https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La OTAN está destrozando la economía y el sistema bancario: la predicción del politólogo Lyndon LaRouche que se estaría cumpliendo

 Dirigida por Londres, Wall Street y Washington, la OTAN está hundiendo la economía mundial de forma voluntaria y deliberada, aunque con consecuencias “involuntarias” y desastrosas. El “Gran Reajuste” en las naciones de la OTAN se está intentando llevar a cabo mediante una guerra económica total para eliminar a la nación euroasiática que más se resiste. La voz que más gráficamente lo ha manifestado ha sido la del anterior presidente de Alemania, Joachim Gauck, quien declaró con ironía en una reunión de la Unión Europea el 10 de marzo: “También podemos congelarnos por la libertad”. A lo que añadió cínicamente: “Un descenso generalizado de nuestras vidas acomodadas es algo que la gente puede soportar”.

Fuente: trikoobanews.

Por Paul Gallagher

Como predijo con asombrosa precisión Lyndon LaRouche hace 10 años en un webcast, la OTAN está colapsando el sistema financiero global y la economía mediante una guerra mundial contra Rusia. LaRouche transmitió en diciembre de 2011, cuando las guerras de cambio de régimen habían llegado a la etapa del asesinato del coronel Gadafi de Libia, que “Lo que se pretende [con estas guerras] es una confrontación con Rusia, la principal potencia nuclear de este planeta.” Londres y Washington, dijo, tenían la intención de amenazar con una guerra mundial-nuclear

¿La razón?

“La mayor parte de esta deuda de rescate, la deuda de Wall Street, la deuda de Londres, es impagable. No tiene ningún valor. Nunca podrá ser pagada. Y la única solución para esto era tener esta guerra. Y si el Imperio Británico saliera como vencedor en dicha guerra, con el apoyo de los Estados Unidos, entonces cancelarían sus deudas, y seguirían con sus negocios. Pero la población del mundo se reduciría, en gran medida, a través del hambre, la enfermedad, y así sucesivamente.”

Dirigida por Londres, Wall Street y Washington, la OTAN está hundiendo la economía mundial de forma voluntaria y deliberada, aunque con consecuencias “involuntarias” y desastrosas. El “Gran Reajuste” en las naciones de la OTAN se está intentando llevar a cabo mediante una guerra económica total para eliminar a la nación euroasiática que más se resiste. La voz que más gráficamente lo ha manifestado ha sido la del anterior presidente de Alemania, Joachim Gauck, quien declaró con ironía en una reunión de la Unión Europea el 10 de marzo: “También podemos congelarnos por la libertad”. A lo que añadió cínicamente: “Un descenso generalizado de nuestras vidas acomodadas es algo que la gente puede soportar”.

Los principales gobiernos europeos, en particular el de Alemania, temen decirle a su pueblo que las exportaciones energéticas [no sancionadas] de Rusia a Europa están prohibidas. Pero están prohibidas, de hecho, por la intimidación de cualquier empresa que piense en comprar productos petroquímicos rusos. Testigo de ello son las abyectas disculpas de Shell Oil después de que se atreviera a realizar una compra de petróleo ruso. Lo mismo ocurre con los metales y los fertilizantes; Rusia es un gran exportador de ambos. Es posible, incluso probable, que a mediados de marzo se hayan interrumpido todas las exportaciones rusas de gas natural, petróleo y fertilizantes a Europa y Estados Unidos, aunque se haya alcanzado un acuerdo de paz. Una estimación realizada el 11 de marzo por Oxford International Energy Studies era que el 70% de todas las exportaciones rusas de petróleo a Occidente, entre tres y cuatro millones de barriles diarios, se habían detenido o se estaban deteniendo.

