https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Microsoft presenta una patente que usa tu subconsciente para minar criptomonedas

 Fuente: Ejército Remanente

De acuerdo con la aplicación, titulada «Sistema de criptomonedas que utiliza datos sobre la actividad corporal», un sensor conectado al cuerpo del usuario transmitiría datos biométricos a un servidor.

Entre los ejemplos de «actividad corporal» enumerados por la patente se encuentran la radiación corporal, las actividades cerebrales, el flujo sanguíneo, la actividad de los órganos y el movimiento.

 Al comienzo de la plandemia de coronavirus durante el primer confinamiento, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) concedió a Microsoft una patente.

La patente WO 060606 declara que “la actividad del cuerpo humano puede usarse en un proceso de minería de un sistema de criptomonedas”.

Los datos recopilados pueden ser actividad cerebral, flujo de fluidos corporales, actividad de órganos, flujo sanguíneo, movimientos corporales y más.

El sensor también sería capaz de discernir entre las diferentes ondas cerebrales, como la gamma (implicada en las tareas de aprendizaje o memoria), la beta (implicada en el pensamiento lógico) y la alfa (relacionada con los pensamientos subconscientes).

¿Es esta una tecnología que se implementará durante lo que Klaus Schwab llama la cuarta revolución industrial?

La corporación Microsoft ha logrado patentar un sistema que pretende saltarse la compleja red de máquinas y en su lugar utilizar datos que se desprendan del propio cuerpo humano. «Por ejemplo, las ondas del cerebro humano o el calor emitido por el cuerpo de un usuario cuando lleva a cabo una tarea tal como ver una publicidad o utilizar ciertos servicios de Internet, puede ser utilizada para el proceso de minería», se lee en el texto de la patente.

Diagrama del invento.

Para implementar este proceso, el servidor provee una tarea en el dispositivo del usuario, con el cual se comunica y coordina. Un sensor especial indica la actividad del individuo, mientras que un sistema de criptomoneda verifica si esta actividad corporal satisface las condiciones establecidas. Por último, el sistema recompensa al usuario con criptoactivos.

Al igual que en The Matrix de Wachowskis, el proceso de minería implica que el usuario conecte varios sensores (ya inoculados con las vacunas COVID-19) a diferentes partes del cuerpo para generar una recompensa al realizar una actividad consciente o inconsciente.

El informe establece que «flujo de fluidos corporales» y «actividad y movimiento de órganos» podrían ser algunos de los ejemplos de funciones corporales que podrían activar sensores e iniciar procesos de minería de criptomonedas.

La patente explica que las transacciones se registrarían en una cadena de bloques especialmente diseñada para este propósito. Puede ser privado o público, pero implicará una compleja comunicación entre la persona, una computadora o un servidor central que lee y procesa los datos y otros sistemas responsables de propagar información y verificar información y transacciones.

El número de la Bestia

Tal vez este sistema de Microsoft hubiera pasado desapercibido de no ser por la época en que es patentado, en plena plandemia y cuarentena, y el código alfanumérico que tiene: WO2020060606.

Los despiertos han visto en esta patente algo siniestro, las iniciales para World Order (Orden Mundial), el año y el llamado número bíblico de la Bestia: 666.

Y es que el fundador de la compañía, Bill Gates, ha estado bajo fuego por su pretensión de querer implantar microchips (tatuajes de puntos cuánticos) en la población con el objetivo de controlar quien ha sido vacunado contra enfermedades infecciosas y quién no. Y la llamativa patente evidencia sus claras intenciones de marcarnos con una vacuna, en las que investigaciones independientes han hallado un elemento neuromodulador cerebral, el óxido de grafeno y nanotecnología. Los biocircuitos de grafeno brindan a los locos hambrientos de poder acceso directo a tu cerebro y, según muchos analistas las vacunas proporcionan la excusa para inyectar a las víctimas humanas sustancias a base de grafeno que se autoensamblan en biocircuitos en el cerebro humano. Estos implantes eventualmente podrían usarse “para identificar quién eres, dónde estás y cuáles son tus pensamientos. Eso significa que seremos inteligencia artificial, seremos controlados por fuerzas externas y según esta patente vinculados a criptomonedas.

Las vacunas Covid control de la población mediante nanoredes inyectadas trata sobre las posibilidades de influir en el cerebro a distancia gracias a la nanotecnología inoculada. Estos sueros son un arma biotecnológica capaz de colonizar la fuente de tu discernimiento y tu libertad: tu cerebro.

¿Qué pasará con aquellos que se nieguen a cumplir con los ‘avances’ digitales?

¿Aquellos que cumplan se convertirán en esclavos digitales, poniendo constantemente más poder y control en manos de la élite adinerada?

El 26 de marzo de 2020, al comienzo de la pandemia de coronavirus y en medio del confinamiento, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) concedió a Microsoft una patente. La patente WO 060606 declara que ‘La actividad del cuerpo humano asociada con una tarea proporcionada a un usuario puede usarse en un proceso de minería de un sistema de criptomonedas’.

