https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Secco: "No hay agenda de reformas estructurales que mejoren la competitividad"

El año electoral plantea un resultado incierto respecto a qué se “puede esperar en cuestiones fundamentales como la estabilización macro, el acuerdo con el FMI, el pago de la deuda pública, el respeto del marco de los negocios y la seguridad jurídica” señala el economista Luis Secco. Respecto a la actual situación advierte que hay “una ausencia de una agenda de reformas estructurales que permitan mejorar la competitividad del sector privado argentino”. Dentro de las fortalezas del país los recursos naturales como por ejemplo Vaca Muerta aunque advierte “estos dones no son necesariamente sinónimo de riqueza si no pueden ser explotados de manera viable”.
A continuación los aspectos más salientes del diálogo que mantuvo el director de la consultora Perspectivas Económicas con ámbito.com.
Periodista: ¿Cuáles son los factores que explican la desconfianza sobre la Argentina?
Luis Secco: Creo que hay 3 factores fundamentales. En primer lugar, está la macro. Más precisamente la estabilidad macroeconómica que todavía no está asegurada. El desequilibrio fiscal está en franco proceso de reducción. Pero hará falta un esfuerzo pro activo adicional para alcanzar la meta de este año. Una reducción de dos puntos y medio del PBI que no luce fácil de lograr en un año electoral. El desequilibrio externo se va reduciendo también, pero a un ritmo lento y con una caída de la actividad económica muy fuerte. Por último, el desequilibrio monetario. El balance del BCRA ha mejorado gracias a la depreciación de nuestra moneda, pero las tasas de interés que paga por sus pasivos en pesos siguen siendo muy altas en términos reales. El segundo factor es la ausencia de una agenda de reformas estructurales que permita por un lado alcanzar un perfil de solvencia fiscal y de estabilidad monetaria sustentable en el tiempo y que a la vez, permita mejorar consistentemente la competitividad del sector privado argentino. Si no resolvemos desde un punto de vista estructural el peso muerto de un Estado muy ineficiente; si no se mejoran y se reducen los impuestos; si no se modernizan las regulaciones del mercado laboral; si no se define un sistema previsional viable, seguiremos de estabilización en estabilización, de crisis en crisis, sin generar condiciones que favorezcan el desarrollo y el progreso económico. Por último, el otro factor que considero fundamental, que explica la desconfianza en Argentina, es la dinámica política en un año electoral de resultado incierto que plantea un escenario casi binario en materia de lo que se puede esperar en cuestiones fundamentales como la estabilización macro, el acuerdo con el FMI, el pago de la deuda pública, el respeto del marco de los negocios y la seguridad jurídica.
P: ¿Cuáles son las principales debilidades económicas de la Argentina?
L.S.: Como mencioné en el punto anterior está claro que la falta de estabilidad macroeconómica es una debilidad central. Y la estabilidad macro es una condición necesaria, indispensable, para crecer. Y sin crecimiento tampoco puede haber equidad sustentable. Solo parches; no existe ninguna política social capaz de remediar las consecuencias de una macro sistemáticamente inestable. Y la raíz de tal inestabilidad es la falta de un perfil de solvencia fiscal sustentable en el tiempo, como consecuencia de un sistema político que no sabe “resolver” el desafío del crecimiento con equidad de otra forma que no sea con más gasto, no importa si es eficiente o no, y financiado como sea: con más impuestos, no importa cuáles, con más deuda o con inflación. La falta de una moneda sana, un sistema financiero y un mercado de capitales subdesarrollados, una economía cerrada, sobre regulada y agobiada por una carga impositiva insostenible y, por lo tanto, una economía poco competitiva son las consecuencias más visibles de esa gastomanía que va más allá de un partido o de algún espacio ideológico.
P.: ¿Cuáles son las principales fortalezas económicas de la Argentina?
L.S.: La principal fortaleza de la economía argentina se basa en su enorme dotación de recursos naturales, tanto renovables como no renovables. Nuestro país presenta una gran diversidad de suelos y climas, y es un gran productor de biomasa; por lo tanto, tiene un enorme potencial para proveer alimentos, energía, fibras y materiales de origen biológico y de altísimo valor agregado. Al mismo tiempo, posee una gran cantidad de biomasa acumulada en el tiempo en sus yacimientos de gas y petróleo. Vaca Muerta ha dejado de ser sólo una hipótesis para convertirse en una realidad tangible, con un potencial aún mayor al que se le adjudicaba unos años atrás. Pero cuidado, estos dones no son necesariamente sinónimo de riqueza si no pueden ser explotados de manera viable, en condiciones similares a las que reinan en la mayoría de las economías modernas y competitivas. Y para ello, hay que evitar que se los trate como una fuente permanente de recursos extraordinarios cada vez que el fisco hace agua.
P.: ¿Cuáles son los principales riesgos internacionales que pueden complicar a la Argentina?
L.S.: El contexto internacional continuará dominado por la marcha de la guerra comercial entre China y EEUU. y sus repercusiones sobre el producto y el comercio globales. Y por la política de tasas de interés de la Reserva Federal de los EE.UU., el Brexit, y algunas dificultades en algunos países de Europa generarán incertidumbre adicional. Es probable que una recuperación de la actividad económica en Brasil y la apreciación del real puedan ayudar a recuperar la actividad de algunos sectores industriales (que exportan o que sustituyen importaciones brasileñas). En el agregado, lo más probable es que el escenario internacional no se convierta en un viento de frente que afecte severamente nuestra economía, pero tampoco ayudará a esconder los problemas locales. Aún si mejorase el apetito por el riesgo emergente, lo que suceda con los activos de riesgo argentinos y con los flujos de capitales y el financiamiento privado seguirán básicamente dominados por los factores locales a los que hicimos mención en la primera pregunta.

ambito