https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Subidas de los tipos y de las materias primas: los datos por países en Latinoamérica

 El reciente incremento del precio del dinero por parte de la Fed afecta el contexto económico latinoamericano acelerando la salida de capitales hacia EE. UU., buscando mayores rentabilidades y también elevando el precio de las importaciones (1). Además, la subida de tipos no sólo ha sido llevada a cabo por EE. UU, sino que también algunos países como México, mediante Banxico, o el Banco de México, ha seguido la tendencia subiendo en medio punto el tipo de interés el pasado 24 de marzo.

En parte, esto se debe a la subida de precios del petróleo, que, si bien a priori puede reportar una mejora en los sistemas públicos de recaudación, a medio y largo plazo provocarán una tirantez creciente en diversos entornos del sector productivo y social, por lo que numerosos gobiernos tendrán que llevar a cabo planes de esfuerzo fiscal en subvenciones.

Las primeras previsiones apuntan a que la región crecerá menos de lo previsto a causa del conflicto en Ucrania: la Conferencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) bajó en tres décimas (del 2,6% al 2,3%) sus perspectivas para la región respecto a las de hace seis meses por los efectos de la guerra sobre la economía global.

Brasil, como uno de los principales exportadores de productos agrícolas de la región, (principalmente soja) puede ser uno de los países a los que la crisis ayude económicamente (2). Además, es interesante conocer que el país lusoparlante poseerá en un lustro una mayor capacidad de producción de petróleo y se espera que en 2026 su producción llegue a 4 millones de barriles diarios.

Con respecto a Chile, la situación parece tener tintes parecidos a la coyuntura brasileña. Chile es un importante productor de litio, además de producir grandes cantidades de cobre. Todo parece asegurar que los beneficios por el comercio de estos productos crecerán pero, teniendo en cuenta la situación general de inflación en torno a elementos tan relevantes como la energía, el resultado final es difícil de prever.

En una situación parecida a la chilena se encuentra Argentina, atendiendo a su rol como productor de litio y al riesgo derivado de las vicisitudes internacionales, si bien es cierto que ambos factores le afectarían en un grado menor: el país exporta menos cantidad de este material y se encuentra en una posición menos riesgosa que Chile, concretamente, Buenos Aires cuenta con un valor 43 de riesgo, siguiendo el índice ya citado. Otro país de la región relevante como exportador de litio es Bolivia.



capitalbolsa