https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las monedas digitales controlarán lo que gente puede y no puede poseer, afirmó el subdirector del FMI

 Traducido de expose-news.com por Tierrapura.org

El subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha explicado recientemente cómo se pueden programar las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) para determinar lo que la gente puede comprar e insiste en que se utilicen junto con un sistema de puntuación de crédito social al estilo de China.

A diferencia de las criptomonedas, que son privadas, las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC) serán emitidas y controladas por los propios bancos centrales. En muchos sentidos, es lo mismo que los billetes de banco, pero cada una de las transacciones será supervisada para comprobar su cumplimiento.

El viernes 14 de octubre, el FMI retransmitió en directo una reunión titulada “Monedas digitales de los bancos centrales para la inclusión financiera: Riesgos y recompensas”.

Los expositores fueron Su Majestad la Reina Máxima de los Países Bajos, que también es la Defensora Especial del Secretario General de la ONU para la Financiación Inclusiva para el Desarrollo. Kristalina Georgieva, Directora Gerente del FMI, y Bo Li, Subdirector Gerente, y finalmente Cecilia Skingsley, Directora del Centro de Innovación del BPI.

La reunión versó sobre la inclusión financiera mundial, que, según dijeron, ha mejorado en los últimos diez años, pero casi una cuarta parte de la población adulta del mundo sigue sin estar bancarizada.

Se espera que las monedas digitales de los bancos centrales sean instrumentos asequibles, ampliamente aceptados y seguros, lo que resolvería algunos de los problemas que rodean a la inclusión financiera, entre otras cosas.

La transmisión en directo pasó desapercibida para muchos, pero nuestro amigo Tim Hinchliffe, de The Sociable, estuvo atento a lo que ocurría. Tim publicó un vídeo de Bo Li, subdirector gerente del FMI, explicando cómo se pueden programar los CDBS.

Dijo: “El contrato inteligente permitiría funciones políticas específicas, como pagos de bienestar, cupones de consumo, cupones de alimentos, etc.”

“Con los CBDC, podemos controlar con precisión lo que la gente puede y no puede poseer. También, para qué tipo de uso se puede programar este dinero, como por ejemplo, solo comida.” – Bo Li

La palabra clave que utilizó fue programabilidad.

Bo li continuó diciendo que, gracias a esta programabilidad potencial, los organismos gubernamentales podrían dirigir con precisión los paquetes de ayuda a las personas adecuadas.

Continuó diciendo que: “Los CBDC no pueden resolver todos los problemas de inclusión financiera, pero pueden trabajar conjuntamente con la alfabetización financiera y la alfabetización digital”.

Así, un CBDC trabajaría con otras políticas como las identidades digitales y las carteras digitales.

Esto va de la mano con lo que el Grupo del Banco Mundial describió en noviembre de 2021. “La verificación de la identidad digital es esencial para el funcionamiento de los CBDC, especialmente en las transacciones transfronterizas. “

“Los activos digitales negociables deben estar vinculados a un sistema de identidad digital, que a su vez debe estar vinculado a un sistema automático de verificación KYC y AML/CFT.”

“Este es un paso fundacional para el uso potencial de los CBDC, y los desarrollos emergentes en la tecnología de regulación y cumplimiento pueden beneficiar los experimentos de los bancos centrales en el espacio de la moneda digital.”

Bo li describió un CDBC como un ecosistema, y que los datos que produciría serían muy valiosos para terceros.

Cuando se le preguntó cómo podrían utilizarse estos datos transaccionales, Bo Li explicó: “Puedo darle un ejemplo en China, esos datos de transacciones pueden ser utilizados por los proveedores de servicios en la suscripción de créditos”.

La suscripción es el proceso por el que el prestamista decide si un solicitante es solvente y debe recibir un préstamo.

“Esos datos de transacciones en términos de cuántos cafés bebo cada día, dónde compro el café, si uso UBER cada día y qué tipo de horas de trabajo tengo”.

“Esos datos no tradicionales pueden ser muy útiles para que los proveedores de servicios financieros me den una puntuación de crédito y, en base a esa puntuación de crédito, los proveedores de servicios pueden darme una línea de crédito sin ninguna diligencia debida cara a cara”.

Continúa diciendo que esto “creará valor además de las finanzas y esos datos pueden ser muy rentables, y ese es el valor del que hablamos para que sea atractivo para los actores del sector privado unirse a este ecosistema”.

Es como el modelo chino, pero cada país tiene la opción de hacerlo de forma diferente. La privacidad es limitada. El FMI, el Banco Mundial y el BPI también están dirigiendo a muchos bancos centrales en estos nuevos productos.

En cuanto a la privacidad de los datos, Cecilia Skingsley, directora del Centro de Innovación del BPI, explicó:

“Lo que acabamos de escuchar de Bo sobre la calificación crediticia fue un muy buen ejemplo de cómo diferentes países tomarán diferentes caminos hacia un “nuevo mundo” en el que sirven a sus sociedades en el espacio digital”.

“Todos tendremos diferentes preferencias y esta preferencia sobre la privacidad o el anonimato es complicada”.

Y continuó diciendo: “Que vale la pena renunciar a un poco de privacidad para conseguir seguridad”.

Ya lo hemos oído antes, ¿verdad?

Su Majestad la Reina Máxima de los Países Bajos hizo hincapié en el intercambio de datos transaccionales en su discurso de apertura. Dijo: “Un buen diseño de CBDC podría dar a los ciudadanos un mayor control de sus datos transaccionales y su capacidad para compartirlos con un conjunto más amplio de proveedores del sector financiero”.

Recientemente, según el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, los CDBC no serán anónimos y se verificará su identidad, por lo que sus transacciones se harán públicas, supuestamente a estos terceros.

Además de la programabilidad, otra desventaja potencial de tener un CBDC es que, al igual que China, el Occidente global puede cerrar tu cartera digital si protestas o hablas negativamente de las élites globales. Como ocurrió recientemente en China. La respuesta de las autoridades a cualquier desobediencia civil puede ser rápida y amplia.

Los globalistas quieren estructuras de control y dominio centralizadas en las que todo sea rastreado y vigilado en lugar de un sistema descentralizado y privado de dinero e identidad digital.

No están bromeando. Los parámetros que establezcan para la moneda digital CBDC impulsarán nuestros comportamientos a través de la puntuación social, para controlar la sociedad.