https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La presidenta del Banco Santander sostuvo que la Argentina debe cumplir el acuerdo con el FMI

 

Ana Botín señaló que el Gobierno debe tener políticas estables y un presupuesto lo más ortodoxo y coherente posible para generar confianza


Ana Botín, la presidenta de Banco Santander, destacó hoy que espera que la Argentina cumpla el acuerdo con el FMI. En el marco del “Encuentro XIX Santander América Latina” que se lleva adelante en Madrid, y consultada en conferencia de prensa por el programa que suscribió la Argentina con el organismo internacional, sostuvo que “los acuerdos siempre es bueno que se cumplan” y que con el cumplimiento del acuerdo con el Fondo “es muy importante generar confianza, ya que una de las cuestiones básicas es que sin crecimiento no hay inclusión ni políticas sociales, y que ese crecimiento depende de que los gobiernos tengan políticas estables, con presupuestos lo más ortodoxos y coherentes posibles. Siempre hemos colaborado con el gobierno de Argentina para apoyar estos acuerdos”, dijo.

En ese sentido, Alejandro Butti, CEO y Country Head de Santander Argentina, sostuvo en el mismo encuentro que “al Gobierno lo vemos comprometido con el acuerdo con el FMI”. “El acuerdo con el Fondo tiene que ayudarnos a balizar el camino por donde tenemos que andar”, dijo el ejecutivo. Además, señaló que el programa con el FMI “no incluye pautas muy duras, pero sí nos acomoda en temas de inflación, reservas y crecimiento”.

Botín remarcó que la región “está preparada” para afrontar la crisis, si bien se expresó a favor de que los gobiernos de los países de América Latina se mantengan apegados a la ejecución de políticas monetarias y fiscales conservadoras, con la finalidad de no generar un efecto desplazamiento o crowding out del sector privado en materia de financiamiento y de no acrecentar el impacto de la inflación en cada una de las economías.

La titular del Banco Santander recordó los vaivenes macro que sacudieron la región en las últimas décadas para explicar por qué no le asusta la volatilidad actual. “Latinoamérica está mejor preparada de lo que se piensa. Existe un margen macroeconómico para hacer frente a lo que viene, los sistemas bancarios están mucho mejor capitalizados y están mucho mejor regulados y vigilados”. A modo de ejemplo, añadió: “Según el FMI, el crecimiento de Brasil y México están por encima del esperado en Estados Unidos, y la inflación esperada para final del año próximo en ambos países (por debajo del 5%) es menor que la de Alemania”. Esa buena evolución de la inflación está respaldada por la respuesta temprana de bancos centrales latinoamericanos.

Inflación y tasas

Señaló además que “el enemigo número uno, dos y tres es la inflación”, y sostuvo que “se atraviesa una normalización”, porque se pasó de una crisis sanitaria a una económica y ahora a una energética. En este sentido, dijo que las políticas monetarias que los bancos centrales han ejecutado generan “consecuencias” y “no son gratis”, y que “el precio a pagar es peor si no se lo paga antes”. Consignó el ejemplo de Brasil, donde el banco central viene subiendo las tasas desde hace más tiempo que el resto de los bancos y que eso se ve en los últimos resultados inflacionarios.

También diagnosticó que los países de América Latina deben continuar con políticas fiscales que disminuyan los problemas inflacionarios y que, por otro lado, “debe entenderse que el sistema bancario no es quien incrementa las tasas de interés, sino los bancos centrales”, y eso ayuda a bajar o subir la oferta y la demanda de crédito.

Apuesta de largo plazo

Según se consignó desde la entidad, Santander ha invertido más de 35.000 millones de euros en América Latina, sobre todo desde los años 90, y cuenta actualmente con activos por valor de 415.000 millones de euros en siete países, donde obtuvo un 42% de sus resultados en los primeros nueve meses de este año. “Elegimos Latinoamérica para iniciar nuestra expansión internacional. Entonces creímos en sus fortalezas y en su capacidad de crecimiento, como lo seguimos haciendo hoy”, dijo Botín.

La presidenta de Santander valoró las mejoras de inclusión financiera de la región gracias a la digitalización: tanto las tarjetas de débito (1.800 millones tras duplicarse en algo más de una década) como “los métodos más innovadores, como los QR o los pagos en tiempo real, están ‘volando’ en la región”, donde un 70% de la población cuenta con móvil conectado a internet. “La posibilidad de hacer pagos digitales revoluciona el comercio minorista, una actividad que emplea a un inmenso porcentaje de latinoamericanos”, concluyó.

Botín dijo que la prioridad en Latinoamérica ahora es el “crecimiento inclusivo y sostenible”. “Tiene los activos y el talento necesario para navegar tiempos difíciles e inciertos y por eso reafirmamos una vez más nuestra apuesta por la región”. La entidad en Latinoamérica da servicio a casi 90 millones de clientes (de los 159 millones que tiene el grupo en el mundo), principalmente en Brasil, México, Chile, Argentina y Uruguay.



ambito