https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Qatar, Coca Cola y Yo.

 

Todo el mundo sabe (no lo dije yo, lo admitió la FIFA y lo determinó el FBI) que este Mundial 2022 está comprado.

Es decir, no el resultado, pero sí la sede. Dependiendo de la fuente, el país asiático pagó cerca de 50 millones de dólares a diversos funcionarios de la FIFA para lograr ser la Sede oficial del torneo supremo de un deporte en el que ese país nunca ha competido.

Y la pregunta es: ¿Por qué haría esto?

Todos los que estamos en marketing sabemos perfectamente el rol que juega el deporte para acercar las marcas a las personas. Esas marcas pueden ser empresas, ONGs, países, políticos, cantantes ó lo que sea.

Entonces, es solamente natural que, para tratara de posicionarse como un país en serio, (no lo es, es una dictadura atrasada y medieval), Quatar (se escribe también así) haya pagado por ser sede del Mundial.

Y la gran pregunta es: ¿Qué hacemos al respecto?

Y: ¿Hacemos algo al respecto?

Y también: ¿Harán las marcas algo al respecto?

Y por último, y esta es la pregunta que más duele: Si Catar (increíble pero también se puede escribir así) es una dictadura cruel, machista y esclavista; y yo miro el mundial de fútbol, ¿estoy apoyando a Qatar y tengo algo de culpa? ¿Un poquito? ¿Un alguito?

Es decir. Cuando la URSS... perdón, la Federación Rusa inició su invasión a Ucrania el mundo occidental se movilizó para boicotear al oso ruso. Una tras otra, las empresas y marcas empezaron a cerrar sus operaciones en Moscú para retirarse del país.

Millones de personas llenaron sus redes sociales con la bandera de un país que hasta hacía muy poco no conocían y millones más dejaron de tomar vodka, caviar y otros productos rusos.

¿Debería pasar lo mismo con Qatar?

Veamos algunos datos interesantes sobre el petropaís. Según diversas fuentes (UNHCR, UNHCHR, THE GUARDIAN, DER SPIEGEL, SLAVERY.ORG, HRW, AMNESTY INTERNATIONAL), Quatar es:

  • Un país donde las mujeres no pueden casarse, vivir solas, salir del país, estudiar, manejar, heredar ó ponerse un negocio sin el permiso de su padre, hermanos, Iman y un concilio de vecinos.
  • Un país donde los homosexuales pueden ser encarcelados sin juicio previo y condenados a latigazos. 
  • Un país donde las mujeres homosexuales, travestis y queers pueden ser condenadas a cárcel, latigazos, violación y tratamiento químico "correctivo". 
  • Un país donde dos millones de personas trabajaron en condiciones de esclavitud o semi-esclavitud para construir los estadios de la Copa Fifa 2022. 
  • Un país donde apx 6.500 personas murieron en accidentes evitables al construir los estadios de la Copa Fifa 2022. 
  • Un país donde una mujer puede ir a la cárcel o ser lapidada por infidelidad matrimonial "de carne o pensamiento" (a criterio de su esposo). 
  • Un país donde la prensa sólo puede publicar notas "afines o amistosas" al Emir Tamim Al Thani, su familia y su gobierno. Los infractores pueden ser enviados a la cárcel, latigados, o ambas. 
  • Un país donde no hay sindicatos, ni partidos políticos, ni derecho de asamblea, ni agrupaciones de estudiantes. 
  • Un país donde el 60% de la Asamblea Legislativa y el 100% de los jueces son elegidos por el Emir. Todos son hombres. 
  • Un país donde la poligamia está permitida, y los hombres pueden tener hasta cuatro esposas, pero... como ya dijimos, las mujeres necesitan un permiso para casarse.
  • Un país donde las últimas elecciones libres, justas y soberanas fueron en ... nunca. 

Es decir, un asco.

