https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

No hay freno para el goteo del Central. Ya vendió el 30% de lo recaudado con el dólar soja

 

Pese al cepo

El Gobierno restringió importaciones y encareció el dólar a turistas. Igual el Central se desprendió de US$ 1.500 millones. Dudas por el cumplimiento de la meta de reservas con el FMI.

El Gobierno comenzó a percibir un cambio de clima en los mercados. Esos movimientos que generan cruces entre Economía, los bancos y las casas de bolsa se están reflejando en las reservas: después de comprar US$ 5.000 millones en septiembre, el Banco Central se desprendió en octubre y lo que va de noviembre de US$ 1.500 millones, un 30% de las compras obtenidas con el dólar soja, según Ecolatina y Equilibra.

Con ese saldo, los analistas estiman que las reservas netas rondan entre los US$ 2.000 y US$ 3.000 millones, un nivel aún alejado de la meta que el FMI aceptó reducir este año a US$ 5.000 millones. Por estas horas, Sergio Massa espera la llegada de US$ 800 millones de créditos externos este mes y US$ 5.900 millones del Fondo en diciembre. Tampoco descarta otro dólar soja. «Depende del contexto», dijo el domingo. El interrogante es si será suficiente. Y hay dudas sobre si podrá cumplir la meta de los US$ 5.000 millones con el FMI.

Un desierto cambiario

«De acá hasta abril, el Gobierno seguirá transitando el desierto cambiario y le seguirá planteando la disyuntiva entre actividad y reservas: en la temporada baja de liquidación del agro, frente a una caída en la próxima producción de trigo y las demoras en las siembras de soja y maíz que extenderán la espera hasta la próxima cosecha gruesa, la búsqueda por reducir el exceso de demanda de dólares llevará a mayores restricciones sobre las importaciones, con un probable mayor impacto sobre la actividad y mayores presiones sobre los precios y la brecha», dijo Santiago Manoukian, economista de Ecolatina.

Las dificultades para acumular divisas coinciden con un giro en el plan de estabilización puesto en marcha desde fines de julio. El ministro de Economía pasó de negociar beneficios sectoriales con tipos de cambio diferenciales (un dólar a $ 200 para las cerealeras) a restringir en los últimos meses las importaciones y encarecer el acceso al dólar con el lanzamiento en octubre del dólar Qatar, mientras se demora la oficialización del dólar tecnológico.

La implementación de un dólar a $ 338 para los gastos con tarjeta desde los US$ 300 redujo los consumos previo al inicio del Mundial. Al décimo día hábil de noviembre (último dato), el stock de préstamos al sector privado en dólares asociado a tarjetas fue de US$ 171 millones, por debajo de los US$ 238 millones del mismo lapso de octubre y de los US$ 212 millones de septiembre, según estimó Ecolatina.

Demanda

Pero los esfuerzos por reducir la demanda de dólares y la menor salida de divisas por importaciones no compensan una oferta que permanece en mínimos históricos y sigue condicionando la dinámica de las reservas.

Concluida la devaluación transitoria para la soja, la liquidación del agro promedió menos de US$ 60 millones diarios (60% debajo de agosto) y el Central acumuló US$ 1.515 millones desde entonces, según Equilibra.

Las ventas netas del Central durante cuatro semanas consecutivas se combinaron con las dificultades para extender vencimientos de deuda en pesos y la disparada de los dólares financieros.

El contado con liqui, que cerró el viernes a $ 332 y se ubicó en el mayor nivel desde junio, dio una señal del desarme de aquellos que habían apostado a las tasas y títulos en pesos, tras casi dos meses en el que los paralelos estuvieron congelados.

Si bien desde el Gobierno apuntan contra bancos y casas de bolsa por «especular» con la devaluación, los economistas lo atribuyen a los desequilibrios y la dolarización de empresas.

Reservas, financiamiento e incertidumbre

«Perdés reservas, no tenés financiamiento y te genera incertidumbre cambiaria, despierta el contado con liquidación, los importadores y las empresas se quieren sacar pesos de encima y se dolarizan», dijo Sebastián Menescaldi de EcoGO.

El mismo dólar soja que le dio un respiro al BCRA podría convertirse en un boomerang. No solo por anticipar exportaciones y divisas, que ahora no estarán disponibles, sino porque los productores aguardarán un nuevo dólar para liquidar un remanente que podría orillar los US$ 7.000 millones. Y como el sector tiene menos necesidad de pesos se estima que la inyección a las reservas no superaría los US$ 2.000 millones.

Mientras tanto, el Central fue subiendo el dólar oficial a ritmo similar a la inflación de noviembre, que se estima en 6,5%. Una medida que tampoco alcanza para resolver el dilema actual entre mantener las importaciones para sostener la actividad o ajustarlas más para cuidar las reservas netas y cumplir con el FMI.

Para tener en cuenta

5.000
Son los millones de dólares comprometidos con el FMI como nivel de reservas netas. Tras las últimas ventas llegan a US$ 3 mil millones.

29%
Es la caída de los gastos en dólares con tarjetas desde que se anunció el dólar turístico para compras superiores a US$ 300 y que cotiza en $330.

7.000
Son los millones de dólares a los que equivale la soja aún sin liquidar por parte de los productores que aguardan una nueva versión del dólar soja.

Cambió el clima. Miguel Pesce, titular del Banco Central, durante el acto de festejos por los 100 años de YPF, el último junio.

Fuente: Clarín