https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Aumentan las muertes a causa de las vacunas, según los datos oficiales de VAERS

 Traducido de ChildrenshealthDefense.org por TierraPura.org

Los datos de VAERS publicados el viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades incluyeron un total de 1.017.001 informes de eventos adversos de todos los grupos de edad después de las vacunas COVID, incluyendo 21.382 muertes y 166.606 lesiones graves entre el 14 de diciembre de 2020 y el 31 de diciembre de 2021.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han publicado hoy nuevos datos que muestran que entre el 14 de diciembre de 2020 y el 31 de diciembre de 2021 se enviaron al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS) un total de 1.017.001 informes de acontecimientos adversos tras las vacunas COVID. El VAERS es el principal sistema financiado por el gobierno para notificar las reacciones adversas a las vacunas en los Estados Unidos.

Los datos incluían un total de 21.382 notificaciones de muertes, un aumento de 380 con respecto a la semana anterior,  y 166.606 notificaciones de lesiones graves, incluidas las muertes, durante el mismo periodo de tiempo, un aumento de 4.100 en comparación con la semana anterior.

Excluyendo las “notificaciones extranjeras” al VAERS, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 31 de diciembre de 2021 se notificaron en los Estados Unidos 715.857 acontecimientos adversos, incluidas 9.778 muertes y 63.089 lesiones graves.

Los informes extranjeros son informes que las filiales extranjeras envían a los fabricantes de vacunas estadounidenses. Según la normativa de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU., si se notifica a un fabricante un informe de un caso extranjero que describa un evento que sea grave y que no aparezca en el etiquetado del producto, el fabricante está obligado a enviar el informe a VAERS.

De las 9.778 muertes en Estados Unidos notificadas hasta el 31 de diciembre, el 20% se produjeron en las 24 horas siguientes a la vacunación, el 24% en las 48 horas siguientes a la vacunación y el 61% en personas que experimentaron un inicio de síntomas en las 48 horas siguientes a la vacunación.

En los Estados Unidos se habían administrado 507I .1 millones de dosis de la vacuna COVID hasta el 30 de diciembre, lo que incluye 296 millones de dosis de Pfizer, 194 millones de dosis de Moderna y 18 millones de dosis de Johnson & Johnson (J&J).

Todos los viernes, VAERS publica los informes de lesiones por vacunas recibidos hasta una fecha determinada. Los informes enviados a VAERS requieren una investigación más profunda antes de poder confirmar una relación causal. Históricamente, el VAERS ha demostrado que sólo informa del 1% de los efectos adversos reales de las vacunas.

Los datos del VAERS de Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2021 para niños de 5 a 11 años muestran:

6.005 eventos adversos, incluyendo 126 calificados como graves y 3 muertes reportadas.

La muerte más reciente involucra a una niña de 7 años (VAERS I.D. 1975356) de Minnesota que murió 11 días después de recibir su primera dosis de la vacuna COVID de Pfizer cuando fue encontrada sin respuesta por su madre. Está pendiente la autopsia.

13 informes de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón).

15 informes de trastornos de la coagulación de la sangre.

Los datos del VAERS de EE.UU. desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2021, para niños de 12 a 17 años, muestran:

-26.169 eventos adversos, incluyendo 1.516 calificados como graves y 35 muertes reportadas.

-La muerte más reciente es la de una niña de 15 años de Minnesota (VAERS I.D. 1974744), que murió 177 días después de recibir su segunda dosis de Pfizer por una embolia pulmonar. Está pendiente la autopsia.

-62 informes de anafilaxia entre jóvenes de 12 a 17 años en los que la reacción puso en peligro la vida, requirió tratamiento o provocó la muerte – con un 96% de los casos

atribuidos a la vacuna de Pfizer.

-579 informes de miocarditis y pericarditis con 573 casos atribuidos a la vacuna de Pfizer.

-146 informes de trastornos de la coagulación de la sangre, con todos los casos atribuidos a Pfizer.

Los datos del VAERS de Estados Unidos desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2021, para todos los grupos de edad combinados, muestran:

-El 19% de las muertes estaban relacionadas con trastornos cardíacos.

-El 54% de los fallecidos eran hombres, el 41% eran mujeres y el resto de los informes de muerte no incluían el género del fallecido.

-La edad media de los fallecidos era de 72,7 años.

-Hasta el 31 de diciembre, 4.730 mujeres embarazadas informaron de acontecimientos adversos relacionados con las vacunas COVID, incluidos 1.499 informes de abortos o partos prematuros.

-De los 3.386 casos de parálisis de Bell notificados, el 51% se atribuyó a las vacunas de Pfizer, el 41% a Moderna y el 8% a J&J.

-825 informes sobre el síndrome de Guillain-Barré (SGB), con un 41% de los casos atribuidos a Pfizer, un 29% a Moderna y un 28% a J&J.

-2.252 informes de anafilaxia en los que la reacción puso en peligro la vida, requirió tratamiento o provocó la muerte.

-12.200 notificaciones de trastornos de la coagulación de la sangre en los EE.UU. De ellas, 5.398 se atribuyeron a Pfizer, 4.345 a Moderna y 2.275 a J&J.

