EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

A la deriva Por los descalabros del gobierno con el dólar y las importaciones, cada vez más marcas dejan el país

 A pocas horas de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que es catalogado como “precario” por propios y extraños, y como un fracaso para las propias filas del kirchnerismo, la falta de divisas golpea con fuerza a las empresas internacionales operando en Argentina.


Horas atrás, el gobierno confirmó la noticia que compondrá el rol de la cereza del postre para un compendio de malas decisiones económicas que promete dejar al país sin marcas internacionales. El Banco Central no cuenta con los dólares necesarios para que los importadores de autos accedan a la divisa para poder ingresar vehículos importados desde el exterior.

La situación en sí misma no fue una novedad. Se viene arrastrando por meses, pero se esperaba una buena noticia desde el Central o, al menos, desde el equipo de Martín Guzmán, pero nada de esto ocurrió. La falta de dólares afecta, además, a cualquier marca internacional que no tenga fábricas en el país.

Sobre la avenida Santa Fe, en Capital Federal, las imágenes de los clientes de la compañía de ropa Zara lo dicen todo. Salones enteros con maniquíes desnudos y sin ropa en los anaqueles. La escena postapocalíptica recuerda a momentos muy duros del país y pone nerviosos a los analistas de riesgo, que ya no saben cómo hacer para convencer al gobierno de Alberto Fernández de un giro de timón.

Antes de Zara, ya habían tomado drásticas decisiones las autoridades de otras marcas internacionales, que no ven reglas claras, estabilidad cambiaria o expectativas de crecimiento. El escenario, aseguran, es impredecible. Algo a lo que los argentinos parecieran haberse acostumbrado, pero que las marcas, habituadas a países “más serios”, no.

Para el momento del golpe de gracia a los autos importados, ya habían comunicado el cese de sus operaciones en el país la farmacéutica Eli Lilly, Walmart, Falabella, Latam, Emirates, Air New Zealand, Pierre Fabré, Under Armour y otra veintena de marcas de reconocimiento internacional.

En las próximas jornadas, se espera que el gobierno kirchnerista arribe a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que será categorizado como “precario” por propios y extraños. El organismo no aceptó ninguna de las principales condiciones que trató de imponer Guzmán y, finalmente, deberá acceder a un programa similar al impuesto a Ecuador, otro país económica y políticamente débil en la escena internacional. Será entonces el momento de barajar y, con algo de suerte, dar de nuevo. 


(www.REALPOLITIK.com.ar)