https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Hungría mantiene su bloqueo al embargo de la UE al petróleo ruso

 

Los líderes europeos plantean un final escalonado de las importaciones de crudo ruso para no demorar más la aprobación de la sexta ronda de sanciones contra el Kremlin y sus aliados


Hungría sigue sin dar su visto bueno al plan europeo para decretar un embargo --parcial y escalonado, pero embargo al fin y al cabo-- al petróleo ruso. "No es una buena propuesta", "no hay acuerdo en absoluto", ha asegurado a su llegada al Consejo Europeo su primer ministro, Viktor Orbán, sobre la alternativa debatida en las últimas horas por los embajadores de los Veintisiete de renunciar a la propuesta inicial de decretar un embargo total del petróleo ruso y dejar fuera, de momento, al  oleoducto Druzhba, la tubería que nutre a varios países centroeuropeos sin salida al mar y altamente dependientes de Moscú en este sector. La ambición, sin embargo, es sacar adelante el plan desde el punto de vista político en esta cumbre. 

"La propuesta lleva muchas semanas sobre la mesa, debemos tomar una decisión, este es el momento", ha urgido Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo, que confía en que de la cumbre que hoy comienza en Bruselas salga un compromiso político para dar luz verde a la sexta ronda de sanciones contra Rusia en respuesta a la guerra de Ucrania. También Josep Borrell, alto representante de la Política Exterior de la UE, se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo político en las próximas horas. Puesto que el acuerdo sobre las sanciones exige unanimidad, es hora de ser "pragmáticos", "debemos dejar de financiar la maquinaria de guerra rusa", ha reclamado Borrell.

El nuevo paquete de medidas, anunciado por Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión europea, hace casi un mes dando a entender que el acuerdo era inminente, excluiría al mayor banco ruso, Sberbank, de la plataforma de pagos Swift y ampliaría una vez más la relación de personas a las que se les vetará el acceso al territorio de la UE y cuyos bienes en el territorio comunitario será congelados. "Antes o después habrá un acuerdo", ha asegurado el canciller alemán, Olaf Scholz. 

¿Es Hungría una marioneta de Rusia? "Eso son 'fake news', responde Orbán

Incluso con la exclusión, en una primera fase pero sin fecha de caducidad clara, del oleoducto de Druzhba, el embargo europeo se mantendría para todo el crudo y petróleo rusos que llega a la Unión Europea por vía marítima, es decir, dos tercios del total. Y con el compromiso de los Gobiernos de Alemania y Polonia de poner fin a la compra de crudo y petróleo procedente de Rusia a finales de este mismo año, la medida cubriría al 93% del consumo total anual del bloque comunitario, recalcan fuentes comunitarias. Los líderes europeos tratarán hoy de alcanzar un compromiso político sobre este punto y dar así luz verde en los próximos días a la legislación. 

Aunque la unidad ha sido la nota predominante desde que estalló el conflicto, cada paquete de sanciones ha sido más difícil y laborioso de aprobar que el anterior.  Todos los ojos están puestos hoy en Orbán pero detrás del mandatario magiar se ocultan otros, como los Gobiernos de República Checa y Eslovaquia, que también miran con recelo el alcance de la nueva ronda de sanciones europeas contra Moscú. ¿Está actuando Hungría como una marioneta de Moscú?, ha preguntado la prensa internacional a Orbán. "Eso son fake news", ha insistido el líder húngaro en su primera visita a Bruselas desde su reelección. 

Hungría exige no sólo más dinero del que propone la Comisión Europea para colaborar financieramente en la construcción de vías alternativas de aprovisionamiento energético sino también "garantías" de que podrá comprar petróleo ruso por otras vías en caso de que "ocurriera algo" con el oleoducto de Druzhba. Con todo, Orbán asegura "respaldar" el nuevo paquete de sanciones. La preocupación sobre el impacto de la medida es compartida, más allá de las distorsiones que pueda producir el embargo parcial en el mercado interior. La Unión debe comprometerse también a tomar medidas para asegurarse de que las sanciones "hacen daño a Rusia, no a nuestros ciudadanos", ha reclamado el primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo. 

"El Consejo Europeo está comprometido a intensificar la presión sobre Rusia y Bielorrusia para boicotear la guerra contra Ucrania", afirma el último borrador de conclusiones de la cumbre, que prevé anunciar un acuerdo para dar hasta 9.000 millones de euros a Ucrania para financiar sus gastos corrientes y la puesta en marcha de una plataforma internacional para trabajar en la reconstrucción del país. Nada dice el documento sobre si Kyiv debería o no buscar un alto el fuego con Moscú, una posibilidad sobre la que los líderes europeos se muestran también divididos. 



la vanguardia