https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La volatilidad, lo único firme en el ámbito local

 Mercado local


La inestabilidad en el mercado local es lo único que se mantiene firme. Todos los activos financieros locales atraviesan una semana muy volátil desde la renuncia de Guzmán y se ven forzados a cambios bruscos durante la misma rueda.
Por parte de la renta variable, los ADR no dejaron la mejor cara y a pesar de que el mercado referente haya encontrado variaciones positivas, no logró trasladarse por completo a las acciones argentinas en el exterior que presentaron caídas en la mayoría de los casos, a excepción de LOMA, CEPU o TGS que hicieron caso omiso a la falta de certeza que expone el ámbito local.

Por otro lado, el panel líder local sí mostró una extensa lista de retornos positivos en las acciones, a la par de un tipo de cambio nuevamente en aumento que colabora en las posiciones de moneda local. De esta forma, el Merval presenta un resultado positivo y cierra en torno a los 95.000 puntos.

En cuanto a la renta fija, los bonos que ajustan por CER se ubicaron con subas a lo largo de toda la curva con mayor énfasis en los tramos largos, que además de una mayor sensibilidad de su precio, la intención de la demanda fue más fuerte. No obstante, por el momento no disipan toda la incertidumbre que acontece a la deuda local y mantienen tasas elevadas + CER. Por otro lado, esto último también se presenta en los bonos de tasa fija y badlar, que si bien hoy no vieron cambios significativos redondean una TIR del 80% en varios títulos.

En cuanto a los bonos dolarizados, la tendencia de baja sigue firme y extienden las caídas que se profundizaron ante el cambio de titularidad en el Ministerio de Economía. El riesgo que conllevan (potenciados por la incertidumbre cambiaria, fiscal y monetaria actual) siguen siendo para inversores agresivos, aunque que parte del mercado estima estos valores sobre un precio de recuperación del bono ante un evento de impago en el 2024; que hoy se descuenta con posibilidades de más del 95%. En este sentido, vuelven a desplazarse por cotizaciones en mínimos históricos.

Por su parte, el mercado de dólar futuro sigue presentando un volumen importante de transacciones ante las expectativas de una aceleración del dólar oficial —potenciado por una brecha contra el dólar por mercado que se amplía— y al menor atractivo que recae sobre los bonos dólar linked, debido a las inquietudes sobre la deuda en pesos. Si bien la euforia del lunes se aminora y cede levemente, las tasas implícitas de los futuros rondan el 90%.

Para finalizar, los dólares por mercado siguen presionando al alza, a pesar de la intención de calmar el tipo de cambio por ciertas manos, hoy concluyen con un nuevo ascenso hacia $168 el MEP y $280 el CCL; 1,5% y 1,2% respectivamente.

Mercado internacional

Hasta casi la última hora, Wall Street se mantuvo en terreno negativo con un desempeño medianamente lineal y de desgaste entre los principales índices. Tampoco mostraba grandes sobresaltos y, en referencia a días anteriores, no daba la impresión de que pueda haber cambios bruscos de minutos, aunque en algunos aspectos (como las tasas) mostró la contracara a la rueda anterior. No obstante, la última hora mostró una demanda que llevó a posicionar al Nasdaq, S&P500 y Dow Jones a terreno positivo, nuevamente con las techs a la cabeza.

En este marco, antes de la última hora, los sectores más estables y de resguardo ante un contexto recesivo eran de los muy pocos que se mantenían en cifras neutras, como lo son el de salud, consumo básico o servicios públicos. También lo hacía el tecnológico, apenas a favor, que se destacó al tener la implicancia adversa de la tasa nominal a 30 años pegando un notorio salto, después de que ayer se hubiera visto lo contrario.

Un sector aparte sigue siendo el energético, que volvió a verse en baja en vinculación al petróleo, que ante los descensos de hoy llegó a cortar los 100 dólares tanto en el WTI y Brent. Asimismo, muchos otros commodities acompañan la misma dinámica, lo que de mantenerse así podría ser bien recibido para que ceda la presión inflacionaria global.

En referencia a las tasas de EE. UU., todo el tramo de la curva mostró un movimiento contrario a la de ayer, con ascensos marcados desde la más corta a la más extensa, aunque, por el momento, el rango entre los 2 años y 10 años no volvió a cruzar el 3%, como sí lo hace la de 30 años apenas por encima de dicho 3%.

Por otra parte, el oro vuelve a someterse a una caída destacada de más del 1,50% hacia valores cercanos a US$ 1.735, a contraposición de un dólar que se aprecia ante otras monedas de primera línea y se mantiene firme ante varios instrumentos financieros como el mencionado oro. Asimismo, la moneda de EE. UU. a pesar de someterse a una elevada inflación y devaluarse al igual que otras monedas, sigue mostrando una fortaleza global y predilección ante una canasta de las principales divisas.





Javier Rava

Director


RAVA