https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Fuerte advertencia de los bancos al plan del Gobierno para restituirle fondos a la Ciudad

 Corte

Propondrá la modificación de una ley promovida por Alfonso Prat-Gay y aprobada en 2016; fuerte advertencia de los bancos

Sergio Massa propondrá un doble espejo. Diseña una receta para pagarle a la ciudad de Buenos Aires apropiándose de una renta que hoy le ingresa a Horacio Rodríguez Larreta. Y, además, podría abonar el fallo de la Corte para cumplir con la restitución de la coparticipación con un vehículo creado por un adversario político.

En los pasillos del quinto piso del Palacio de Hacienda se escuchó la siguiente lógica: «Una posibilidad es que el jefe de gobierno porteño deje de cobrar lo que cobra. En cambio, si lo cobra el Estado nacional para pagarle sería suma cero. Así, se cumple la sentencia judicial».

Medidas

Cuando el presidente Alberto Fernández manoteó los recursos de la ciudad de Buenos Aires en septiembre de 2020 para dárselos al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y así pagar los sueldos de los policías levantados, el intendente porteño tomó dos medidas fiscales. Dejó de eximir de Ingresos Brutos a los intereses de las letras de liquidez (Leliq) de los bancos (ahora pagan 8%) y subió a 1,2% el impuesto a los sellos a los consumos con tarjeta. Dijo que eran «transitorios».

Massa puso ahora dos condiciones para avanzar con su receta. La primera es que Rodríguez Larreta baje los ingresos brutos a las Leliq y los sellos a las tarjetas. Esta imposición cumple, a su vez, dos objetivos: el ministro le quita al intendente la iniciativa de la decisión de bajar impuestos, como había prometido, pero además neutralizaría -cree él- el costo en la tasa de interés de un impuesto nacional a los bancos. Las Leliq son el instrumento predilecto de financiación del Estado nacional. Incluso, si la famosa «bola» sigue creciendo, Massa podría sumar nuevos recursos por esta vía. Caso contrario, haría más atractivos los bonos del Tesoro Nacional.

La segunda condición de Massa es que la oposición le apruebe en el Congreso Nacional la reforma de una ley para aumentar impuestos. Tarea difícil, aunque sea para restituir fondos. Si esas condiciones se cumplen, Massa enviaría su «receta» a la lista de extraordinarias.

Baja de impuestos

Más en detalle, una vez que Larreta baje sus impuestos, la propuesta del ministro para gravar las Leliq a nivel nacional es usar un vehículo creado por el adversario político. Massa ofrecerá modificar la ley 27.346 enviada por el ex ministro de Economía Alfonso Prat-Gay. Es la misma norma que sirvió, por ejemplo, para gravar la ganancia con el dólar futuro. En esa misma legislación se creó la tasa para el juego onli- ne. Es la alícuota que Massa además apuesta a subir para compensar la baja de Larreta del impuesto a los sellos en las tarjetas de crédito.

Fuentes oficiales contaron que actualmente se está cobrando un monto bajo vinculado a este impuesto, pese a que el juego es el sector con mayor presión impositiva de la economía. La norma de Prat-Gay incluyó entonces una sobretasa de Ganancias para el juego en general (que llega a 41,50%), pero, además, estableció un impuesto indirecto sobre las apuestas online.

Actualmente, los operadores residentes inscriptos en el sistema on- line en el registro de control online del sistema de apuestas paga una tasa del 5% al fisco; en tanto, los que hicieron inversiones, del 2,5%; los no inscriptos en el registro; del 7,5%; aquellos con intervención de sujetos del exterior, pero registrados, del 10%; y los que están en el extranjero y no son inscriptos; un 15%.

Ampliación de denuncia

La mirada porteña El gobierno porteño presentó una ampliación de la denuncia contra el gobierno nacional por el incumplimiento del fallo de la Corte. Fue porque no acepta el pago con bonos que decidió Alberto Fernández (ver Política). En algunos despachos, se negaron a dar una respuesta directa a la propuesta de Massa. «Son todos trascendidos. No hay anuncio oficial ni nada», dijeron.

Sin embargo, en off the record, reafirmaron que buscaron el viernes pasado habilitar una sesión extraordinaria en el Parlamento porteño para tratar un proyecto que baje los impuestos, como confirmó el alcalde porteño. La iniciativa dice que los gravámenes creados en 2020 se reducirán, siempre que el Gobierno cumpla con el fallo y pague el 2,95% de coparticipación. La sesión se cayó por la falta de apoyo del Frente de Todos, denuncian.

«Los impuestos los bajamos cuando gotee el 2,95%», dijeron en una importante oficina del gobierno de la ciudad. La diferencia establecida por la Corte tiene que depositarse diariamente en el Banco Nación. «Si necesita plata para seguir mandándole a Axel, que se haga cargo», cuestionaron sobre la propuesta de Sergio Massa.

«El BCRA tiene metida en la Corte Suprema una demanda diciendo que no se pueden gravar las Leliq», recordaron e, irónicos, cerraron: «Estaría bueno que Miguel Pesce y Massa se pongan de acuerdo».

Por las dudas, en las últimas horas, los bancos nacionales comenzaron a cubrirse contra lo que podría ser una mayor presión impositiva a futuro. Además, de mencionar el bajo nivel de bancarización medido como volumen de préstamos y depósitos bancarios al sector privado con relación al PBI en el país y de señalar que los préstamos bancarios al sector privado representan el 8% del producto, mientras que el promedio de la región ronda el 50%, un informe de Adeba (que agrupa a los bancos de capitales nacionales) advirtió: «Todos los impuestos distorsivos, tales como el impuesto al cheque, ingresos brutos, tasas municipales desproporcionadas, terminan siendo pagados por los usuarios del sistema financiero.

Fuente: La Nación