https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La recesión que viene (¿O ya está aquí?)

 Por segundo día consecutivo, los mercados bursátiles mundiales cayeron al igual que los rendimientos de los bonos. Esto es debido al creciente temor de los mercados de que los responsables de la política monetaria lleven sus economías a la recesión para combatir e intentar frenar la inflación.

Así, para Laurent Denize, Director de Inversiones ODDO BHF AM, aunque, “de momento”, todavía no hay consenso sobre que la economía vaya a sufrir una recesión global, “Europa ya está estancada y bordeará la recesión en los próximos trimestres”.

Esto se debe, según Denize, a que “el aumento de los costes de producción y las probables subidas salariales demuestran que la reducción de los márgenes ya está en marcha. Por ahora, las empresas exportadoras, muy presentes en los índices, se han beneficiado de un efecto cambiario favorable que ha limitado el impacto y ha provocado pocos comentarios negativos de los directivos. Pero son los árboles que no dejan ver el bosque y es posible que el euro se revalorice si los tipos monetarios vuelven a ser positivos”.

Signos preocupantes de inflación

Además de las más que posibles subidas de los tipos de interés de los principales bancos centrales (BCE, Fed y BoE) en diferentes velocidades en los próximos meses, durante los últimos días también hemos visto signos que indican que la inflación está desbordada y que hay que luchar más consistentemente contra ella.

Así, según un informe firmado por Michael Stamos, director de I+D Global, Multiactivos y Nicolas Hengstebeck, director global de especialistas de producto, de Multiactivos de Allianz Global Investors: 

"Nos enfrentamos a presiones inflacionarias que no habíamos observado en 40 años. Previsiblemente, en los últimos meses, los activos reales, como las materias primas, han generado buenos rendimientos. Sin embargo, también lo han hecho las estrategias basadas en la tendencia el momentum en distintos activos. Por el contrario, los valores de renta variable (y no solo los bonos) han generado pérdidas".

Así, ayer vimos como la confianza de los consumidores estadounidenses en junio cayó a su nivel más bajo de los últimos 16 meses. Estas cifras desencadenaron caídas en Wall Street. En concreto S&P 500 cayó un 2% y Nasdaq un 3%.

Y no sólo hubo caídas en EE.UU. El índice asiático sin Japón cayó también un 1,4%.

Además, algo preocupante también es que los rendimientos de los bonos alemanes y de EE.UU. a 10 años cayeron 5/6 puntos básicos.

Ganadores del nerviosismo de los mercados

A todos estos factores hay que añadir que los temores a la inflación se han visto avivados por 3 días consecutivos de subidas del precio del petróleo: en estos momentos el crudo Brent cotiza a 112 euros.

Además del petróleo, otro de los activos beneficiados por el nerviosismo de los mercados es el dólar, que en los últimos días ha alcanzado el máximo de la última semana frente al resto de divisas principales. De hecho, los Futuros Índice dólar cotizan en una cifra superior a los 104, cerca de los máximos de los últimos 5 años.



investing