https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Cuándo comenzaron los ruidos de tuberías de los edificios y cómo solucionarlos?

Con las grandes migraciones del campo a la ciudad, las poblaciones urbanas comenzaron a crecer a gran velocidad. A principios del siglo XX, la ciudad de Buenos Aires vio la aparición de los primeros edificios de gran altura. Importantes obras de infraestructura con sistemas de provisión de agua, manejo de desagües y calefacción central. En estos edificios, nunca apareció un problema que se hizo presente en las construcciones a partir de los años ochenta: el ruido de las tuberías. 

¿Que había cambiado en los sistemas de construcción para que aparezcan estos ruidos molestos? ¿Por qué las personas ahora escuchaban a sus vecinos descargar el inodoro o bañarse? El problema se centraba en la aparición de las tuberías plasticas, especialmente las de polipropileno con sistema de unión por O´ring. 

Hasta los años setenta, la construcción de los desagües cloacales se hacía principalmente en hierro fundido, un material de alta densidad y gran espesor. No había forma que el ruido producido por el agua escape por ahí y sea oído por los residentes de los edificios. Sin embargo, los desagües en este material tenían algunos puntos en contra como su gran peso la dificultad y lentitud de su instalación y su costo.

Para fines de la década del 70’ y a principios de los años ochenta aparecen en el mercado las primeras tuberías de PVC no plastificado con unión por junta pegada. Este material es altamente resistente a los esfuerzos mecánicos, pero no tanto al calor, por lo cual debía tener un espesor considerable para poder ser utilizado en las construcciones. Su espesor, junto con la alta densidad del material, hizo que la aparición de sonidos cloacales pasara desapercibida y no fuera advertida como un real problema. 

Con la construcción de edificios más altos, livianos y flexibles, el tipo de unión rígida que tenían las primeras tuberías de PVC debía ser protegida con diferentes elementos para que no aparezcan fisuras, lo que encarecía, dificultaba y alargaba los tiempos de obra. Como solución a este problema, aparece entonces un nuevo material: el polipropileno block. 

El polipropileno Block, también conocido como polipropileno sanitario, es un material sumamente resistente al calor, que puede ablandarse recién a los 170 grados de temperatura, tolerando menores espesores y siendo más liviano que el agua. Su instalación también era más fácil, al adoptarse las uniones con O’ring, donde cada junta pasó a ser una junta de dilatación. Estas dos características, su menor espesor y densidad, fueron el cóctel perfecto para la aparición de los ruidos. 

Con el pasar de los años, estos sistemas se volvieron la norma en las construcciones y el problema de los ruidos se agudizó. Como primera solución, Amanco Wavin introdujo al mercado el sistema Silentium. Lanzado en 2005, este sistema buscó reducir los ruidos en los edificios agregando masa a la composición de las tuberías y tomando además las vibraciones producidas por los anclajes.

A pesar de los avances en las últimas décadas, la solución definitiva para el problema del ruido en los edificios, apareció en 2021, con el lanzamiento de Wavin AS+. Desarrollado por Amanco Wavin, Wavin AS+, es uno de los sistemas mas innovadores  del mercado para lograr la reducción máxima del sonidocombinada con características que facilitan su instalación.

Wavin AS+, es un sistema de tuberías insonorizadas premium para desagües sanitarios y pluviales que disminuye drásticamente el ruido producido en la tubería, por ejemplo, cuando un vecino descarga el inodoro en su baño. Diseñado para satisfacer las necesidades de los ingenieros e instaladores más exigentes, el nuevo Wavin AS+ cuenta con muchas características que facilitan su instalación:  O’ring autolubricado integrado y una espiga con bisel ondulado que reducen un 50% la fuerza de empuje al momento de instalar, guía de rotación angular que permite alinear los accesorios en la dirección correcta y grip de agarre que evita que el accesorio se resbale al momento de la instalación. Sin embargo, su mayor diferencial es una composición de material única y un espesor de pared que ofrece una absorción acústica perfecta.

“Desde Amanco Wavin siempre trabajamos para ofrecer a nuestros clientes los productos más innovadores del mercado. Para desarrollar este producto, además de nuestros más de 30 años de experiencia, dedicamos más de cien mil horas en probar el nivel del ruido en tuberías y exploramos nuevos materiales”, explicó Víctor Guajardo, Gerente General de Amanco Wavin Argentina. “Es por esto que podemos decir con confianza que con el nuevo Wavin AS+ logramos la máxima reducción del ruido y una instalación súper fácil”, finalizó.