https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Este es el arma que puede hacer ganar la guerra a Ucrania

 Salvo por los mínimos avances ucranianos al norte de Svatove y rusos al sur de Bakhmut, la guerra de Ucrania continúa estática. Ambos bandos continúan reforzando sus posiciones en esta última zona, en el caso ruso posiblemente con el envío de efectivos de la 76ª Brigada Aerotransportada de la Guardia, una de las unidades que más ha sufrido a lo largo de esta guerra. La noticia más impactante del día, tiene que ver con el posible envío de municiones GLSDB a Ucrania, con un alcance de 160 kilómetros y algunas ventajas respecto a los ATACMS, que Kiev sigue reclamando. Mañana, además, comienza una nueva cumbre de la OTAN en Rumanía, en la que se espera que se hable sobre la guerra.

Como hemos adelantado en la entradilla, la noticia del día tiene que ver con el posible envío, de cara a la próxima primavera, de municiones Ground-Launched Small Diameter Bomb (GLSDB) a Ucrania por parte de los Estados Unidos. Estos ingenios, que pueden lanzarse desde los HIMARS, M270 y MARS 2, son bombas planeadoras propulsadas por cohete. Es decir, que son una suerte de evolución de los cohetes, a medio camino entre estos y los misiles, pero con varias ventajas sobre los ATACMS:

Por lo demás, sus 160 kilómetros de alcance permitirían, al menos sobre el papel, alcanzar todos los segundos y terceros escalones rusos que, en algunos casos, ahora quedan o al límite del alcance o fuera del alcance de los GMLRS, al igual que ocurre con algunas de las GLOC (líneas terrestres de comunicación) rusas. Estas, especialmente en el caso de la región de Zaporiyia, todavía están a salvo de los HIMARS y sus hermanos, de ahí que Ucrania insista en la necesidad de ATACMS, armas mucho más voluminosas, caras y que hacen imposible ser igual de quirúrgicos debido a su cabeza de guerra.

En cualquier caso, es una decisión que los Estados Unidos tendrán todavía que valorar y que, de tomarse, no llevaría a Ucrania a recibir las GLSDB hasta primavera, precisamente cuando se espera que Rusia reanude los ataques a gran escala especialmente en la zona de Pavlivka y Vuhledar. De recibirse, dificultarían sobremanera que los ataques rusos fuesen efectivos.

Hay que tener en cuenta que desde la llegada de los HIMARS, el Ejército ruso se ha adaptado a esta amenaza creando puntos de abastecimiento más pequeños y separados entre sí y descargando el grueso de los suministros en puntos más alejados del frente. De esta forma, si los nuevos cohetes llegan, podrán alcanzar dichas estaciones, lo que planteará un pequeño dilema, pues en algunos casos están en territorio ruso.

Alcance teórico de las bombas planeadoras GLSDB desde la línea de frente actual. Como puede apreciarse, cubren sobradamente todas las zonas por las que pasan las SLOC rusas, pero también los puertos desde los que reciben suministros, como el de Melitópol. Incluso permitirían atacar los puntos clave de comunicación terrestre con Crimea.

Además de lo anterior, hoy ha sido otro día de intensos combates, que se han extendido a lo largo de todo el frente, desde el norte de Svatove hasta el sur de Donetsk. Al norte, hay indicios para pensar que las pequeñas localidades de Berestove y Tavaivka están completamente bajo poder ucraniano en lugar de estar todavía en disputa, pues son ya varios los días en los que Rusia ha venido bombardeándolos.

En cualquier caso, es más la confirmación de algo que ya se sabía que un verdadero cambio sobre el terreno. La acción se libra más al este, en las zonas de Volodymirivka y Kuzemivka, en donde chocan desde hace días unos y otros, con los ucranianos tratando de envolver el norte de Svatove por ahora sin éxito.

Entre Lysychansk y Bakhmut la situación es prácticamente idéntica a la de las jornadas previas. Del lado ruso se han vuelto a lanzar ataques sobre Spirne, Yakolivka, Soledar, la intersección al este de Bakhmut y hacia Klishchivka, al sur de esta ciudad, en su intento por rodearla. Algo más al sur, es posible que las tropas rusas y la milicia hayan tomado por completo la localidad de Ozarianivka, a la par que parte de Kurdyumivka.

Lo más interesante de esta zona, en cualquier caso, es que ambos contendientes están reforzando sus posiciones y despliegues con el envío de nuevas unidades -estos días hemos hablado de los refuerzos ucranianos-, lo que asegura que en las próximas semanas los combates sigan siendo tan o más encarnizados que hasta ahora. Del lado ruso, incluso hay indicios de que han enviado elementos de la 76ª VDV, una de las unidades «de la Guardia» rusas, pero también de las más castigadas en este conflicto (y en realidad en prácticamente todos en los que ha participado, lo que dice mucho de su propensión al sacrificio y de algunas carencias).

