https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿Es momento de ser codicioso?

 

El arranque de este año ha sido uno de los peores de la historia para los mercados. Incluso si vemos la cantidad de semanas consecutivas de baja, ya llevamos 7 semanas seguidas, lo cual es una de las mayores rachas negativas de la historia.

Estas situaciones hacen que uno se cuestione como inversor y pierda la confianza en sus decisiones. Es como como cuando un equipo de fútbol viene perdiendo y no logra buenos resultados. Llega un punto que los jugadores salen a la cancha sintiéndose derrotados y esto se convierte en una profecía autocumplida.

Pero… ¿se ha comportado así la bolsa?

El siguiente gráfico compartido por Charlie Bilello muestra las peores rachas de semanas consecutivas de bajas del S&P 500 y qué pasó con los rendimientos posteriores en distintos períodos de tiempo:

No hay texto alternativo para esta imagen

El campeón de las remontadas

En el gráfico anterior podemos ver que el S&P500 se puede considerar el campeón de las remontadas. Al cumplir un año de este tan mal comienzo, en más del 73% de los casos el retorno obtenido por el inversor es positivo. Y si lo vemos a los 3 y 10 años, ya son 87% los casos en que quien se animó a invertir en ese mal momento ganó dinero. Sin duda, un equipo por el que vale la pena apostar. Y el momento de hacerlo, como dice Warren Buffett, es cuando los demás son temerosos.

Un caso famoso de aplicar esta enseñanza es el John Templeton, que salió a comprar acciones baratas el día que comenzó la Segunda Guerra Mundial. Él consiguió ver que se trataba de una oportunidad única y que eventualmente el mercado iba a retomar su sendero alcista. Claramente tuvo razón y continuó un exitoso camino como inversor de valor, fundador de reconocidos fondos de inversión. 

¿A dónde podrían estar las oportunidades hoy?

El método que usó Templeton para identificar qué acciones estaban baratas fue muy simple. Compró todo lo que cotizaba a menos de USD 1. Hoy no podemos hacer eso porque el precio nominal de una acción no te dice nada acerca de su valuación. Pero sigue vigente la idea de encontrar acciones de excelentes negocios a buenos precios. ¿Cuál sería una de las formas de hacerlo?

Algo que se suele usar en el mundo de las inversiones es el indicador Precio/Ganancias o Price/Earnings (P/E) en inglés. Este indicador divide el precio de la acción por las ganancias. Es decir, si la empresa cotiza a USD 10 y su ganancia por acción es USD 1, se dice que el P/E es de 10.

Te preguntarás cuál es la importancia de este dato. Bueno, en el largo plazo los precios de las acciones tienen que seguir a las ganancias de las empresas. Si bien puede haber empresas que tengan un precio muy alto en relación con lo que ganan (o directamente tengan pérdidas), en algún momento esto se tiene que revertir. Las empresas para crecer tienen que crear valor para sus accionistas y la mejor forma es con negocios rentables.

Si el P/E de una acción bajó, significa que está más barata en relación con las ganancias que obtiene. Abajo te comparto algunas acciones cuyos P/E han bajado en el último tiempo:

No hay texto alternativo para esta imagen

Se destacan acciones como Mercado Libre y Tesla, que han tenido un gran descenso en la relación de precio con sus ganancias. A priori, estarían más baratas que antes.

Por supuesto que esto se trata de un primer indicio para luego analizar mejor cada acción con otros indicadores y de acuerdo con tu perfil de riesgo y horizonte de inversión. 

Nunca debés comprar una acción basándote sólo en un indicador o recomendación porque toda inversión conlleva un riesgo y un instrumento que puede ser bueno para un inversor puede no ser adecuado para otro. No hay recetas mágicas en la búsqueda de buenas oportunidades, pero saber aprovecharlas en el momento indicado puede hacer la diferencia en tu patrimonio.

Matías Daghero

Presidente de Closing Bell Advisors

Agente Asesor Global de Inversión CNV Matrícula 1.117