La patente continúa diciendo: “Un servidor puede proporcionar una tarea a un dispositivo de un usuario que está acoplado comunicativamente al servidor. Un sensor acoplado comunicativamente o incluido en el dispositivo del usuario puede detectar la actividad corporal del usuario. Los datos de actividad corporal pueden generarse en base a la actividad corporal detectada del usuario. El sistema de criptomonedas acoplado comunicativamente al dispositivo del usuario puede verificar si los datos de actividad corporal cumplen una o más condiciones establecidas por el sistema de criptomonedas y otorgar criptomonedas al usuario cuyos datos de actividad corporal son verificados”.

La «actividad corporal» a la que se refiere Microsoft con respecto a esta patente incluye la radiación emitida por el cuerpo humano, la actividad cerebral, el flujo de fluidos corporales, la actividad de los órganos, el flujo sanguíneo, los movimientos corporales como el movimiento facial, el movimiento muscular y el movimiento ocular. También incluye otras actividades que pueden ser detectadas y representadas por imágenes, ondas, señales, textos, grados, números o cualquier otra información/dato.

La Dra. Vandana Shiva explica:

“La patente es un reclamo de propiedad intelectual sobre nuestros cuerpos y mentes. En el colonialismo, los colonizadores se asignan el derecho de tomar la tierra y los recursos de los pueblos conquistados, extinguir sus culturas y soberanía y, en casos extremos, exterminarlos. La patente WO 060606 es una declaración de Microsoft de que nuestros cuerpos y mentes son sus nuevas colonias. Somos minas de ‘materia prima’: los datos extraídos de nuestros cuerpos. Más que seres soberanos, espirituales, conscientes e inteligentes que toman decisiones y elecciones con sabiduría y valores éticos sobre los impactos de nuestras acciones en el mundo natural y social del que formamos parte y con el que estamos inextricablemente relacionados, somos ‘usuarios’ .’ Un ‘usuario’ es un consumidor sin elección en el imperio digital”.

¿Nuestro futuro?

Entonces, ¿qué nos depara el futuro? ¿A donde nos dirigimos? Muchas iniciativas hoy en día se están haciendo bajo la apariencia de buena voluntad y necesidad, y no es fácil para algunos pensar que estas iniciativas están más arraigadas en la codicia y el deseo de poder y control.

¿Es esta una tecnología que se implementará durante lo que Klaus Schwab llama la cuarta revolución industrial? ¿Un futuro donde la tecnología se fusione con el cuerpo humano?

Además, ¿qué pasará con aquellos que no quieran participar en el mundo digital? ¿Qué pasará cuando los bancos centrales inicien una moneda digital? La digitalización brinda a entidades poderosas, como corporaciones y gobiernos, aún más capacidad para controlar todos los aspectos de nuestras vidas más de lo que lo hacen hoy. Aquellos que no deseen participar no tendrán, como dice Vandana Shiva, “ningún lugar en el nuevo Imperio. Aquellos que estén incluidos en el nuevo Imperio serán poco más que esclavos digitales”. ¿Qué pasa si nuestras cuentas bancarias, información de seguridad social, pasaportes y más se vuelven digitales y solo están disponibles en forma de ‘chip’? ¿Qué pasará con aquellos que no quieren que les coloquen un chip en el cuerpo?

Este parece ser otro paso más para desalentar e incluso castigar a aquellos que no están de acuerdo con una ‘narrativa oficial’ cuando se trata de los principales problemas globales.

Tome el Freedom Convoy, por ejemplo, a aquellos que donaron a la causa se les congelaron las cuentas bancarias. Durante la pandemia, médicos, científicos, periodistas y organizaciones de medios independientes fueron fuertemente censurados. En el mundo digital, será aún más difícil para las voces “disidentes” compartir información y opinión. De hecho, el ‘Ministerio de la Verdad’ se está fortaleciendo, e iniciativas como la extracción de datos del cuerpo humano son simplemente un paso más hacia el control totalitario. El problema es que muchos ni siquiera pueden sentarse por un momento a considerar si esta agenda está, de hecho, posiblemente en movimiento.

“La pandemia del coronavirus y el confinamiento han revelado aún más claramente cómo estamos siendo reducidos a objetos a ser controlados, con nuestros cuerpos y mentes como las nuevas colonias a ser invadidas. Los imperios crean colonias, las colonias encierran los bienes comunes de las comunidades vivas indígenas y los convierten en fuentes de materia prima para extraer ganancias. Esta lógica extractiva lineal es incapaz de ver las relaciones íntimas que sustentan la vida en el mundo natural. Es ciego a la diversidad, los ciclos de renovación, los valores de dar y compartir, y el poder y el potencial de la autoorganización y la reciprocidad. Es ciego a los desechos que genera y a la violencia que desata. El confinamiento prolongado por el coronavirus ha sido un experimento de laboratorio para un futuro sin humanidad”.

La vacuna definitiva contiene las nanopartículas descritas en la patente de Microsoft PCT/US2019/038084, de las que las personas vacunadas nunca podrán deshacerse, y que permitirán a 5G controlar definitivamente a los vacunados,

En conclusión. Esta patente nos haría renunciar a nuestros pensamientos más profundos. A nuestra alma.




tierrapura