https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿La burbuja inmobiliaria es el "elefante en la habitación de los mercados"? Estas son las ciudades con un mayor riesgo.

 Las burbujas inmobiliarias son un fenómeno engañoso. A medida que un mercado cobra fuerza y ​​los precios aumentan, sigue siendo un tema de debate si ese mercado está sobre valuado e inundado de especulación, o si simplemente está experimentando una fuerte demanda. Por supuesto, una vez que estalla una burbuja, todo es obvio en retrospectiva. Una señal común de alerta es cuando los precios se desvinculan de los ingresos y alquileres locales. Además, los desequilibrios en la economía real, como la actividad de construcción y los préstamos excesivos, pueden indicar que se está gestando una burbuja.

En la edición de 2022 del Real Estate Bubble Index, nueve de las ciudades cubiertas se clasificaron con riesgo extremo de burbuja (puntuación de 1,5 o superior).

La ciudad más grande de Canadá se encuentra en la cima de la clasificación. Los precios de la vivienda en Toronto han estado aumentando constantemente durante años y muchos, incluido UBS, creen que la ciudad ahora está firmemente en territorio de burbujas.

Vancouver también se encuentra en una posición similar. Ambas ciudades canadienses tienen una alta calidad de vida y tienen industrias tecnológicas prósperas .

En particular, ninguna de las ciudades de EE.UU. analizadas se encuentra en la categoría de riesgo de burbuja más extrema. La ciudad estadounidense con la puntuación más cercana fue Miami, que se asienta firmemente en un territorio sobrevalorado (rango de 0,5-1,5) con una puntuación de 1,39.

En los últimos años, las bajas tasas de interés ayudaron a separar aún más los precios de las viviendas y los ingresos.

Para las ciudades en la zona de riesgo de burbujas, los precios han subido un promedio del 60% en términos ajustados por inflación durante la última década, mientras que los alquileres y los ingresos reales aumentaron solo un 12%. Y, si bien el COVID-19 hizo mella brevemente en la demanda urbana, los alquileres en las ciudades analizadas aumentaron aproximadamente al mismo ritmo que antes de la pandemia.

Como resultado, todas menos tres de las ciudades experimentaron un crecimiento de precios positivo durante el año pasado desde una perspectiva de precios nominales:

Las ciudades de EE.UU. ocupan varios lugares en la parte superior de este gráfico. Miami, en particular, está experimentando fuertes patrones de migración interna, así como un renovado interés de los inversionistas extranjeros.

Hong Kong experimentó la mayor caída nominal anual de todas las ciudades analizadas. El informe señala que, desde alrededor de 2019, Hong Kong “se ha estancado en términos generales debido a que la falta de asequibilidad, los problemas económicos y las restricciones pandémicas cobraron un precio importante en la demanda”.

Los precios no pueden subir para siempre. Según UBS, en la mayoría de las ciudades con valoraciones altas, las correcciones de precios ya han comenzado o podrían estar a la vuelta de la esquina.



capitalbolsa