https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"No hay que olvidar que, en general, shocks geopolíticos han ido seguidos de fuertes rebotes de las Bolsas"

 Amanecíamos esta mañana con fuertes descensos en la apertura de las bolsas europeas entorno al 3%. ¿El motivo? Pues la impresión, cada vez más generalizada entre los inversores, que la guerra en Ucrania, a parte de un drama humano, será un lastre económico.

La palabra económica que más se ha escuchado hoy en las mesas de tesorería ha sido “estanflación”. Nos enfrentamos a un escenario en la que las presiones inflacionistas serán históricas, ya lo están siendo, y la ralentización económica podría derivar en una recesión.

Hay pocas cosas peor para el mercado de acciones que un entorno de recesión económica y de beneficios, sin que los Bancos Centrales puedan actuar bajando tipos o inyectando liquidez al sistema, porque la inflación está desatada. Esto acostumbra que provocar tendencias bajistas mayores.

Más suben Ibex 35
Solaria Energí...17,92€1,7310,55%
Siemens Gamesa18,17€1,297,57%
Grifols-A16,95€0,986,13%
Acciona146,60€8,005,74%
Repsol11,97€0,524,54%
Más bajan Ibex 35
BBVA4,46€-0,31-6,53%
Banco Sabadell0,59€-0,04-6,36%
CIE Automotive19,17€-1,02-5,01%
Bankinter4,15€-0,22-4,99%
IAG1,41€-0,07-4,94%

Todo se apuesta, por tanto, a que el conflicto en Ucrania termine cuanto antes y con los menores daños económicos posibles. Por eso las bolsas europeas rebotaron con fuerza, llegando a subir casi un 4% intradía, tras las declaraciones de un portavoz ruso fijando cuatro condiciones a Ucrania para que detengan su acción armada. Estas cuatro condiciones son: 1. Cambiar la constitución para asegurar que no entrará en ningún bloque. 2. Debe reconocer a Crimea como parte de Rusia. 3. A Donetsk y Lugansk como estados independientes. 4. Y debe parar sus acciones militares.

El Eurostoxx 50, después de llegar a perder cerca de un 3%, subía más del punto porcentual tras esta noticia. Los inversores veían la posibilidad de un final dialogado al conflicto, y se lanzaron a comprar a mercado.

Sin embargo, las informaciones que apuntaban que las autoridades ucranianas veían como “inaceptables” estas condiciones, enfriaron los ánimos y las caídas volvieron a imponerse en los mercados del viejo continente. Es verdad, que esta vez sin tanta fuerza.

Dicho esto, nos parece interesante resumir el escenario que plantea Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4 Banco, sobre la repercusión que está teniendo la guerra en Ucrania en las bolsas europeas, y los posibles escenarios a los que nos enfrentamos. Pueden ver el análisis completo en la web de Renta4.com. Veamos:

“ (…) la guerra de Ucrania afecta de forma muy cercana a Europa y no solo por razones geográficas. Muchas empresas europeas importantes, como Danone, Adidas o Inditex, por citar solo unas pocas, tienen relaciones de negocio importantes con Rusia, y la exposición de los Bancos europeos al riesgo de Rusia, o a las derivadas económicas que pueda tener la guerra de Ucrania, es mucho mayor que la que puedan tener los Bancos americanos o asiáticos.

Pero hay que recordar que las Bolsas europeas partían, antes del inicio de la guerra, de niveles muy inferiores a las americanas, tras varios años de peor comportamiento comparativo sobre todo tras la pandemia. En el 2020 el Nasdaq subió un 43,6% y el S&P un 16,2% mientras que el Eurostoxx bajó un 5,1%. En el 2021 el S&P subió un 26,9% y el Nasdaq un 21,3% adicional al casi 44% del año anterior, mientras que el Eurostoxx hubo de conformarse con una subida del 21%. Este año 2022 pareció empezar mejor para las Bolsas europeas ya que en enero el Eurostoxx cayó solo un 2,9% frente al 5,3% que cayó el S&P peor en febrero cambiaron las cosas y el Eurostoxx cayó un 6% frente al 3,1% del S&P.


La situación de Ucrania tiene mucho que ver en esa caída, y conviene, por ello, analizar los diversos escenarios posibles y las consecuencias en términos de valoración de las Bolsas. Es cuanto a los escenarios, cada vez se reducen más a dos. O escalada militar, con Rusia lanzada a "lo que sea", es decir, a cualquier atrocidad con tal de ganar, y con la OTAN involucrándose inevitablemente cada vez más, aunque sea de forma oculta, o acuerdo para finalizar las hostilidades dando a Rusia una parte de Ucrania y posibilitando el control político futuro de Rusia sobre Ucrania, aunque sea indirectamente a través de políticos de su órbita.

La opción de la escalada militar sería a corto plazo muy negativa para las Bolsas, provocando seguramente otra pata de caída. La opción de un acuerdo, aunque sea en falso, podría sin embargo dar lugar a un "rally" de alivio fuerte por las recompras forzadas de las posiciones bajistas ya que un final negociado, aunque Rusia anexione una parte de Ucrania, sería el mejor escenario para las bolsas.

Es imposible saber cuál de esas dos opciones se impondrá, o si van a surgir fórmulas intermedias, pero lo que sí podemos decir es que las Bolsas europeas han llegado, tras las caídas de la última semana, a niveles atractivos de valoración. Aunque considerásemos que las empresas del Eurostoxx no suben sus beneficios en el 2022 (el consenso a inicio de año era que los subirán un 12%) y aunque apliquemos a esos beneficios empresariales un Per de 13,5 veces (que es la mediana histórica), en lugar del Per superior a 15 veces con el que han cotizado el pasado año, la valoración que nos sale del Eurostoxx es de 3.473 puntos y el Eurostoxx cerró el pasado viernes en 3.556 puntos. Si vamos al análisis técnico la banda 3.600/3.850 es considerada como una zona de resistencia muy fuerte y estaríamos ya por debajo de ella.

Es verdad que a corto plazo nada de esto vale si se recrudecen las hostilidades, pero no hay que olvidar que en general shocks geopolíticos como la guerra de Irak o la caída de las Torres Gemelas han ido seguidos, en los meses posteriores al momento de máxima tensión, de fuertes rebotes de las Bolsas (…)”.



capitalbolsa