https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Corralitos cripto: la verdadera razón de la caída de FTX y cuál es el próximo en irse a cero

 

La caída de FTX no se dio de la noche a la mañana, sino que era algo que muchos vieron venir de antemano.

En lo que ya es una situación lamentablemente cotidiana para el mercado de las criptomonedas en esta segunda mitad del año, el exchange FTX anunció su bancarrota el día viernes. El exchange se fundó en 2019 y hasta febrero de 2022 contaba con más de un millón de usuarios, manejando beneficios brutos de más de u$s 270 millones y ganancias por más de u$s 1000 millones. A finales de enero de este año, la empresa -tras recibir u$s 400 millones en inversiones por parte de SoftBank- estaba valuada en u$s 32.000 millones.

El crash parece haberse originado luego de que el sitio CoinDesk filtrara una hoja de balance que mostraba que Alameda Research, la empresa financiera de Bankman-Fried (ex CEO de FTX), dependía en gran medida del token nativo de FTX, llamado FTT. Los números indicaban que Bankman-Fried movió cerca de u$s 10.000 millones en FTT hacia Alameda Research en la forma de un salvataje. Este dinero provenía directamente de los clientes de FTX. Alameda se encontraba en aprietos financieros luego de la caída de 3 Arrows Capital y del ecosistema de Luna/Terra. Luego de estas revelaciones, apareció Binance.

La compañía había invertido inicialmente en FTX en 2019, aunque luego FTX compró su participación e indemnizó a Binance con u$s 2100 millones que se pagaron en tanto en FTT como en la stablecoin (una suerte de criptomoneda de precio fijo, por lo general, de un dólar) de Binance. Luego de las relevaciones sobre Alameda Research, el CEO de Binance, Chanpeng Zhao, tuiteó que vendería la posición de Binance en FTT debido a "recientes relevaciones". Luego de anunciar la liquidación, el CEO de Binance expresó que no "apoyaría a quienes hacen lobby contra otros actores de la industria a sus espaldas", en lo que puede leerse como un mensaje respecto a las sospechas de que Bankman-Fried criticó a Binance en diálogo con autoridades de los EE.UU. Binance tiene un largo historial de denuncias periodísticas sobre sus lazos con los reguladores -incluido haber montado un aparato legal para despistar a los reguladores- para algo que el CEO de la empresa se ha empecinado en desmentir en varias ocasiones.

Sam Bankman-Fries, fundador de FTX.

Al vender sus participaciones en tokens de FTX, Binance habría tenido efectivamente suficiente poder para hacer caer el precio. La venta fue vista por los inversores como una señal de que Binance sabía algo sobre el FTX que los inversores no sabían. El token perdió casi todo su valor en unas pocas horas.

Sorpresivamente, Binance anunció el mismo día de la crisis que tenía intenciones de salvar a FTX con una posible adquisición. Cabe recordar que Binance y FTX eran los dos exchanges más grandes del mundo. En las 24 horas del viernes, Binance movió 1.396.991 bitcoins, según datos de CoinMarketCap. Si bien la empresa finalmente optó por salir, no adquirir a FTX, no es difícil imaginar la concentración de mercado que se hubiese generado tras el take-over, considerando que Binace ya maneja el 49.7% del mercado de trading en criptomonedas.

Anteriormente este año, Binance tomó otra decisión que pegó fuerte en sus competidores. A mediados de septiembre, Binance dijo que convertiría automáticamente los depósitos de los usuarios de varias stablecoins rivales en su propia stablecoin, Binance USD. La decisión de Binance podría intensificar las rivalidades entre los demás jugadores del mercado de las stablecoins, como Tether (USDT) y Circle (USDC), recrudeciendo así la "guerra de las stablecoins". Binance también quiere ser el líder de este mercado.

Pero la estrategia viene desde hace tiempo. En 2020 Binance adquirió CoinMarketCap, el sitio de referencia para precios del mercado cripto más importante del mundo. A principios de este año, invirtió u$s 200 millones en el conglomerado de medios Forbes. En octubre de este año, acompañó la adquisición de Twitter por parte de Elon Musk con una inversión de u$s 500 millones.

A pesar de las últimas crisis en el ecosistema cripto, Binance parece salir siempre bien parado. Y tras cada crisis en el sector, su sombra parece cubrir más y más a un mercado cada vez más lejos de los ideales de descentralización y autorregulación.



infotechnology