https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Veranito cambiario, cae el blue y el BCRA toma un respiro

 Los objetivos fiscales, monetarios y de reservas para el primer trimestre están bien encaminados para cerrar con visto buena la primera revisión. En ese contexto, el dólar blue cayó con fuerza y, frente a un crawling peg más acelerado, la brecha cambiaria llegó a niveles mínimos. El futuro será trimestre a trimestre pero el BCRA se toma un respiro

Las metas que revisará el FMI en mayo están prácticamente cumplidas y eso dio un respiro al BCRA: hay veranito cambiario. El dólar blue siguió bajando y cerró en $196 en la jornada del martes. La brecha cambiaria, luego de los picos de 110% a principios de año, cerró por debajo del 70%. El BCRA terminó marzo y arrancó abril comprando algunas reservas. La tormenta en torno a una posible devaluación se calmó y el acuerdo con el FMI fue clave en ese sentido.

El analista financiero Christian Buteler señaló al respecto: “Caen los dólares alternativos. Y mucho si lo vemos en términos reales. También bajaron las brechas. No fue por más cepo, ni más impuestos, ni más regulaciones, fue porque dejaron de emitir pesos. También ayudó el acuerdo con el FMI y la suba de tasas”. El investigador de Fundus, Hernán Herrera, señaló: “El dólar blue en $196 pesos, ayer crecieron las reservas USD50 millones, cayó el riesgo país a 1.700 puntos. Suma a que haya más gobernabilidad y eso es clave”.

Desde Equilibra se refirieron a la posibilidad de que esta pax cambiaria continúe o se vea sacudida. Destacaron por un lado que las cotizaciones récord de los paralelos ocurrió por el sobrante de pesos que generó diciembre, frente a la típica baja de la demanda de moneda local de principios de año; por otro lado que ya no parece haber tal excedente de liquidez; y por último que quedan pocos vencimientos de deuda de extranjeros en moneda blanda.

YPF aseguró que aumentará el abastecimiento de gasoil para abril y mayo

Y reseñaron: “El acuerdo con el FMI contribuyó a desinflar las cotizaciones financieras, pero las dudas que vayan surgiendo en cuanto a las posibilidades de cumplimiento seguramente volverán a sumar presión”.

En ese sentido, un informe de PxQ señaló que al menos las metas referidas a la primera revisión del Fondo están casi cumplidas: “El déficit primario no debe superar los $222.300 millones. A febrero acumula $92.982 millones, es decir que debería ser superior a $129.000 millones en marzo para incumplir. En cuanto a financiamiento monetario, se acumulan envíos por $122.000 millones, por debajo de la meta de $236.800 millones. Las reservas internacionales netas deben crecer USD1.200 millones versus diciembre en el primer trimestre. Cayeron USD2.400 millones pero si se contemplan los USD4.400 millones que ingresaron del FMI se supera el objetivo. Es decir que en mayo se cumplirían las metas y se recibiría el desembolso correspondiente”.

Desde Iaraf destacaron que en el primer trimestre los ingresos tributarios crecieron 4,5% real interanual, lo que permite proyectar un crecimiento de 5% en 2022, es decir un 0,4% del PBI. En ese sentido afirmaron: “Con el aumento de 0,4% previsto, y aún sin recurrir a modificaciones en el gasto primario se lograría cumplir el 80% de la meta fiscal con el FMI, que es una baja de 0,5% en el rojo primario”.z

Multa millonaria a molineras por el aumento de la harina

Desde PxQ remarcaron que el FMI recalibrará las metas, lo que puede incluir subir 0,5% el gasto esperado por subsidios energéticos y bajar en 0,5% el de la obra pública. Eso comenzará a correr, en todo caso, para las metas del segundo trimestre, que se revisarán en septiembre.

Pese a la suba abrupta de los precios internacionales de los commodities, el primer trimestre terminó con un BCRA que no logró acumular reservas por canales genuinos. Eso fue por la dinámica negativa de enero y febrero. Luego llegaron el acuerdo con el FMI y la disparada de los productos del agro, que impactó mucho más en lo fiscal, por el lado de las retenciones, que en lo cambiario. Sin embargo, aunque no hubo salto en las reservas descontando el endeudamiento, lo que sí apareció fue una estabilidad en el signo. El recorte temporal de ventas y compras del Central puesto en marzo lo mostró comprando USD275 y en abril arrancó con otros USD9,5 millones. Poco pero al menos se revirtió el negativo.

La baja sostenida en el precio de los dólares paralelos, el otro signo clave del veranito cambiario, calmó la dinámica de la brecha, que reflejaba la expectativa de devaluación. Llegó al 110% en enero y cayó con fuerza, tal como señaló Buteler: “La brecha con el dólar oficial en el blue es del 68%, en el MEP del 63% y en el CCL del 61%”. Aunque los precios paralelos del dólar no impacten de lleno sobre los costos de las importaciones, esa expectativa que generan se termina colando en el mercado oficial con maniobras especulativas en las compras y ventas externas del canal comercial y en los pagos de deuda privada, tal como mostró la historia reciente.

Fuente: BAE