https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

POR LA CRISIS ENERGÉTICA EUROPEA El mercado europeo de gas anticipa precios de pánico del LNG para el invierno argentino

 Los futuros del gas en el mercado europeo marcan un precio equivalente a US$ 79 por MMBTU para el segundo trimestre de 2023. Los precios son significativamente más altos que los abonados este año por las importaciones de LNG.

El costo de importar Gas Natural Licuado (LNG, por sus siglas en inglés) podría llegar a ser significativamente más alto el próximo año. Así lo indican los contratos de futuro de gas natural en los mercados de Europa y Asia, con precios que llegan a superar los US$ 70 por MMBTU en los meses de otoño e invierno en Argentina.

Los precios spot del gas en Europa repuntaron fuerte en el último tiempo. En el Dutch TTF, principal hub de comercio de gas natural de Europa, los contratos de entrega a un mes evolucionaron de menos de 100 euros por Mwh a mediados de junio a casi 300 euros en los últimos días. Este miércoles cerraron en 290 euros por Mwh, que equivale a US$ 85 por MMBTU.

Pero lo relevante para Argentina es lo que esta ocurriendo en el mercado de futuros de gas. En el TTF, la diferencia entre los precios en el spot y los contratos de futuro para el segundo trimestre del año próximo se achicó considerablemente en los últimos 15 días. Los futuros para el segundo trimestre de 2023 cerraron este miércoles en 269 Mwh, o US$ 79 por MMBTU. Es apenas seis dólares menos que los precios registrados en el spot.

De mantenerse estos precios en el tiempo, el costo de importar LNG el año próximo será considerablemente mayor que lo visto en 2022. Energía Argentina (Enarsa) pagó en promedio unos 39 dólares por cada MMBTU de LNG importado en mayo. Esa cuenta disminuyó a un promedio de 29 dólares en junio, 25 en julio y 24 en lo que va de agosto.

Problemas de oferta

El encarecimiento de los futuros sugiere que el mercado anticipa más problemas de oferta en el horizonte. “El mercado esta empezando a descontar que la crisis va a extenderse al año que viene, porque la diferencia entre los futuros de nuestro invierno y el spot de ahora para septiembre es de cinco, seis dolares nada más, cuando antes era como 20”, dijo a este medio un importante consultor local.

“Lo que viene pasando en el mercado es que los futuros más largos se acercaron al spot, que siempre fue mucho más alto en esta crisis. Eso indica que evidentemente lo que se compre ahora, que es para inyectar en almacenamiento, esta muy alto porque hay una gran demanda, pero el mercado de futuros financieros esta diciendo que eso no va alcanzar”, agregó la fuente.

Almacenamiento e invierno europeo

En los últimos meses los Estados miembros de la Unión Europea reforzaron sus compras de LNG para cumplir con el requisito europeo de llenado mínimo de los almacenes de gas para octubre próximo. Los datos de almacenamiento son auspiciosos en ese sentido. Los almacenes de gas en la Unión Europea se encuentran llenos en un 77%, según los últimos datos de Gas Infrastructure Europe/AGSI+. En el caso de Alemania llega al 80,65%.

No obstante, los precios en el spot y en los futuros del gas reflejan la fuerte competencia entre Europa y Asia por los cargamentos de LNG. La puja es tal que el Reino Unido compró la semana pasada un buque de LNG desde Australia. Es la primera importación de LNG australiano en Europa desde al menos 2016, según la agencia Bloomberg.

La posibilidad de que Rusia reduzca aún más los envíos de gas a Europa es lo que mantiene inquieto a los mercados. Las exportaciones de gas ruso a Europa cayeron dos tercios en el último año, y el escenario es impredecible. La rusa Gazprom continúa alegando que Alemania no entrega la documentación necesaria para evitar las sanciones y hacer posible el ingreso a Rusia de una turbina para el gasoducto Nord Streamcuyo flujo de gas se redujo a menos del 40% de la capacidad de transporte.

Alemania respondió que la demanda de Rusia es un pretexto y que Moscú está utilizando el gas como arma política. “Ni siquiera tienen las agallas para decir ‘estamos en una guerra económica con ustedes’”, dijo el ministro de Economía alemán, Robert Habeck.

Gazprom anunció el lunes que detendrá el flujo a través de Nord Stream entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre para realizar tareas de mantenimiento a una turbina en una estación compresora. El anuncio hizo saltar el precio spot del gas en un 18%.



econojournal