https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El idilio entre la Fed y los inversores ha finalizado. ¿Provocará este desamor un fuerte mercado bajista?

 Rebote de las bolsas europeas, y de lo que llevamos en Wall Street, tras el desplome de los mercados de valores de los últimos días. "Parece haber compras de oportunidad, aunque se han ido desinflando según avanzaba la sesión", nos comentaba un operadora de la Bolsa de Madrid a media tarde. ¿Pero a qué se deben estos fuertes movimientos en uno y otro sentido? Veamos:

Juan Carlos Ureta, presidente ejecutivo de Renta 4 Banco, expone en un interesante artículo por qué, a su juicio, el idilio entre los inversores y la Reserva Federal de EE.UU. ha finalizado. Veamos los puntos más interesantes de ese artículo:

La sesión del pasado jueves pudo ser el principio del fin del idilio que hasta ahora venían teniendo las Bolsas americanas con la agresiva normalización monetaria propuesta por la Fed.

Tras una primera reacción complaciente en la sesión del miércoles, en la que el Nasdaq subió un 3,2%, el S&P un 3% y el Dow Jones un 2,8% después de que Jerome Powell anunciase un alza de tipos de medio punto porcentual, los inversores han empezado a mostrar, con las fuertes caídas del jueves y del viernes, que no ven del todo claro que una subida agresiva de los tipos de interés y una retirada de la liquidez de los mercados, por suave y gradual que sea, no vayan a terminar en una fuerte recesión.

Las Bolsas ponen así en cuestión la imagen de un "aterrizaje suave" y parecen creer más al Banco de Inglaterra, que el jueves pasado, al mismo tiempo que subía los tipos por cuarta vez consecutiva por primera vez en treinta y cuatro años, advertía que la economía inglesa está en riesgo severo de recesión. Fue precisamente el jueves tras el comunicado del Banco de Inglaterra cuando las Bolsas europeas, que habían iniciado la sesión subiendo, empezaron a bajar anticipando el desplome que luego, más tarde en la sesión, sufriría Wall Street.

Los inversores están poniendo en cuestión el escenario de un aterrizaje suave.

Los inversores empiezan así a asimilar que los problemas de la economía van más allá de la inflación y también más allá de la guerra de Ucrania. Son problemas propios de una economía post Covid en profunda transformación, que debe al mismo tiempo desactivar los excesos monetarios producidos por una larga época de expansión cuantitativa (QE) de los Bancos Centrales, que alcanzó su manifestación más extrema tras la pandemia, y absorber los desajustes entre oferta y demanda que están afectando al crecimiento global.

La desaceleración de la economía china, aunque tiene causas propias como los confinamientos de Shanghái o la política del Gobierno frente a las tecnológicas, muestra esos desajustes globales y esto es muy importante porque China durante muchos años ha contribuido en más de un tercio al crecimiento del PIB global.

Si miramos a la zona euro, a los problemas que de por sí crea la normalización monetaria, hay que añadir los derivados de la compleja arquitectura del euro. Las tensiones en el mercado de deuda y la ampliación de las primas de riesgo, con la española superando ya los cien puntos básicos y la italiana superando los doscientos puntos básicos, preocupan al BCE, que se ve obligado a seguir a la Fed, pero a la vez es muy consciente de que ni la economía europea está como la americana ni la Fed tiene que soportar sobre sus hombros la difícil tarea de mantener alineadas las primas de riesgo.

Tal vez por eso las caídas de las Bolsas europeas han sido muy superiores a las de las americanas, tras un mes de abril en el que habían caído menos que las americanas.

La gran pregunta sigue siendo la misma, a saber, si estamos ante el inicio de un fuerte mercado bajista en las Bolsas provocado por una economía que camina hacia la estanflación (estancamiento económico más inflación) o si por el contrario lo que estamos viendo es una corrección de los excesos del 2021, una corrección que es necesaria y saludable, y que nos ofrece una buena oportunidad de invertir en buenas compañías a precios razonables.

Más suben Ibex 35
Banco Sabadell0,72€0,045,67%
Grifols-A18,21€0,875,01%
BBVA4,74€0,163,56%
Bankinter5,34€0,173,37%
Banco Santander2,68€0,083,12%
Más bajan Ibex 35
Melia Hotels6,96€-0,72-9,32%
Almirall10,06€-0,19-1,85%
IAG1,49€-0,01-0,83%
Endesa19,22€-0,08-0,39%
Repsol13,52€-0,05-0,37%

Nos inclinamos en principio por esta segunda lectura, por dos razones. En primer lugar, pensamos que la Fed, como decíamos en nuestro comentario anterior, va a actuar bajo el método de "prueba y error", y aunque esté lanzando un discurso "duro" si al final tiene que optar entre recesión o inflación, preferirá la inflación. Por eso hablamos de una normalización monetaria "limitada". En segundo lugar, en nuestra opinión el proceso de innovación disruptiva en todos los sectores de la economía ha llegado para quedarse y el resultado de dicho proceso a medio plazo va a ser una economía más grande y de mejor calidad.

Sin embargo, en el corto plazo pensamos que los ajustes van a seguir porque la subida de tipos y la retirada de liquidez que ha iniciado la Fed inevitablemente van a corregir las valoraciones de muchos activos desde los niveles exagerados que habían alcanzado en el 2021. Algunos análisis como el publicado recientemente por Bank of America basándose en las estadísticas de los últimos ciento cuarenta años, apuntan a que esa corrección podría llevar al S&P a niveles de 3.000, lo que supondría una caída de más del 25% desde los niveles actuales.

La buena noticia es que en algunos activos esa corrección ya ha alcanzado niveles de suelo y debería pararse en breve, pero todo depende de la Fed. Baste recordar que en el Nasdaq la mitad de los valores están un 50% por debajo de sus máximos de 52 semanas y un 77% del índice está en mercado bajista, es decir, con un descenso superior al 20% desde sus máximos. Tal vez por ello Warren Buffet dejó claro el pasado fin de semana en la Junta de accionistas de Berkshire Hathaway en Omaha que está aprovechando las caídas para lanzarse a comprar Bolsa. Recordemos que el Nasdaq cerró el viernes un 25% por debajo de su récord del pasado noviembre y el S&P ha perdido el 14% desde su récord histórico que marcó el primer día de negociación de este año, el 3 de enero de 2022.



capitalbolsa