Llamadas al margen

Los precios de los combustibles fósiles dieron otro gran salto durante el fin de semana hasta el lunes 7 de marzo por la mañana, alcanzando los 125 dólares/barril para el petróleo West Texas Intermediate y en Europa 375 euros/MwH (o aproximadamente 3.900 dólares por 1.000 metros cúbicos) para el gas natural, aunque luego perdieron parte de esas subidas. En cuanto al carbón, “el precio del lunes para el carbón térmico, utilizado para producir electricidad en las centrales eléctricas de carbón, fue de 435 dólares la tonelada. Según Jason Bostic, vicepresidente de la Asociación del Carbón de Virginia Occidental, es el precio más alto de la historia, por unos 200 dólares”, informó el 9 de marzo el diario MetroNews de Virginia Occidental.

Durante el período de 48 horas, los precios de los futuros de media docena de metales importantes, y de todos los productos petroquímicos, han subido al menos entre un 50% y un 100% cada uno. Esto no puede ocurrir sin que cientos, quizás miles de importantes productores de materias primas, empresas comerciales y bancos reciban llamadas de margen porque sus posiciones cortas cubiertas deben cerrarse con grandes pérdidas.

Esto sucedió de hecho: tres grandes perdedores cuyos apuros se hicieron públicos fueron Peabody Coal, la mayor empresa de carbón norteamericana, que requirió un préstamo de emergencia al 11 El Banco de Construcción de China, uno de los cuatro mayores bancos comerciales estatales de China, que obtuvo un período de gracia para una gran demanda de margen en el comercio de níquel cuando la Bolsa de Metales de Londres (LME) se vio obligada a cerrar durante toda la semana del 7 al 11 de marzo debido a la extrema volatilidad de los precios; y la empresa de comercio de metales Tsingshan Holding Group, que tuvo que hacer frente a una demanda de margen de más de 8.000 millones de dólares. También fue “salvada” por el cierre de la LME, pero a pesar de un gran préstamo concertado con JPMorgan Chase y varios bancos chinos, Tsingshan Holding -el mayor productor mundial de níquel y acero inoxidable- sigue enfrentándose a la quiebra, y JPMorgan Chase es aparentemente su mayor y más expuesta contraparte en productos de riesgo financiero.

Estos ejemplos indican suficientemente lo que ha sucedido a cientos, quizá miles, de empresas grandes y medianas que participan en la producción, el comercio y la cobertura de metales, productos petroquímicos y materiales estratégicos producidos sustancialmente en Rusia. Y en todas partes hay efectos secundarios. Las empresas chinas de refinado, por ejemplo, que son grandes exportadoras de productos de gasóleo y gasolina refinados a partir de petróleo importado, han recibido la petición de las autoridades chinas de detener estas exportaciones debido a la incertidumbre de las importaciones de petróleo de Rusia, informó OilPrice.com el 11 de marzo. Esto ocurre a pesar de que la gran empresa rusa Surgutneftegas ha permitido a las empresas chinas comprar petróleo sin cartas de crédito, según Reuters el 11 de marzo.

Peor aún son los estragos del Green New Deal o “Great Reset”. EIR ha informado anteriormente de la drástica caída de la inversión mundial en hidrocarburos líquidos -productos petrolíferos y gas natural- de 800.000 millones de dólares/año hace menos de una década a 350.000 millones de dólares/año en 2020-21, debido a las campañas de presión financiera dirigidas por personas como Mark Carney, Sir Michael Bloomberg, BlackRock, Inc. de Larry Fink y otros; y la caída de los nuevos descubrimientos de 15 millones de barriles equivalentes de petróleo a mediados de la década pasada, a menos de 5 millones en 2021.

El resultado actual es que la OPEP tiene dificultades para aumentar la producción, ya que muchos de sus miembros no pueden producir sus cuotas. Los productores de esquisto de Estados Unidos dijeron a los representantes de la Administración Biden en una conferencia en Texas la semana pasada que no pueden aumentar la producción porque sus factores financieros no les dan crédito. Las empresas de carbón de Virginia Occidental, que ven que el precio del carbón es más alto que sus sueños más descabellados, no pueden aumentar la producción por falta de financiación, según el informe de MetroNews de Virginia Occidental citado anteriormente.

