https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La trastienda de la decisión presidencial de mantener a Aníbal Fernández pese al reclamo de Cristina Kirchner

 Alberto Fernández no responsabilizó al ministro de Seguridad por el papel de la custodia de la Vicepresidenta en el atentado y lo sentó a su lado en la reunión de Gabinete del viernes. 

El presidente Alberto Fernández mantendrá a Aníbal Fernández en el cargo de ministro de Seguridad pese a los cuestionamientos y exigencias de desplazamiento que hizo la vicepresidenta Cristina Kirchner, tras el ataque que sufrió frente a su departamento en Recoleta, cuando le apuntaron con un arma en la cabeza y le gatillaron. 

Hay fuertes críticas internas al ministro de Seguridad, como anticipó TN, ya que la custodia de la titular del Senado está a cargo de la Policía Federal que depende de Aníbal Fernández y hubo un grave error de la fuerza que dejó expuesta a Cristina Kirchner.

El Presidente comunicó su respaldo al ministro de Seguridad en resistencia a los embates de la Vicepresidenta. El primer indicio fue el viernes, ya que Alberto Fernández sentó a su lado a Aníbal Fernández en la reunión de Gabinete del viernes convocada de urgencia a partir del ataque a Cristina Kirchner.

El Presidente no solo tuvo este gesto con el ministro de Seguridad en plena tensión interna en el Gobierno, sino que además lo ratificó durante el fin de semana y no lo responsabilizó por el papel de la custodia durante el atentado a la Vicepresidenta.

Cristina Kirchner ideó la embestida del oficialismo contra la oposición, la Justicia y los medios

Tras el ataque a la líder del Frente de Todos, el kirchnerismo salió a coro con fuertes acusaciones contra la oposición, la Justicia y los medios en una embestida que ideó la Vicepresidenta, después del principio de unidad que hubo entre el oficialismo y Juntos por el Cambio que duró poco por la dura estrategia de Cristina Kirchner.

La Vicepresidenta se enteró del atentado recién mientras subía a su departamento, cuando vio las imágenes de la alarmante situación por la que atravesó. A los pocos minutos se comunicó con el Presidente y el gobernador bonaerense Axel Kicillof y les dio instrucciones.

La trastienda de la decisión presidencial de mantener a Aníbal Fernández pese al reclamo de Cristina Kirchner

Tras la comunicación con la Vice, Alberto Fernández se pronunció en cadena nacional, con un discurso en el que criticó lo que llamó “los discursos que promueven el odio” y reclamó “desterrar la violencia y el odio del discurso político y mediático y de la vida en sociedad”.

Kicillof vinculó el ataque a Cristina Kirchner con el pedido del fiscal del juicio de la causa Vialidad Diego Luciani de 12 años de prisión e inhabilitación perpetua a la titular del Senado para ejercer cargos públicos: “No puedo dejar de asociarlo a lo que escuchamos de parte de un exponente del Poder Judicial que también buscaba correrla de la vida política, prohibiéndole la participación como candidata”.

Se profundizarán los ataques a Diego Luciani, ante la preocupación de Cristina Kirchner de evitar una condena

Se prevé una intensificación de los ataques del kirchnerismo a Luciani, frente a la principal preocupación de la Vicepresidenta que es evitar una eventual condena en el juicio por corrupción en la obra pública que empañaría su carrera política.

La líder del Frente de Todos es la principal acusada en el proceso de la causa Vialidad, como jefa de una asociación ilícita que defraudó al Estado al direccionar obra pública al empresario Lázaro Báez por $46 mil millones.

Aníbal Fernández dijo que puso su renuncia a disposición del Presidente tras el ataque a Cristina Kirchner

Aníbal Fernández habló este lunes por primera vez desde que sucedió el ataque a Cristina Kirchner y dijo que puso su renuncia a disposición del Presidente minutos después del atentado: “Soy un caballero y cuando esta cosa sucedió lo primero que le dije al Presidente es que estaba dispuesto, cuando él lo considere”, en declaraciones a la prensa en la entrada del Ministerio de Seguridad.

Marcelo Bonelli