Por otra parte, la orografía de la zona, con cotas al oeste de la localidad que están en poder ucraniano y que permiten batir con cierta ventaja a los asaltantes, dificultan mucho los avances rusos, especialmente dado que son en su mayoría frontales. Esto explica en buena parte que cada vez más intenten rodear la ciudad por el sur o avanzar desde Gorlóvka, intentando evitar en lo posible las zonas bajas.

La orografía de Bakhmut y sus alrededores favorece a los defensores, que controlan toda la línea de alturas al oeste de la localidad y que se extiende al sur hasta Gorlóvka.

Piense el lector que los artilleros ucranianos tendrán a estas alturas establecidas en sus tarjetas de tiro todas las posiciones y posibles rutas de avenida rusas y los puntos de paso obligado, de forma que el castigo en cada asalto es mayúsculo, algo en lo que también colaboran unas importantes capacidades de reconocimiento y mando y control.

En cualquier caso, dado que el objetivo ruso en Bakhmut ya desde antes de la llegada de Surovikin no parece ser tanto operacional (capturar la ciudad como el importante centro de comunicaciones que es) como estratégico (infligir desgaste humano a Ucrania aunque sea a un coste desorbitado), Rusia está claro que no va a cesar en su empeño.

Respecto a la zona de Donetsk, hoy los combates se han extendido desde Novobakhmutivka, al norte, a Novomykhailivka, al sur. En cualquier caso, parecen haberse centrado en la zona al norte de Pisky, con ataques rusos y milicianos sobre Vodyane. Al igual que ayer, además, se ha luchado en Permovais’ke y Nevels’ke, sin cambios.

Para finalizar, resulta interesante comentar que han aparecido imágenes satelitales publicadas por la empresa Maxar en las que se aprecian los trabajos de construcción de nuevas posiciones defensivas rusas en la región de Jersón, al este del Dniéper. Se trata de trabajos que parecen hechos a conciencia, a diferencia de lo visto en otras zonas, tanto por la complejidad de sus formas, como por la combinación de distintos tipos de trincheras y ramales.

Lo que esto nos indica, más allá de de que Rusia no piensa ceder un solo metro de terreno en el pasillo terrestre a Crimea sin luchar, es que posiblemente intenten replicar las tácticas de desgaste que tan buen resultado han dado a Ucrania, al llenar las líneas de trincheras de armas contracarro, buscando así imponer un alto coste a las AFU en cualquier posible ofensiva.

Mapa de situación actualizado a 28 de noviembre de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada de hoy ha venido marcada por la visita de seis ministros de Exteriores europeos a Kiev, -la más numerosa hasta la fecha-, en lo que posiblemente sea el adelanto de nuevos paquetes de ayuda a Ucrania. Todo ello en vísperas de la reunión de los Ministros de Exteriores de la OTAN en Bucarest, donde discutirán sobre la guerra de Ucrania y, en especial, sobre el apoyo de la Alianza y otros socios a Kiev. 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y como preludio a las declaraciones de mañana y del próximo miércoles, ha sido claro al señalar que los ataques rusos la red eléctrica de Ucrania, su infraestructura de gas y los servicios básicos para la población, lo único que demuestran es que Putin está tratando de usar el invierno como un arma de guerra contra Ucrania. 

Centrándonos en lo sucedido hoy, los ministros de Exteriores de Estonia, Letonia, Lituania, Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia han viajado conjuntamente hasta Kiev para reunirse con las autoridades ucranianas y discutir sobre el endurecimiento de las sanciones, la reconstrucción de la infraestructura energética del país, así como el apoyo financiero. El primer ministro Shmyhal durante el encuentro con dichos representantes les ha pedido su apoyo para ver cumplidas las aspiraciones euroatlánticas de Ucrania (cabe recordar que no todos los que han acudido son representantes de un Estado miembro de la UE). De hecho, Zelenski posteriormente ha agradecido el apoyo de estos socios a la membresía de Ucrania a la UE apoyando en particular el objetivo de iniciar las negociaciones lo antes posible. 

