https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El mercado local continúa perturbado

 Mercado local


Luego de la renuncia de Martín Guzmán, la presencia del mercado referente de EE. UU. y un lunes negro para los distintos tipos de cambio financieros, hoy la volatilidad y la presión para el mercado local se mantuvo presente durante la mayor parte de la rueda. El MEP y CCL tocaron máximos históricos y de forma brusca retrocedieron un 2,8% y 2,5% respectivamente durante el mismo día. En este contexto, los inversores aún no encuentran precios estables y la desconfianza se acentúa cada vez más.

En esta línea, los bonos soberanos en dólares en EE. UU. abrieron un 9% negativo y en la plaza local bajaron fuertemente tanto su cotización en dólares hasta llegar a un negativo de 3,5% para el AL30D. De esta manera, el riesgo país también fue protagonista tras escalar 252 puntos, hacia los 2.596 puntos básicos. Este indicador alcanzó máximos desde la reestructuración de la deuda en 2020.

El escenario para la nueva Ministra de Economía es bastante complejo, debido a que deberá enfrentar una inflación anual posiblemente mayor al 70%, un elevado déficit fiscal y un estancamiento en la economía sin perder el diálogo con el Fondo Monetario Internacional. Asimismo, anticipó que “seguramente habrá algunas modificaciones” en las próximas revisiones del acuerdo con el FMI. Posiblemente, hoy se mantuvo la fuerte volatilidad del dólar debido a estas declaraciones, teniendo en cuenta que no es la mejor candidata considerada por el mercado. Por su parte, la reunión prevista para mañana entre la Argentina y el Club de París fue postergada, el objetivo principal de la misma era renegociar la deuda de los US$ 2.400 millones que el país tiene con este.

En contraposición al mercado internacional, las acciones argentinas en pesos se mantuvieron en el terreno positivo, siendo las más atractivas por su rendimiento BMA y CEPU, ambas subieron un 10% , acomodándose luego del lunes feriado en EE. UU. luego de que ayer no hayan tenido precios de referencia de los principales ADR.

De esta manera, la rueda finalizó con un dólar MEP que se mide con el bono GD30 a $265 y un CCL en torno a $274.

Mercado internacional

Con apertura negativa para todos los sectores del mercado exterior, cerca del mediodía se dieron vuelta las acciones tecnológicas, ya que la mirada de los inversores se posicionó más agresivamente en dicho sector; este escenario —tras el feriado de ayer— pudo deberse a la baja de los rendimientos de las tasas del Tesoro.

En este marco, entre los principales índices, el ETF que prioriza al sector tecnológico, QQQ, obtuvo una jornada favorable y cerró 1,79% positivo, el SPY 0,19% y el DIA 0,36% negativo. Y en este contexto, los inversores esperan con cautela los datos económicos y los informes de empleo que se publicarán el viernes. Todo esto sucede a pesar de que algunos analistas prevén una fuerte recesión en EE. UU. y las presiones inflacionarias persisten.

En cuanto al sector petrolero, el salto del dólar a máximos de dos décadas también provocó una mayor venta de este activo haciéndolo bajar más de 10 dólares el barril. El índice de referencia del crudo de EE. UU., WTI, había finalizado junio por debajo del 7% negativo, y el principal ETF bursátil de futuros de petróleo, USO, cerró una jornada pesimista en 8,41% negativo, posiblemente incentivado por los temores cada vez mayores de una recesión a escala mundial, lo que llevaría a una menor demanda y, en consecuencia, una mayor acumulación de stock de barriles.

Por otra parte, el euro perdió 10% contra el dólar este año, y cada vez se ve más vulnerable debido a los temores de las subas de las tasas de los bancos centrales europeos y la exposición al gas ruso, llevándolo a tocar mínimos de 7 años. En continuación con el continente europeo, salió a la luz que los tres cuerpos institucionales de la Unión Europea, el Parlamento, la Comisión y el Consejo llegaron a un acuerdo para promover la regulación del mercado de las criptodivisas con la idea de desarrollar la actividad económica y alcanzar el máximo potencial.




Cecilia Mangione

Ejecutiva de cuentas

RAVA