pudieron sostenerlo; y tenemos distintas provincias que están trabajando para un regreso, tanto a clases presenciales como a la alternativa de actividades de revinculación educativa, como está proponiendo la Ciudad de Buenos Aires, que no tiene un riesgo bajo, sino tiene un riesgo intermedio. Ese riesgo intermedio nos posibilita encuentros de hasta diez estudiantes para clases de apoyo y encuentros deportivos, artísticos, culturales.”

 

Sobre el indicador de semáforo epidemiológico:

“Son tres. El indicador está construido por tres elementos y los tres tienen el mismo peso para poder avanzar en clases presenciales, que no son las mismas clases que a comienzos del año porque hay que aplicar los protocolos: distanciamiento físico y las extremadas medidas de seguridad e higiene. Implica que no puede haber circulación comunitaria: si hay circulación comunitaria, está en rojo e impide el regreso a clases. Los otros dos componentes: uno se vincula a la capacidad de respuesta del sistema sanitario, si hay más de 80% de las camas de cuidados intensivos ocupadas es rojo, si hay menos de 60% es verde. Y el tercer componente se relaciona a lo que ha sido el crecimiento o caída de los contagios, comparando las dos últimas semanas con las dos semanas anteriores: si la caída es superior al 20% el semáforo es verde, si hay un crecimiento superior al 20% el semáforo es rojo. A partir de allí no solo se clarifica la toma de decisión por parte de cada jurisdicción de Argentina, sino que es una manera de explicarle a la sociedad con claridad qué debemos mejorar en cuanto a estos indicadores para poder proyectar el regreso a las clases presenciales.”

 

Acerca de la asimetría de conectividad y la evaluación de los alumnos:

“El principal desafío que tiene América latina y Argentina es luchar contra la desigualdad. La desigualdad se expresa con claridad en este momento de suspensión de las clases presenciales, que tiene distintos rostros. Uno se relaciona a la conectividad, tanto al hardware −los instrumentos tecnológicos, la computadora y los celulares− como al nivel de conectividad que se tiene a la web. Y en ese sentido tenemos enormes desafíos por delante. Por eso remarcamos la conectividad que siempre es importante, pero más importante es cómo logramos el vínculo con el docente y la trayectoria educativa, el capital educativo de los adultos del hogar para acompañar a los más pequeños. La evaluación nacional de la continuidad pedagógica en Argentina ha confirmado que en más del 90% de los hogares se ha producido una continuidad pedagógica. Pero remarcando que nadie aprende en el hogar lo que se aprende en la escuela, porque se profundiza ese hecho de la desigualdad. Y ahí tenemos el desafío no solo de la evaluación sino también de cómo va a ser la promoción del año. Hemos sido claros: no hay promoción automática en Argentina, no es que los chicos pasan de un grado al otro como si nada hubiese pasado. Estamos trabajando en el concepto de unidad pedagógica: adoptamos este 2020 excepcional, lo vinculamos con 2021 y en 2021 se van a tener que transitar todos los aprendizajes pendientes, en aulas que van a ser más desiguales, en aulas que van a ser mucho más heterogéneas que lo habitual. Por eso nosotros decimos que probablemente en 2022 tengamos que seguir analizando y con la propuesta pedagógica de aquellos aspectos que no logremos resolver el año próximo. Y ese es el gran desafío que tiene nuestro sistema educativo de cara a los próximos años.”

 

¿Se podría haber hecho antes la apertura paulatina?

“Empezamos el 2 de julio, aprobamos los protocolos. Estábamos en pleno invierno, entonces ahí había una enorme complejidad y todavía no se tenía la claridad de cómo iba a ser el comportamiento del virus, que en aquel entonces estaba muy concentrado en la región metropolitana de Buenos Aires pero el resto del país había tomado muchas medidas de precaución para que no se multipliquen los contagios. Por supuesto que hoy uno diría si se tendrían que haber tomado decisiones diferentes con temporalidades distintas según la ubicación geográfica. Pero parte es el aprendizaje no solo en Argentina, sino en el mundo. Nosotros en ningún momento tomamos la decisión de renunciar a la presencialidad en este 2020, como si hicieron algunos países de la región latinoamericana. Para nosotros todo paso que demos apenas la realidad epidemiológica nos dé una ventana de oportunidad es fundamental. Por eso iniciamos el regreso el 12 de agosto, se sumaron seis provincias, finalmente, de las 24 jurisdicciones educativas, se están sumando en las próximas semanas tres o cuatro provincias más. Venimos trabajando con cada gobierno provincial en una agenda de trabajo porque también consideramos que este aprendizaje institucional, toda la experiencia que ganemos con nuestro sistema educativo este 2020 va a ser muy importante para el ciclo lectivo 2021.”

 

Sobre las marchas de hoy:

“Creo que el mundo está transitando una crisis a partir de la pandemia como nunca antes, y que a veces no se toma conciencia del real impacto social, económico y de la reconfiguración futura que esta pandemia va a implicar, de la cual no tenemos un horizonte de salida clara ningún país del mundo. Frente a eso creo que es un momento de profunda reflexión para toda la dirigencia política para calmar los ánimos, para ser conscientes de las problemáticas que tenemos por delante. Y es ahí que tenemos que trabajar todos juntos porque salir de esta situación requiere de un oficialismo con ideas claras pero una oposición que esté a la altura de las circunstancias y que acompañe las decisiones que necesita nuestro país.”









CNN EN ESPAÑOL