https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Removieron del cargo al administrador del instituto de menores Aráoz Alfaro en un confuso episodio

 Trabajadores del organismo lo habrían fotografiado bajando mercadería del instituto en supermercados de la zona. “Se robaba las cosas y las vendía para llevarse dinero extra”, aseguraron. Curioso silencio de los directivos del lugar.


El administrador del instituto de menores Aráoz Alfaro, situado en la localidad de Abasto, en las afueras de La Plata, fue removido de su cargo en las últimas horas tras un confuso episodio, en el que sus propios compañeros de trabajo lo acusaron de sustraer mercadería del organismo para su beneficio propio. Vale recordar que estas dependencias funcionan dentro de la órbita del ministerio de Desarrollo de la Comunidad, que conduce Andrés Larroque.

De acuerdo a una fotografía que se encontraría en circulación entre las autoridades bonaerenses, Ricardo Lopisi fue fotografiado mientras bajaba de su vehículo particular mercadería del instituto en un supermercado de la zona. Inmediatamente, se dispararon las alertas y los trabajadores denunciaron que Lopisi estaría vendiendo la mercadería del Aráoz Alfaro a supermercados de los alrededores para obtener un rédito personal.

La situación del instituto Aráoz Alfaro continúa siendo desafortunada. Además de los problemas de abastecimiento de alimentos, tanto familias como trabajadores del instituto aseguraron que faltan insumos para lavandería y elementos de sanidad. “Lo que hay es completamente insuficiente para la atención de la cantidad de jóvenes que tenemos alojados en la institución”, señaló Mariana, madre de uno de los chicos.

En este escenario, lo que ocurrió con Lopisi, administrador del lugar, fue la gota que colmó el vaso. “Los directivos, que tenían una relación muy estrecha con él y seguramente estaban al tanto de lo que hacía, le soltaron la mano para no quedar pegados. Pero nosotros queremos llegar al fondo de la verdad”, aseguraron familiares de los detenidos.

Los institutos de menores en la provincia de Buenos Aires, mientras tanto, continúan oscilando entre el total abandono y la delincuencia. Muchos de ellos se quedaron sin médico de guardia y no fueron pocas las denuncias sobre “enfermeros que no son enfermeros”, sino meros asistentes que atienden sin conocimiento alguno a los chicos, por falta de personal. Del mismo modo, se ha denunciado a parte del personal femenino por llevar adelante práctica non sanctas. "Transformaron a los institutos en verdaderos burdeles", afirmaron. Una de las denuncias más graves se dio en el centro de recepción Malvinas Argentinas (CRMA), en donde uno de los nuevos integrantes del staff llegó esposado por la policía hasta la puerta del organismo, y al día de hoy purga su condena allí. 

“En el Aráoz Alfaro ingresaron a trabajar personas que no pasaron por el histórico método de entrevistas psicológicas, que eran los filtros para determinar cierta idoneidad”, protestaron los trabajadores del lugar, "Hay gente que ingresa sin tener el secundario completo como lo establece la ley provincial, y durante la pandemia han ingresado unas 150 personas que, en muchos casos, han demostrado su falta de idoneidad", denunciaron. “El único requisito pareciera ser que sean de La Cámpora”. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)