https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Pueden ganar hasta más de 10.000 dólares por mes pero faltan profesionales


La digitalización provocó una alta demanda de desarrolladores front end y sus salarios son cada vez más importantes.

La Industria del Software es la actividad que más empleo generó en Argentina.

La Industria del Software es la actividad que más empleo generó en Argentina, con 18.541 nuevos puestos de trabajo entre 2019 y 2021, según lo informado por la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI). 

De acuerdo con el informe de la Guía Salarial elaborado por Adecco Argentina, líder mundial en consultoría integral de recursos humanos, la demanda de perfiles ha cambiado desde el inicio de la pandemia. Los perfiles digitales hoy tienen un protagonismo importante. Según datos del CESSI, históricamente en el país hay un déficit de 5.000 puestos sin cubrir, cifra que puede convertirse en 15.000 si se contempla, además, la demanda insatisfecha de posiciones IT en otros sectores de la economía. 

Actualmente, se observa de forma puntual una escasez de talento y alta demanda de desarrolladores front end (desarrollo frontal). Estos profesionales son los programadores encargados de que una web sea atractiva para el usuario y, al mismo tiempo, funcione correctamente. Su responsabilidad es que la parte visual de la web tenga un diseño intuitivo y atractivo para el usuario. Trabaja desde el lado del cliente, interpretando y adaptando lenguajes de desarrollo web para crear la experiencia final. 

Sus sueldos son buenos y oscilan aproximadamente entre los 1.000 dólares para un desarrollador junior hasta los 10.000 dólares o más para un desarrollador senior.

Según Ignacio D'Aloisio, Consultor de Empleos de la División Technology de Adecco Argentina, “la alta demanda de desarrolladores front end se debe a que el mundo se ha vuelto digital. Ninguna industria está a salvo de la amenaza disruptiva que conllevan las nuevas tecnologías. La escasez es en realidad una falta de ingenieros calificados y no una falta general de talento. Por lo general, esto se manifiesta de dos maneras: la falta de habilidades en demanda y puestos particulares que son difíciles de cubrir, y la escasez de habilidades en tecnologías emergentes como por ejemplo blockchain, machine learning, IoT y cloud security”.

Los desarrolladores front end suelen tener un grado en ingeniería informática, programación o análisis de sistemas. Sin embargo, dado que cada vez son más los recursos disponibles en internet, hay muchos desarrolladores front end autodidactas. Es importante destacar que no son diseñadores, sino que recogen los documentos y directrices del equipo de diseño para trasladarlas a código y se encargan de convertir esas ideas en realidad. Por este motivo, es clave la buena comunicación del desarrollador front end con sus aliados: el diseñador UX, el desarrollador back end, quienes trabajarán en conjunto con el responsable del producto.

¿Qué salidas laborales tiene un desarrollador front end?

Al ser una profesión en constante crecimiento, tiene altas tasas de inserción laboral debido a que, además de ser un puesto necesario por la creciente digitalización global, es un perfil profesional requerido en diversos sectores y tipos de empresa.

En palabras de Ignacio D’Aloisio, “un desarrollador front end puede trabajar para sectores tan dispares como el propiamente tecnológico, el de la salud, el de la arquitectura, el de la hotelería y en un sinfín de ámbitos más. Puede encontrar trabajo tanto en una startup como en una pyme, en una agencia web, en una multinacional o incluso trabajando como freelance; en definitiva, allá donde se precisen soluciones tech.”

Esta variedad de empresas en las que el front-end puede desempeñarse es lo que provoca un amplio rango salarial. No todos los desarrolladores front end ganan lo mismo, ya que su salario depende de su especialidad, experiencia y del tipo de empresa en el que trabajen o de sus tareas. 

La importancia de las habilidades blandas

Además de las habilidades técnicas de programación y conocimientos de diseño, también es indispensable que el desarrollador cuente con habilidades blandas, igual de necesarias. Desde Adecco Argentina, señalan la importancia de:

  • Ser un buen comunicador: el desarrollador debe desarrollar códigos, por lo que debe poder darse a entender con todas las personas que conforman su equipo, y posiblemente tendrá que reunirse con clientes. Saber expresarse con claridad es imprescindible.

  • Trabajar en equipo: es esencial, incluso si se trabaja de forma independiente. En algún momento requerirá pedir un consejo o ayuda a algún integrante del equipo, además de apoyar a otros colaborando con sus habilidades y conocimientos.

  • Ser resolutivo: debe tener la capacidad de resolver problemas, es muy común que se presenten inconvenientes. Las empresas evaluarán esto, y la actitud y reacción frente a ello junto a la capacidad para solventarlo.