https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Presupuesto 2023 se aprobó en Diputados: el oficialismo necesitó de la oposición y cuenta voto a voto en el Senado

 El Frente de Todos le dio media sanción, pero no pudo avanzar con Ganancias para jueces y retenciones. ¿Qué le espera en el Senado?


La Cámara de Diputados aprobó el Presupuesto 2023 tras una extensa sesión en la que el oficialismo necesitó de arranque la ayuda de la oposición. Con apoyo de una parte de Juntos por el Cambio, el Frente de Todos pudo girar el proyecto al Senado, donde en principio tendrá un camino más fácil pero los números igualmente son ajustados.

Con 180 votos a favor, 22 en contra y 49 abstenciones, el cálculo de gastos e ingresos para el próximo fue aprobado en general tras más de 15 horas de sesión, antes de pasar a una extensa votación particular, donde se trataron cada uno de los 142 artículos, varios de los cuales son rechazados por casi todo el arco opositor.

Allí, el oficialismo perdió la votación sobre el artículo que obligaba a todo el Poder Judicial a pagar Impuesto a las Ganancias, uno de los más controversiales, con 116 votos a favor y 134 en contra. Además, se vio obligado a retirar del proyecto el que le daba al Poder Ejecutivo la facultad de manejar las retenciones, ante una posible derrota.

El Frente de Todos se unificó detrás del proyecto a pesar de las diferencias internas pero necesitó de la ayuda de Juntos por el Cambio, que votó dividido: parte de la UCR, el bloque Evolución Radical Encuentro Federal lo hicieron a favor; el PRO se abstuvo y la Coalición Cívica votó en contra. El oficialismo tuvo también el apoyo del Interbloque Federal y Provincias Unidas.

A pesar de haber concedido a la oposición numerosos cambios al proyecto original presentado por el ministro de Economía, Sergio Massa (que estuvo en el palco para la votación) el oficialismo no la tuvo fácil ni siquiera al momento de juntar el quórum para abrir la sesión, que se demoró una hora más de lo previsto.

Lo logró a las 13:44, cuando el tablero marcó las 129 presencias requeridas gracias a los diputados de Evolución Radical y un grupo de la UCR. Esto mostró desde el inicio la dependencia del Frente de Todos para con Juntos por el Cambio, así como la división en la principal bancada opositora. En esa dificultad oficialista, fue notoria la ausencia de Máximo Kirchner.

El oficialismo, en intensas negociaciones para lograr una votación favorable en Diputados.
El oficialismo logró la media sanción al Presupuesto 2023, pero no pudo aprobar los artículos más polémicos 

Finalmente, el cálculo de gastos e ingresos para 2023 que plantea un crecimiento del 2% del PBI; un déficit del 1,9%; una inflación del 60% para fin de año y un dólar a $269 para fin de ese año pasó al Senado. Allí, el oficialismo sufre la ausencia por motivos de salud del jefe del bloque, José Mayans, y tiene 37 votos justos.

¿Qué dice el Presupuesto 2023?

El proyecto de Presupuesto 2023 contempla un gasto total para el año próximo por $29 billones; un crecimiento del 2% del Producto Bruto Interno (PBI); un déficit del 1,9%; una inflación del 60% para fin de año y un dólar a $269 para fin de ese año.

Además, contempla un aumento en las exportaciones de 7,1% y un incremento de las importaciones del 2%, que permite al Ministerio de Economía manejar una pauta de superávit comercial que rondaría los u$s12.300 millones en 2023.

Entre los varios cambios que se le hicieron al proyecto durante el debate en comisión, se destacó la incorporación de una "cláusula gatillo" solicitada por la oposición para que, si llegado el segundo trimestre de 2022 la pauta inflacionaria superara en 10 puntos porcentuales el 60% previsto, el Gobierno deberá enviar una ley complementaria.

El objetivo es que el Poder Ejecutivo no cuente con un exceso de recaudación producto de una inflación más elevada para distribuir discrecionalmente en pleno año electoral. El proyecto complementario le daría al Congreso la posibilidad de decidir a dónde irían esos recursos.

Otra de las modificaciones más importantes a pedido de la oposición fue la deducción en el Impuesto a las Ganancias del 40% de los gastos que tenga una familia en educación privada.

El Frente de Todos negó que el presupuesto sea "de ajuste", pero contempla un recorte en el gasto público

Además, se aumentaron las partidas presupuestarias para políticas alimentarias, de infraestructura educativa y de urbanización de "barrios populares", entre otros ítems, por más de $320.000 millones.

Aprobado en Diputados: ¿qué puede pasar en el Senado?

En el Senado, territorio inexpugnable de la vicepresidenta Cristina Kirchner, el Frente de Todos cuenta con 35 votos propios y necesita en cada sesión el apoyo de aliados para alcanzar al quórum de 37.

