https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Rusia aclara que no abandonará la Estación Espacial Internacional hasta que funcione la nueva plataforma orbital

 

El nuevo jefe de la agencia espacial rusa (Roscosmos), Yuri Borísov, ha matizado que Rusia no abandonará la Estación Espacial Internacional (EEI) hasta que entre en funcionamiento la futura plataforma orbital rusa. "Esa transición, el fin del trabajo de la EEI y el comienzo de las operaciones de la estación rusa, debe ser, sin ninguna duda, sincronizada", ha indicado Borísov en declaraciones a la televisión pública.

Borísov ha explicado que, cuando afirmó hace unos días que Moscú renunciaría a la EEI en 2024, no quería decir que ese procese se consume obligatoriamente ese mismo año. "Simplemente dijimos que después de 2024 comenzaremos el proceso de salida. Ocurrirá esto a mediados de 2024 o en 2025, todo depende, incluidos el estado y la capacidad operativa de la propia EEI", ha señalado y agregado que ya ha informado de dichos planes al presidente ruso, Vladímir Putin.

También ha destacado que, según los expertos, el proceso se prolongará "hasta dos años". Por eso ha recordado que los especialistas occidentales son conscientes de que, "sin la participación rusa, lo más probable, es que no se pueda seguir".

El nuevo jefe de Roscosmos ha subrayado que el incremento después de 2024 de las averías, accidentes y grietas en la plataforma orbital habitada desde 2000 es inevitable. Aunque ha considerado imposible pronosticar cuándo la vida en la EEI será una amenaza para sus inquilinos. "Hay un concepto conocido como el 'envejecimiento del hierro'. Muchos ingenieros saben de lo que hablo", ha añadido.

El anterior dirigente de Roscosmos, Dmitri Rogozin, aseguró en junio que la reanudación de las negociaciones sobre la prolongación de la vida útil de la plataforma orbital sería posible solo en caso del levantamiento de las sanciones estadounidenses contra el sector espacial ruso por la campaña militar rusa en Ucrania.

A principios de mayo, la agencia espacial rusa y la corporación Energuia, principal fabricante ruso de cohetes y naves espaciales, firmaron un contrato para el diseño de los bocetos de la futura estación orbital rusa (EOR). Según el portal de compras estatales de Rusia, el monto del proyecto asciende a 2.700 millones de rublos (38,9 millones de dólares, 37 millones de euros).

Está previsto que el primer módulo de la nueva estación sea puesto en órbita en 2025 y, conforme al plan maestro, llevaría una década completar la configuración de la EOR. La última estación soviética, la MIR, entró en funcionamiento en 1986, en plena Perestroika, y operó hasta 2000, tras lo que fue deshabitada y hundida al año siguiente en el océano Pacífico.



el español