Asimismo, Shmyhal les ha trasladado que espera que en el noveno paquete de sanciones se incluya la desconexión total de los bancos rusos del sistema SWIFT, la prohibición de entrada a la UE para los ciudadanos “del estado terrorista” y restricciones a los recursos energéticos rusos. En este sentido, ha enfatizado: 

“La tarea clave sigue siendo limitar las ganancias excesivas de Rusia e introducir restricciones sobre el petróleo y el gas con límites de precios apropiados. Debemos trabajar para reducir la capacidad de Rusia en la guerra que ha desatado”.

Todos estos temas también han sido discutidos con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que les ha trasladado que en Ucrania están muy contentos de que estos países estén “del lado de la verdad, del lado bueno de esta guerra”. Sí ha puesto el acento en la necesidad de que los socios proporcionen a Ucrania sistemas de defensa antiaérea y antimisiles, así como en que apoyen urgentemente al sistema energético. De igual modo, las partes han enfatizado la importancia tanto de aumentar aún más la presión de las sanciones sobre Rusia, como el trabajo coordinado sobre la creación de un Tribunal Especial para el Crimen de Agresión en Ucrania y el mecanismo de compensación por los daños causados por la agresión de Rusia. 

Todas estas cuestiones, así como el resultado de las conversaciones mantenidas en Kiev han sido plasmadas en una Declaración conjunta de los Ministros de Asuntos Exteriores visitantes quienes reiteran, entre otras cosas, su firme compromiso con Ucrania a todos los niveles. 

A colación de las sanciones, sí es destacable el hecho de que el Consejo ha añadido la vulneración de las medidas restrictivas, esto es, sanciones, a la “lista de delitos” en la Unión Europea. Como se señala desde el Consejo, esta decisión sería el primero de dos pasos para garantizar un grado similar de aplicación de las sanciones en toda la UE y disuadir los intentos de eludir o violar las medidas de la UE. El siguiente paso será esperar a la propuesta concreta de la Comisión en forma de Directiva que en una fase posterior será debatida y adoptada por el Consejo y el Parlamento. 

De otro lado, el presidente Zelenski también ha hablado con el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, sobre la cooperación en materia de defensa con la intención de que esta sea sostenida en el tiempo. Así pues, Zelenski ha expresado que le alegra saber que el apoyo a Ucrania por parte de Países Bajos solo aumentará en 2023. También han conversado sobre la implementación de la Fórmula de Paz propuesta por el propio Zelenski y la transición de Ucrania a tecnologías de ahorro de energía. 

Oleksii Reznikov por su parte ha recibido a su homólogo esloveno, Marjan Šarec en Kiev, con quien ha discutido la situación de seguridad y el desarrollo de la cooperación bilateral, incluidas las posibilidades para la reconstrucción de Ucrania, así como el apoyo político y la asistencia técnico-militar a las fuerzas armadas ucranianas. 

El Ministerio de Defensa, además, ha señalado hoy que durante los 9 meses que lleva desarrollándose la guerra, Rusia ha lanzado más de 16.000 ataques con misiles contra Ucrania, siendo el 97 por ciento de objetivos de carácter civil. En este sentido, el ministro Reznikov subraya que “estamos luchando contra un estado terrorista”, y que “Ucrania prevalecerá y llevará a los criminales de guerra ante la justicia». La cifra, en cualquier caso, es bastante discutible, pues según otras fuentes pro-ucranianas Rusia no ha lanzado mucho más de 4.000 meses en lo que va de guerra.

Sobre los ataques a Ucrania también se ha pronunciado hoy la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, durante su visita al Reino Unido. Más concretamente, le ha transmitido al secretario de Exteriores británico, James Cleverly, que “para prevenir nuevos crímenes, los perpetrados y quienes les dieron las órdenes deben ser castigados”. En consecuencia, le ha pedido a Reino Unido que reconozca a Rusia como un estado terrorista, esperando además que todos los países lo hagan: “La justicia comienza por no tener miedo a llamar a un delincuente por su nombre”. 

Por último, Ucrania y Estados Unidos están discutiendo medidas para impulsar la Iniciativa de Granos del Mar Negro, a saber: la inclusión de los puertos de Nicolaiev en la Iniciativa (ya se ha trasladado la propuesta a Turquía y la ONU como mediadores), acelerar la inspección de barcos en el Bósforo y prolongar los acuerdos durante al menos un año. El ministro de Infraestructura de Ucrania, Oleksandr Kubrakov, ha hecho especial hincapié en que en estos momentos hay 77 barcos haciendo cola para ser inspeccionados en Turquía, mientras que los puertos de Odesa están utilizando hasta el 50 por ciento de su capacidad. Así pues, “el retraso artificial genera pérdidas para los agricultores y armadores y, como resultado, las poblaciones y los países más vulnerables están al borde de la inanición”. 




revistaejercitos