Sin embargo, hay dudas sobre el regreso de José Mayans en lo que queda del año tras una dolencia que obligó a internarlo de urgencia en Formosa el último 9 de octubre y trasladarlo a Buenos Aires pocos días después para ser intervenido quirúrgicamente.

Al no contar con el jefe de la bancada, el oficialismo queda con 34 votos y depende por completo del acompañamiento del rionegrino Alberto Weretilneck, la misionera Magdalena Solari y la riojana Clara Vega para tener quórum y alcanzar la mayoría justa.

En la Cámara de Diputados tanto el espacio de Weretilneck como el de Solari acompañaron al Frente de Todos y ese apoyo se repetiría en el Senado para convertir en ley el Presupuesto 2023.

No obstante, la bancada oficialista los necesitará sí o sí junto a Vega y deberá asegurarse de que ninguno de sus senadores esté ausente cuando se discuta el proyecto, lo que lo obligará a calcular al detalle la convocatoria y la realización de la sesión.

Parte de Juntos por el Cambio apoyó el proyecto pero rechazó varios artículos 

De lograrlo, no necesitaría de Juntos por el Cambio como le ocurrió en Diputados, aunque la división de la bancada opositora entre el apoyo y la abstención al Presupuesto 2023 también se replicaría en el Senado.

Principales definiciones del oficialismo y la oposición en Diputados

Tanto el apoyo de buena parte del radicalismo como la abstención del PRO ayudaron al oficialismo a aprobar el proyecto. El razonamiento de la oposición fue que sin Presupuesto 2023 el Gobierno se vería en facultado para administrar los recursos con discrecionalidad, algo que quieren evitar principalmente por tratarse de un año electoral.

Por su parte, Massa necesitaba tener aprobado el Presupuesto 2023 para apuntalar su gestión y enviar al Fondo Monetario Internacional (FMI) una señal de apoyo político interno al ajuste fiscal acordado con ese organismo y contemplado en el proyecto. Por ello impulsó los acuerdos con la oposición para hacer cambios a la iniciativa y asegurar así la media sanción.

En el último tramo de la extensa sesión, el presidente del bloque Evolución Radical, Rodrigo De Loredo, justificó el apoyo de su bancada pero cuestionó la política económica del Gobierno al señalar que "este presupuesto es la más clara expresión del rendimiento ante la realidad", al tiempo que adelantó el rechazo a los artículos sobre retenciones e Impuesto a las Ganancias para el Poder Judicial.

En tanto, el presidente del bloque Frente de Todos, Germán Martínez, reivindicó el proyecto y, en clave electoral, expresó: "Vamos a tratar que este presupuesto sea la hoja de ruta que permita reconstruir una esperanza en el pueblo argentino y que el 10 de diciembre de 2023 otro compañero o compañera de nuestro espacio político siga gobernando los destinos de la patria".

Al inicio del debate, el diputado oficialista Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto, se encargó de la defensa inicial del proyecto y remarcó que "rotundamente no es de ajuste", para contradecir los discursos que, en adelante, expresaría la oposición.

El proyecto pasó al Senado, donde el oficialismo también tiene los números justos

Al respecto, negó que el Presupuesto 2023 tenga un recorte de gastos en educación del 15%, como afirmaron diputados de Juntos por el Cambio horas antes. "Se basan en parcialidades", señaló Heller al tiempo que explicó esos fondos supuestamente recortados son destinados a "infraestructura" escolar.

Por otra parte, Heller destacó que se incorporaron "más de 30 modificaciones" a pedido de la oposición y, en alusión al rechazo del año pasado, agregó: "Solicitamos a los diputados la aprobación de este proyecto de presupuesto. No se puede volver a dejar al país, no al gobierno, sin esa herramienta que es el presupuesto".

A su turno, el diputado del PRO Luciano Laspina, principal referente económico de ese bloque, subrayó que el Presupuesto 2023 representa "un final de ciclo" y agregó: "Recibimos el primer presupuesto del kirchnerismo en 20 años en el cual se ejecuta un recorte del gasto público".

Laspina valoró que el proyecto "reduce el gasto público en 1,2% del PBI" y "se congela la planta de personal del Estado", aunque advirtió que a pesar de ese recorte que el PRO ve con buenos ojos no están de acuerdo "con la naturaleza del gasto".

Además cuestionó el beneficio para Camioneros al remarcar que "este Congreso no puede ser rehén de las corporaciones y mucho menos de las que tienen comportamientos mafiosos".

Por su parte, el radical Víctor Romero, vocero de la UCR en el tema presupuestario, consideró que el Presupuesto 2023 "es mucho más realista que el que se presentó para 2022", pero advirtió que "no define un programa de gobierno, no deja de lado la política de parches ni genera señales fuertes para construir confianza y cambiar el rumbo".



iprofesional