Al parecer, el mercado de financiación del comercio de petróleo y gas está perdiendo liquidez. Según se informa, los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) sobre las deudas rusas se consideran ahora poco probables de pagar a medida que esas deudas incumplen; los CDS de las empresas no rusas vinculadas a las mismas materias primas han subido repentinamente de precio, exigiendo más llamadas de margen. La mayoría de las materias primas rusas, como los metales, han pasado a ser inaceptables como garantía de los créditos comerciales de cualquier empresa, lo que significa que esos créditos deben ser reembolsados: más peticiones de márgenes. A pesar de la inmensa cantidad de liquidez impresa por la Fed, el tipo de interés para los préstamos contra papel comercial aumentó un 0,5% el 7 de marzo. El experto en mercados de repos Zoltan Pozsar continúa con sus afirmaciones diarias de que el mercado de préstamos interbancarios está empezando a agarrarse como lo hizo a mediados de septiembre de 2019, requiriendo una liquidez de emergencia de cientos de miles de millones de la Fed.

Los bancos sienten las pérdidas

Los precios de los futuros ya han retrocedido desde los increíbles niveles del 7 al 9 de marzo, pero la inflación sigue marchando al alza, combinada con la escasez y, en algunos países europeos y en vías de desarrollo, la interrupción de los servicios de transporte debido a los precios del combustible y a las huelgas.

Además, se ha producido una crisis alimentaria que puede reducir gravemente el rendimiento de las cosechas y hacer que los precios de los productos alimentarios suban mucho más allá de los niveles de la crisis alimentaria de 2011-12, extendiendo la hambruna por todo el mundo [véase la cobertura aparte].

El 10 de marzo, la publicación American Banker tituló: “Un gran banco está en problemas, y nadie sabe cuál ni por qué”, utilizando los datos de la FDIC para determinar que un banco de algo más de 100.000 millones de dólares de activos acaba de entrar en la categoría de “problemático” de la FDIC. Por supuesto, esto no es realmente un “gran banco” según los estándares post-Glass-Steagall. Pero el 9 de marzo la misma publicación había informado de esto sobre el banco JPMorgan Chase:

“El rendimiento del trimestre hasta la fecha bajó un 10% el viernes pasado [4 de marzo -ed.], y “las cosas han cambiado desde entonces”, advirtió Troy Rohrbaugh, jefe global de mercados de JPMorgan [8 de marzo] en la conferencia de servicios financieros de RBC Capital Markets. Debido a las turbulencias, que se manifiestan en los mercados emergentes vinculados a Rusia y en los mercados afectados por las diversas sanciones económicas, JPMorgan no proporcionará más orientación para el primer trimestre, dijo Rohrbaugh. “Los mercados son extremadamente traicioneros en este momento”, dijo. “Hay mucha incertidumbre. Hay muchos clientes sometidos a una tensión extrema, lo que crea una exposición al riesgo de contraparte muy importante, y los movimientos son muy importantes y se producen en tiempo real”.

Es un “gran banquero” muy preocupado. Los mayores bancos europeos ya han registrado pérdidas multimillonarias como resultado de la guerra económica sin cuartel de la OTAN que intenta colapsar la economía rusa. Esas pérdidas se están extendiendo a las mayores empresas de gestión de patrimonio, BlackRock habría perdido 17.000 millones de dólares y PIMCO perdería 2.500 millones de dólares por los “impagos” rusos, aunque las deudas externas rusas se pagarán en rublos.

La inflación subyacente de los precios de las materias primas seguirá marchando al alza, y las grietas en el sistema internacional de deuda y crédito comercial se ampliarán hasta hacer estallar los mercados de crédito. Hay una salida: La rápida separación bancaria “Glass-Steagall”, el control de capitales y de cambios por parte de las naciones; y el establecimiento de bancos de crédito nacionales “hamiltonianos” en cada nación.


tierrapura