Y sin embargo, la Copa FIFA del Mundo parece insularlo del tema. Lo cubre de ese manto sagrado -e hipócrita- que nos permite -me incluyo- decir "Yo no estoy apoyando al país, estoy viendo la Copa del Mundo de Fútbol".

Sí, pero...

En este caso particular la Copa del Mundo de Fútbol fue comprada especialmente por el país sede para ser llevada ahí y con eso tratar de mejorar su imagen en el mundo. Con lo cual, la pregunta subyace: ¿Si Qatar mejora su posicionamiento mundial, soy en parte cómplice?

Hay algunos que han llamado a boicotear la copa. Hace unos días las hinchadas de fútbol de Alemania se unieron en un llamado a "boicotear Qatar 2022" y dijeron que la selección alemana tenía "sangre en sus botas".

No alt text provided for this image
No alt text provided for this image

Wow 🤯...

Es casi como si un ex jefe del Ku Klux Klan viniera y te dijera: "Me parece que tu comentario fue un poco racista."

Pero también demuestra dónde está la mente de algunos países y de las nuevas generaciones.

La propia selección germana sintió la presión y decidió hacer un alguito al respecto, con unas remeras negras con la leyenda "Derechos Humanos" cuando jugó las eliminatorias.

No alt text provided for this image

Poco, tarde y flojo, pero algo.

Mucho más de lo que han hecho las otras grandes selecciones del mundo (incluyendo la de Argentina) y más de lo que han hecho las grandes marcas del mundo, que han intentado hacer algo al respecto sanitizando la imagen del Mundial, pero no evitándolo.

Los consumidores del Siglo XXI, con poca paciencia para el bullshit, han respondido haciendo sus propios logos de esas marcas. 👇👇👇

No alt text provided for this image
No alt text provided for this image
No alt text provided for this image
No alt text provided for this image

Y la más dura de todas, la que le hicieron a la madre de todas las marcas: Coca-Cola, que claramente debería saber más y saber mejor, con toda su cantinela hermosa de "Alegría; Refrescate; Felicidad; Unir al mundo; Optimismo, bla bla bla..."

La respuesta de los usuarios fue clara, me parece 👇👇

No alt text provided for this image

Y es que uno pensaría que una marca que está dale que dale hablando de miles de formas de hacer un mundo mejor y cuya misión corporativa es (sic) "refrescar el mundo, para inspirar momentos de optimismo y felicidad, para crear valor y marcar la diferencia." de verdad debería hacerlo mejor.

Todas las marcas tienen responsabilidad, pero Coca Cola es la marca suprema, modélica y formadora de tendencias. (O quizás ya no, y se está quedando fuera de época).

Y otras marcas y corporaciones, que suelen entender el dolor sólo cuando les toca, comienzan a darse cuenta de que las dictaduras matan, torturan, esclavizan y ... mienten !

Ahora le tocó a Budweiser cuando hoy (18 de noviembre), a sólo dos días de empezar la Copa, el gobierno Qatarí decidió dar vuelta 180 grados y no permitir la venta de alcohol en los estadios (algo que había prometido hacer...)

En un tweet que después borró la empresa dijo 👇👇

No alt text provided for this image

O sea: "¿En serio no se puede confiar en los sátrapas del mundo?"

Y, master, si leés medio párrafo del primer capítulo de un libro de historia vas a ver que no...

El ejemplo creo que lo puso la cantante Dua Lipa, que rechazó una oferta millonaria para cantar en la apertura del torneo, y dijo que esta vez "alentará a Inglaterra desde lejos."

No alt text provided for this image

Lo cual me lleva de nuevo a la gran pregunta del inicio. Mucha gente mirará el Mundial sin siquiera pensar en esto (y están en su derecho).

Y muchos otros lo miraremos con el cuervo de Edgar Allan Poe repicando en el dintel de nuestra puerta repitiéndonos "Está mal."

Entonces: si miro el Mundial y aliento a Argentina y si ganamos me pongo contento, ¿tengo algo de culpa?

La verdad, sí.

Hasta la próxima.


Patricio Cavalli