https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

CFK sobre "Cristina presidenta": "Todo en su medida y armoniosamente, como decía el general"

 

Con un estadio a reventar,el kirchnierismo dio inicio al acto que tendrá como única oradora a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK).


En un estadio colmado de dirigentes y militantes, y con la voz e imagen de Diego Armando Maradona diciendo que será "Cristinista hasta los huevos", arrancó el acto de este 17 de noviembre en el que la única oradora será la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK).

En un acto masivo en el Estadio Único de la Plata, Cristina Fernández de Kirchner hizo un repaso por diversos temas, en los que apuntó, entre otras cuestiones, al macrismo y al Poder Judicial. A su vez, habló sobre el atentado que sufrió en las afueras de su casa en Recoleta, y consideró que ese ataque fallido tenía un solo fin: terminar con el peronismo. "Sin Cristina hay peronismo, seguramente dividido, enfrentado, inocuo y neutralizado para cualquier proceso de cambio. Es el viejo proyecto de siempre, la desaparición del peronismo. Siempre el peronismo termina reencarnándose, y lo que parecía muerto y sepultado no lo está".

En ese sentido, invitó a la dirigencia opositora a dialogar "¿Por qué no prueban alguna vez sentarse a conversar con el peronismo a ver qué modelo de Argentina queremos?", reflexionó. Y añadió: "Es obligación de todas las fuerzas políticas de la Argentina volver a reconstruir ese acuerdo democrático separando a los violentos y al lenguaje del odio y al que quiera que el otro se muera porque piensa diferente". Paradófico mensaje de la Vice, que pide diálogo a la oposición pero que cuando perdió las elecciones no quiso entregar el bastón de mando.

En ese contexto, la vicepresidenta Cristina Fernández consideró "necesario" construir un "consenso económico no donde todos opinemos igual, sino para abordar graves problemas que tiene la Argentina".

Mientras la vicepresidenta hablaba, los militantes y dirigentes no dejaban de cantar “Presidenta, Cristina presidenta”, y ante la insistencia de los cánticos, CFK en un momento respondió: “Todo en su medida y armoniosamente, como decía el general”.

Para la convocatoria que tienía como lema "La Fuerza de la Esperanza", CFK advirtió que "se pueden ganar las elecciones", pero admitió que no será tarea fácil la reconstrucción de la Argentina y que es necesario "que todos tiren para el mismo lado".

 

"Las elecciones se pueden ganar pero los condicionamientos son tan graves, tan profundos, que nos han dejado. Va a requerir que la mayor parte de los argentinos tiremos todos juntos para el mismo lado. Si no es así, nuestro país será difícil para cualquiera", afirmó la Vicepresidenta.

 

Por otro lado, CFK chicaneó a los dirigentes que alardean de políticas novedosas, y en esa línea reflexionó que "la política es el trabajo y el salario en un proyecto político de industrialización, de trabajo agregado". "Dicen que tenemos que volver a los 90. Una fuerza política no tan novedosa que dice que los 90 fueron lo mejor de la historia. Y dicen que son lo nuevo. Acá lo único nuevo somos nosotros que cambiamos la Argentina después de la crisis del 2001", disparó.

CFK, la seguridad, inteligencia y el Poder Judicial

En otro fragmento de su discurso, Cristina Fernández pidió "olvidar los partidos políticos por una vez en la vida y discutir en serio el tema de la seguridad en nombre de todas las víctimas, en nombre de sus familiares y sus deudos".

 

La vicepresidenta recordó el caso del joven Lucas González, asesinado hace un año en el barrio porteño de Barracas a manos de efectivos de seguridad de la ciudad de Buenos Aires, pero aclaró que el caso "pudo haber sido también en la provincia de Buenos Aires". En ese sentido, consideró que los policías son también parte del problema de la inseguridad y la violencia y sugirió que por lo menos, el conurbano bonaerense, se llene de gendarmes, "en vez de estar en la Patagonia haciendo quién sabe qué".

 

Por otro lado, no dudó en disparar al macrismo y la gestión de Patricia Bullrich, y en esa línea reflexionó: "Hay que terminar con debates absurdos, porque la democracia tiene una deuda en materia de seguridad. Ningún partido político lo ha podido solucionar. Terminemos con ese debate berreta de los mano dura o los garantistas. Si para algo sirvió lo que me pasó (por el aentado) fue para demostrar que cuando estuvieron en el ministerio de seguridad los mano dura, a la política de seguridad le pusieron una Miss Argentina. Y a su hermana, a controlar los gastos".

 

En su discurso, CFK tampoco perdió la oportunidad para disparar contra el Poder Judicial, por lo que indicó que "donde no hay jueces puestos a dedo, presionables y eternos en sus cargos el sistema funciona", y señaló que "no es bueno para el pueblo" que sean los magistrados los que "deciden sobre las políticas económicas del país".

 

"Hoy esta inflación que tenemos de 6,3 en el país, en el desagregado se ve que que las telecomunicaciones son de 12 puntos, el doble, y es porque hay jueces que dijeron que el decreto que se firmó para que sea servicio publico no se debe aplicar", reseñó la exmandataria.

El discurso completo a continuación: