Hay muchas preguntas que quedan por contestar en este mercado

"Es necesario ganar cierta perspectiva, e intentar hacer una valoración fría de qué está ocurriendo", señalaban los analistas de Link Securities en el comentario de apertura y tienen razón.
La volatilidad de los mercados en las últimas jornadas ha impedido que los analistas y gestores tengan un momento de calma para valorar si las caídas sufridas tendrán continuación o no. Si la sobrevaloración de la bolsa estadounidense, no tanto de la europea, ya se ha corregido o no. Si los programas automáticos de gestión distorsionan el mercado o no. Si, en definitiva, hemos corrido demasiado lejos demasiado rápido o no.
Estos interrogantes necesitarán ser respondidos en las próximas semanas. Los inversores deben ajustar sus expectativas a la realidad, algo que en algunos mercados y activos no ha sucedido. Se necesita tiempo y calma para ello. Esperemos que el mercado nos la otorgue.
Respecto a la jornada de hoy, señalar que la ausencia de referencias macroeconomicas de importancia, ha posibilitado que los inversores trasladaran las alzas del pasado viernes en Wall Street, y de esta mañana en los mercados asiáticos, a las bolsas eruopeas. Las subidas han sido generalizadas, siendo más importantes en aquellos títulos más correlacionados con el mercado, o que más han sufrido en los días anteriores.
La sobrevaloración en las bolsas se ha corregido en gran parte.
Mejor que explicar en este comentario de cierre lo que ha sucedido hoy en el mercado, creemos más interesante que intentemos anticipar lo que podría suceder en el futuro. Para ello utilizaremos el escenario operativo de los analistas de Renta 4 Banco que consideramos muy acertado. Veamos:
Nuestra visión sobre las recientes caídas en bolsa, consideramos que el repunte de los salarios en Estados Unidos en enero ha podido servir de "excusa" para el inicio de los recortes, llevando a parte del mercado a argumentar que podría llevar a la Fed a subir tipos y reducir balance más rápido y en mayor medida de lo anticipado. Sin embargo, creemos que es pronto para hablar de presiones salariales de entidad en Estados Unidos, aun a pesar de una tasa de paro en mínimos históricos, en la medida en que el repunte de enero (salarios +2,9% interanual) podrían estar condicionado por el pago de bonus y por la reducción de horas trabajadas ante la mala climatología.
Consideramos por tanto las últimas caídas (en torno al -10% en los principales índices mundiales) más bien como una lógica y sana toma de beneficios tras un inicio de año que como ya veníamos comentando estaba siendo excesivamente rápido en las subidas, y que especialmente en el caso de Estados Unidos (en enero 2018: S&P +6%, Nasdaq +9%) se sumaban a un 2017 (S&P +20%, Nasdaq +28%) sin ningún recorte de entidad a lo largo del año, lo que había llevado las valoraciones a niveles exigentes. La clave para que los recortes se constituyan como una interesante oportunidad de entrada radica en que se mantenga un buen fondo macro y empresarial y que la retirada de estímulos monetarios por parte de los bancos centrales sea gradual, evitando una subida de TIRes excesiva que pueda comprometer el mencionado escenario positivo.
Lo que sí demuestran las caídas de los últimos días es que 2018 será un año de volatilidad muy superior a la de 2017, año en que la volatilidad permaneció anestesiada por la elevada liquidez inyectada por los bancos centrales. Una liquidez que se irá retirando de forma gradual este año (con el permiso de una inflación contenida) y provocará dientes de sierra en las bolsas, posibilitando momentos de entrada que costó encontrar a lo largo de 2017.
Seguimos pensando que en el entorno actual de mercado es aconsejable sobreponderar renta variable, sustentada en un buen fondo macroeconómico (entorno de crecimiento económico sincronizado) y empresarial (incremento de doble dígito en resultados empresariales), a lo que se debería sumar una normalización gradual de políticas monetarias.
Las caídas podrían propiciar interesantes puntos de entrada en renta variable, sobre todo europea.
Asimismo, cabe destacar el apoyo de unas valoraciones de Renta variable razonables en términos históricos. Tras las últimas caídas, el S&P ha moderado ligeramente su sobrevaloración y cotiza a un PER18e de 17x vs 18x de su mediana de 30 años (descuento del 10%). La comparativa es más favorable en Europa, donde el Eurostoxx cotiza a PER18e de 13,5x vs 16 mediana de 30 años (descuento del 20%). En el caso del Ibex, cotiza en 12,8x vs 13,8x mediana (descuento del 8%). Las valoraciones de Renta Variable siguen resultando asimismo atractivas vs Renta Fija, donde esperamos una subida de TIRes limitada. De hecho, llama la atención que las TIRes hayan retrocedido: Estados Unidos 2,74% vs 2,84% y Alemania 0,69% v 0,77%, así como el hecho de que no haya habido huida hacia activos refugio como el oro o el Yen que harían más preocupantes los recortes de los mercados.
Por ello, y aunque en el corto plazo pueda persistir la volatilidad y con ella las caídas (futuros del S&P en estos momentos -0,9%), consideramos que las mismas podrían propiciar interesantes puntos de entrada en renta variable, sobre todo europea.


capitalbolsa