-3.405 casos de miocarditis y pericarditis con 2.409 casos atribuidos a Pfizer, 1.220 casos a Moderna y 155 casos a la vacuna COVID de J&J.

Los CDC no investigan la muerte de una niña de 13 años tras la aplicación de la vacuna COVID

Los CDC no están investigando la muerte de un niño de 13 años de Michigan que murió el 16 de junio de 2021 de miocarditis tres días después de su segunda dosis de la vacuna COVID de Pfizer.

Judicial Watch obtuvo el miércoles 314 páginas de registros del CDC, incluyendo comunicaciones de la directora, la Dra. Rochelle Walensky, que muestran una solicitud de información sobre la muerte de Jacob Clynick.

En las comunicaciones, los funcionarios de los CDC dijeron que la agencia no participó activamente en la investigación de la muerte de Clynick, aunque sí se puso en contacto con el departamento de salud del estado y con el patólogo que confirmó que los resultados preliminares mostraban “agrandamiento ventricular bilateral e histología consistente con miocarditis.”

El funcionario dijo que la agencia estaba en contacto para “mantener el conocimiento de la situación”, pero dijo que dependía de los estados para llevar a cabo investigaciones sobre las muertes reportadas después de las vacunas COVID.

La muerte del adolescente no fue reconocida por los funcionarios de los CDC en las presentaciones sobre la miocarditis o la seguridad de las vacunas durante las reuniones celebradas por el panel asesor de seguridad de las vacunas de la agencia, que hace recomendaciones clínicas para el uso de las vacunas COVID en los niños.

Mueren más niños por las vacunas que por la COVID 

Como informó The Defender el jueves, una enfermera de Luisiana dijo el mes pasado a los legisladores estatales que su hospital está viendo reacciones “aterradoras” a las vacunas COVID, incluyendo coágulos de sangre, ataques cardíacos, derrames cerebrales, encefalopatía y arritmia cardíaca – y el personal no está informando de ellos a VAERS.

La enfermera Collette Martin, que lleva 17 años ejerciendo como tal, declaró en una audiencia del Comité de Salud y Bienestar de la Cámara de Representantes de Luisiana que la mayoría de los profesionales médicos de su hospital ni siquiera saben que existe el VAERS.

Dijo que planteó su preocupación por las reacciones adversas a las vacunas COVID y la falta de notificación a los administradores del hospital, pero fue “repetidamente desestimada”.

Martin cree que sólo se informa al VAERS de una fracción de las muertes, ya que su hospital y otros “no informan de nada”.

La variante Omicron tiene menos probabilidades de causar daños pulmonares o la muerte.

Como informó The Defender el miércoles, múltiples estudios sobre las infecciones por Omicron mostraron una disminución del daño pulmonar y de las tasas de mortalidad tanto en el tejido animal como en el humano, pero una mayor transmisibilidad de la variante Omicron.

El 29 de diciembre, un grupo de científicos japoneses y estadounidenses publicó un estudio sobre hámsters y ratones infectados con Omicron o con una de las variantes anteriores. Los resultados mostraron que los infectados con Omicron tenían menos daños pulmonares, perdían menos peso y tenían menos probabilidades de morir.

Según el estudio preimpreso, del que son autores más de 50 científicos internacionales, los experimentos “observaron una menor infección de las células bronquiales de los hamsters in vivo con Omicron que con el virus Delta”.

Los investigadores también encontraron una menor carga viral en las cavidades nasales de los ratones infectados con Omicron en comparación con los infectados con otras cepas de SARS-CoV-2.

Este estudio con roedores coincide con los resultados anunciados a principios de diciembre por investigadores de la Universidad de Hong Kong y con los datos epidemiológicos de Sudáfrica de los últimos dos meses. Mientras que los casos allí se han disparado, las hospitalizaciones y las muertes han disminuido en comparación con Delta.

Un estudio demuestra que la vacuna COVID altera los ciclos menstruales de las mujeres

Un estudio de miles de registros menstruales demostró que los ciclos de las mujeres cambian después de las vacunas COVID, lo que valida los informes anecdóticos de miles de mujeres que dijeron que sus ciclos menstruales se alteraron después de la vacunación.

Según un estudio publicado por el Journal of Obstetrics & Gynecology, las mujeres vacunadas tuvieron ciclos menstruales ligeramente más largos después de la vacuna COVID que las no vacunadas.

La duración de los ciclos volvió a la normalidad en uno o dos meses, con un retraso más pronunciado en las mujeres que recibieron las dos dosis de la vacuna durante el mismo ciclo menstrual. Los investigadores descubrieron que estas mujeres tenían la menstruación dos días más tarde de lo habitual.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón y de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown, en colaboración con Natural Cycles, cuya aplicación es utilizada por millones de mujeres en todo el mundo para seguir sus ciclos.

Children’s Health Defense pide a cualquier persona que haya experimentado una reacción adversa, a cualquier vacuna, que presente un informe siguiendo estos tres pasos.



tierrapura