“Cada vez es más importante ser selectivo en las bolsas”

Fuertes alzas al cierre de las bolsas europeas, lideradas por el sector bancario, con valores directores rebotando desde importantes zonas de soporte. De cualquier forma, en este cierre de mercado no vamos a analizar lo que ha transcurrido en la sesión, seguimiento que hemos hecho puntualmente en tiempo real, sino qué podemos esperar para el último trimestre del año. Para ello vamos a traer a estas páginas el resumen del análisis de estrategia trimestral realizado por los analistas de Bankinter, qué consideramos que lo expone perfectamente. Veamos:
· Probablemente aún estemos en el primer tercio del actual ciclo económico expansivo.
El actual ciclo expansivo se consolida, con la virtud de evolucionar de forma cuasi-simétrica desde una perspectiva geográfica. Las únicas excepciones negativas a esta afirmación son Brasil y Reino Unido, aunque por razones diferentes. Creemos que se equivocan quienes afirman que podemos estar al final de un ciclo expansivo. Nosotros pensamos que apenas hemos consumido su primer tercio o algo más, en el peor de los casos. Eso significa que aún tenemos por delante al menos 5 años más de expansión, siempre que las variables exógenas (Corea del Norte, política americana…) no cambien la situación.
Sin tensiones inflacionistas los bancos centrales no tienen ninguna presión para aplicar sus estrategias de salida.
· La inflación es la gran incógnita de este ciclo.
El actual ciclo expansivo es muy distinto de los anteriores en lo que a inflación se refiere. Ésta se mantendrá en niveles bajos por los siguientes 4 factores estructurales: mucha deuda (aún), demografía adversa, globalización y rápidos cambios tecnológicos. Por eso sólo se acerca al +2% de objetivo de los bancos centrales (en general) en Estados Unidos, donde se encuentra en +1,9%... pero, sin embargo, en tan solo +1,4% en términos subyacentes, que es la tasa tendencial de largo plazo. En la UEM se encuentra en +1,5% (+1,2% subyacente), en España +1,6% (+1,2% ídem) y en Japón tan solo +0,4% (-0,1% ídem) a pesar de los esfuerzos del Gobierno y del BoJ para elevarla. Reino Unido vuelve a ser la excepción: +2,9% (+2,7% ídem). Esto es debido a la inflación importada derivada de la depreciación de la libra… la cual no se soluciona subiendo tipos, dicho sea de paso, que es lo que probablemente hará el BoE en no mucho tiempo (desde 0,25% hasta 0,50%). Sin tensiones inflacionistas los bancos centrales no tienen ninguna presión para aplicar sus estrategias de salida, para realizar una rápida retirada de estímulos. Y eso es justo lo que estamos viendo: una gran lentitud por su parte.
· Los tipos de interés suben en Estados Unidos, pero ya veremos qué sucede en Europa.
Como la inflación no representa ningún riesgo, sino que incluso se ha convertido en un objetivo a alcanzar, los bancos centrales aplican sus estrategias de salida realmente despacio, dando oportunidad para que el mercado se ajuste progresivamente a los cambios, sin incurrir en shocks. Así, el tipo director americano subirán gradualmente hasta 2,50%/2,75% en 2019 y la Fed drenará progresivamente a partir de octubre de este año la inmensa liquidez que introdujo desde 2008. Es posible que el BoE suba desde 0,25% hasta 0,50% antes de cerrar este año, presionado por las tensiones inflacionistas… pero eso no le servirá para solucionar su particular problema con los precios. El BCE reducirá su actual QE a cero a lo largo de 2018, subiendo su tipo de depósito hasta 0% desde -0,40% actual y tal vez - sólo tal vez - su tipo de crédito hasta 0,25% a lo largo de 2019. Esto supondrá un hito positivo para los bancos europeos que realmente marcará un antes y un después en sus resultados.
· Bonos caros, inmobiliario bien y bolsas con valor... pero hay que ser muy selectivo.
Seguimos pensando que, desde una perspectiva general, los bonos están sobrevalorados, aunque puedan continuar en esta situación durante un periodo prolongado de tiempo, como seguramente sucederá. Los precios inmobiliarios siguen avanzando, pero no identificamos anomalías preocupantes en ellos.
Las bolsas continuarán ofreciendo valor mientras los resultados sigan mejorando.
Las bolsas continúan ofreciendo valor. Y seguirá siendo así mientras los resultados empresariales sigan mejorando trimestre a trimestre, aunque por primera vez en varios trimestres los beneficios esperados se revisan ligeramente a la baja y eso hace que nuestras valoraciones sean modestamente inferiores: Ibex 11.758 vs 11.875 en junio; EuroStoxx-50 4.223 vs 4.300; S&P500 2.694 vs 2.800; Nikkei-225 22.445 vs 23.686. No es grave, pero es una tendencia que debe ser tenida en cuenta porque, si se consolidara en los siguientes trimestres, las valoraciones de las bolsas tenderían a estancarse, aunque todavía ofrecieran recorrido. Ese es un argumento muy poderoso para ser selectivos con los nombres de las compañías y otros activos.
La mejora de los beneficios empresariales europeos empieza a ganar visibilidad frente a los americanos. Por eso nuestra prioridad de inversión es la Eurozona, seguida de Estados Unidos y España. En este orden. Subimos los emergentes a compra táctica, excepto China y Rusia. Nuestra única recomendación de Comprar en base a argumentos estructurales sigue siendo India. Pero lo más importante es saber que se debe comprar bolsa por nombres, no por índices ni sectores. Cada vez es más necesario ser selectivo, muy selectivo. Preferimos compañías sensibles a ciclo, con alto apalancamiento financiero siempre que su negocio sea estable, de rentabilidad por dividendo alta siempre que su balance sea sólido y evitando aquellas amenazadas por cambios estructurales en su negocio que tal vez aún no se hayan descontado en su cotización. Seguimos positivos con tecnología pues creemos que representan la nueva industria en esta 4ª revolución industrial basada en rápidos cambios tecnológicos.


capitalbolsa