https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cambios en el gabinete y actualización de presupuesto

 Con el objetivo de «anclar expectativas», el Gobierno reacomodó el gabinete económico, con el traspaso de la Secretaría de Comercio a la órbita del Ministerio de Economía, y actualizará en las próximas semanas el Presupuesto vigente con las nuevas proyecciones de inflación, gasto en subsidios y saldo comercial, entre otros ítems, en vistas del nuevo contexto internacional por la guerra en Ucrania. Así lo indicaron altas fuentes del Gobierno, las que también anticiparon que luego de concluidas esas definiciones habrá un nuevo piso para el pago del Impuesto a las Ganancias. Entre economistas destacan que se busca ponerle un freno a la inercia inflacionaria, aunque los cambios son marginales frente a un programa sin anclas de política y que tendrá continuidad.

Un cambio marginal

Para el director de Analytica, Claudio Caprarulo, el traspaso de Comercio Interior «es un cambio marginal porque la política sigue siendo la misma».
«Si querés cambiar las expectativas, primero tenés que mostrar cómo vas a cumplir con el programa económico en un contexto muy difícil para Argentina. Hoy esa pregunta no tiene respuestas», advirtió.

«Vemos que dentro del Gobierno hay mucha incertidumbre, con temas como las retenciones o que se presentan proyectos de ley que incrementan el gasto cuando tenés una meta de reducción del déficit. Hay que bajar el gasto y acumular reservas, pero todavía no tuviste el pico de demanda energética del invierno», señaló Caprarulo, quien estimó una inflación del 70% para todo 2022.

En el equipo económico consideran que comenzó una nueva etapa de la gestión, la cual estará centrada en frenar la suba de precios y dotar al país de recursos necesarios para aprovechar la demanda energética global. «Vemos que la inflación se reduce, tenemos casi todas las paritarias ya cerradas, la actualización tarifaria en marcha y un programa económico que avanza firmemente.

Ahora es cuestión de sentarse a discutir y anclar las expectativas», sostuvo un alto funcionario del Gobierno a BAE Negocios.

La herramienta que buscará utilizar el Ministerio de Economía para convencer a los agentes económicos será el nuevo Presupuesto, que deberá ser publicado antes de que finalice junio. Originalmente, el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) preveía que la hoja de ruta fuera actualizada antes del 15 de abril, pero la invasión rusa generó un cimbronazo mundial que tiró por tierra cualquier proyección vigente hasta el 24 de febrero.

Reducción del déficit

Tanto en el Gobierno como en el organismo hay una coincidencia importante: las metas de reducción del déficit, de acumulación de reservas y de asistencia al Tesoro «no se tocan». Sin embargo, luego de terminada la primera revisión trimestral del programa de facilidades extendidas de este mes, ambas partes tuvieron más tiempo para «recalibrar» las principales proyecciones del 2022. Por caso, la inflación pautada para este año era de entre 38% y 48%, mientras que algunas consultoras esperan que sea 70%, por encima de la pauta oficial «optimista» cercana al 60%.

Vale recordar que, tras el rechazo en diciembre que tuvo el Presupuesto 2022 que envió Martín Guzmán a la Cámara baja, el Ejecutivo tuvo que prorrogar el de 2021. «Tenemos que renovarlo antes de mitad de año porque si no lo hacemos veríamos restricciones y también porque con eso vamos a tener un nuevo panorama de lo que sucederá con Argentina en un nuevo contexto mundial», explicaron.
Aquel proyecto preveía una variación del IPC del 45%.

La búsqueda desde Economía está enfocada en calmar las, por ahora, altas expectativas inflacionarias

El pase de Feletti a Economía y el nuevo Presupuesto no modifican la dirección

El Presupuesto 2021 quedó desfasado en materia de proyección de la dinámica inflacionaria

Las modificaciones claves que se vienen. Piso de Ganancias y acceso a divisas de energéticas

Con la nueva hoja de ruta y el cierre anticipado de paritarias que promovió el Gobierno como estrategia para que «los salarios le ganen a la inflación», también habrá un nuevo tope para los trabajadores que pagan el Impuesto a las Ganancias.

«Publicaremos un decreto entre julio y agosto, a más tardar», dijeron desde el Gobierno.

Dos viernes atrás, Sergió Massa envió una carta a Martín Guzmán pidiéndole que revisara el mínimo no imponible, que actualmente se ubica en $225.937, ya que muchos de los trabajadores que habían quedado exentos con la última modificación volverían a tributar debido a las actualizaciones salariales. Según estimaciones de los equipos técnicos de Diputados, el valor adecuado debería ser de $265.000.

Por otro lado, el Ministerio de Economía también espera publicar un decreto durante esta semana para flexibilizar las regulaciones de capital en el sector energético. Este viernes y sábado se realizaron reuniones entre funcionarios, empresarios y autoridades provinciales para avanzar con los detalles. Esta es una de las promesas que Guzmán viene realizando desde marzo.

Fuente: BAE