La concentración del crédito al sector privado entre provincias mejoro 11,5% en 3 años

Igual el financiamiento sigue altamente concentrado. Las familias y empresas de cuatro provincias se llevan el 80% del crédito que asignan las entidades financieras. Como medida de la desigualdad, en promedio cada habitante de la Ciudad de Buenos Aires tiene un stock de crédito 177 veces mayor a un habitante de Catamarca. Pero tres años atrás, esa misma brecha era de 250 veces.
Las economías regionales tuvieron una mejora en su participación en el crédito en los últimos tres años, pero igual, el financiamiento sigue altamente concentrado. Al segundo trimestre de este año, la Ciudad de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires, Santa Fé, y Córdoba, que reúnen al 62,4% de la población del país, concentraban el 80% del crédito asignado por las entidades financieras al sector privado (familias y empresas).
El nivel de concentración en esas cuatro jurisdicciones es elevado, pero se redujo casi 2 puntos porcentuales en los últimos tres años. Y si se analiza el Indice Herfindahl e Hirschman (IHH) que permite medir la concentración del crédito y comparar la evolución en el tiempo, se observa una mejora de 11,5% desde 2013. Efectivamente, el índice, que a mayor valor indica mayor concentración alcanzando el valor máximo de 10.000 en el caso en que solo una provincia se llevara todo el crédito, bajó de 2.800 puntos en el segundo trimestre de 2003 a 2.489 al segundo trimestre de 2016.
La caída en los niveles concentración del crédito al sector privado que indica el IHH se produjo principalmente por la pérdida de participación de la Ciudad de Buenos Aires: de llevarse el 47,55% del crédito en 2013 bajó a 42,54% en 2016, es decir, perdió 5 puntos de participación. En cambio, con la excepción de Río Negro y Tucumán, que también vieron reducir su participación en el crédito, el resto de las provincias aumentaron su peso en la masa de financiamiento que reciben.
Entre las provincias que más aumentaron su participación en la masa de crédito en tres años se encuentran Jujuy, con un aumento de 44,6%, Catamarca (26,3%), Santa Cruz (25,9%), Neuquén (24,2%), Formosa (23,3%) y Santiago del Estero (19,7%). De todos modos, se trata en todos los casos de las jurisdicciones con menos participación en los préstamos.

Variación en la participación de cada provincia en el Stock de crédito al sector privado
II trimestre de 2013 – II trimestre de 2016
Efectivamente:
Catamarca, donde reside el 0,6% de la población, apenas tiene el 0,24% del crédito asignado por las entidades financieras, aunque tres años atrás, esa participación era solo 0,19%.
Jujuy, donde reside el 1,7% de la población del país, sólo tiene el 0,81% de los préstamos asignados por las entidades financieras. Pero 3 años atrás, esa participación era 0,56%.
Formosa, donde reside el 1,3% de la población, tiene el 0,37% del crédito asignado por las entidades financieras (tres años atrás la participación era 0,3%).
Santiago del Estero, donde reside el 2,2% de la población, tiene el 0,73% del crédito asignado por las entidades financieras (tres años atrás la participación era 0,61%).
El caso de Santa Cruz parece diferente, porque recibe 0,68% del crédito pero su población equivale al 0,7% del total país. Lo mismo sucede con Neuquén, que participa del 1,5% del crédito y concentra el 1,4% de la población del país.
También en Misiones, donde la participación del crédito creció 17,5% en tres años, apenas participa del 1,41% del financiamiento cuando concentra el 2,7% de la población. O lo mismo Salta, donde la participación del crédito a pesar de haber crecido 16,7% en 3 años es baja: 1,82%, concentrando el 3% de la población nacional.
Concentración del crédito
Las empresas y familias de la Ciudad de Buenos Aires concentran el 42,5% del crédito del país, seguido por Provincia de Buenos Aires (23,2%) aunque en este caso la mayor parte del financiamiento se localiza en el Gran Buenos Aires. En tercer lugar se encuentra de Santa Fe, con 7,7% de participación, seguida por Córdoba, 6,7%, Mendoza, 2,16%, Salta (1,82%), Tucumán (1,8%), Entre Ríos (1,69%), Neuquén (1,49%), Misiones (1,41%), Chubut (1,37%) y Chaco (1,08%). El resto de las provincias participan todas con menos del 0,9%.
Las provincias con menos participación en el stock de crédito al II trimestre de este año resultaron: La Rioja y Catamarca con 0,24% cada una, San Luis (0,33%), Formosa (0,37%), San Juan (0,56%), Santa Cruz (0,68%), Río Negro (0,7%), Santiago del Estero (0,73%), Tierra del Fuego (0,74%), Corrientes (0,79%), Jujuy (0,81%) y La Pampa (0,86%).

Ranking de participación en el Stock de crédito al sector privado por provincias
En % - II trimestre de 2016
Fuente: BCRA
Financiamiento per cápita
Un reflejo de las inequidades en la asignación de financiamiento es cuando se mira el stock de financiamiento por habitante en cada provincia. Si bien no es una medida exacta, porque buena parte del financiamiento privado se lo llevan las empresas, arroja una dimensión de la brecha entre unas y otras jurisdicciones.
Así por ejemplo, mientras en la Ciudad de Buenos Aires el stock promedio per cápita de crédito ascendió a $114.712 en el segundo trimestre de 2016, y en la Provincia de Buenos Aires a $62.641, en La Rioja y Catamarca apenas llegó a $647.
La brecha entre CABA y esas dos últimas provincias asciende a 177 veces. Es decir, un residente de CABA tiene asignado 177 veces más de crédito que uno de La Rioja o Catamarca. También la brecha con San Luis llega a 129 veces, con Formosa a 114 o con San Juan a 76 veces.
Si se toma el stock promedio de financiamiento a nivel país existente al II trimestre del año, $19.425, sólo tres provincias se ubican por encima de ese valor (CABA, Buenos Aires y Santa Fé). El resto, todas están por debajo con una brecha entre el promedio y cada una de esas provincias que arranca en 3,3 veces en Mendoza, sube a casi 4 veces para Salta y Tucumán, a 4,26 veces en Entre Ríos y llega a 30 veces en el caso de las provincias donde menos préstamos recibe el sector privado no financiero.

Stock de crédito por habitante
En $ - II Trimestre 2016
Fuente: BCRA
Reducir las inequidades en la asignación de financiamiento es sin dudas un tema pendiente y larga data en la Argentina. Si bien en los últimos quince años se observaron algunos avances, es insuficiente. Es que corregir esas distorsiones, no sólo requiere de un sistema financiero con más presencia en el interior del país, sino también reducir la pobreza y el desempleo en muchas provincias, que no casualmente algunas de ellas son las que menos financiamiento reciben.

 Diego Lo Tártaro Presidente IADER