EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Desalentador diagnostico de los economistas

 Daniel Artana habló de un “golpe” en el tipo de cambio oficial. Y para Sebastián Galiani, Argentina ya vive una situación como en 1975.

Las elecciones del 14 de noviembre abrirán un escenario de mayores tensiones para la economía. Aunque el Gobierno descarta una devaluación, algunos economistas prevén un “golpe” sobre el dólar o bien fuertes correcciones en los precios, las tarifas y el tipo de cambio, como en el “Rodrigazo”, pero motorizadas por una reacción del mercado.

“Vamos camino a un golpe del tipo de cambio oficial después de las elecciones, entre fines de este año y principios del otro. Los fundamentos empeoraron desde que el gobierno empezó con el atraso cambiario y además necesita de un desequilibrio monetario creciente en el contexto de caída de la demanda de pesos”, dijo este miércoles Daniel Artana en la conferencia anual de FIEL.

El economista jefe de la entidad llegó a esa conclusión tras analizar la apreciación cambiaria a fines del gobierno de Cristina Kirchner y en los primeros años del de Mauricio Macri.

Salario promedio

Según Artana, en esos años el salario privado promedio medido en dólares al tipo de cambio oficial llegó a US$ 1.500, mientras la tonelada de soja en Chicago cayó de US$ 600 a US$ 350.

“¿Por que no se puede repetir el atraso cambiario en 2023? Para eso hay que tener dolares y gastarlos en financiar el desequilibrio primario, eso fue lo que hizo Cristina Kirchner utilizando reservas, y Mauricio Macri, accediendo a crédito externo, eso no se va a repetir”, sostuvo Artana.

En su opinión, el corto plazo luce “desafiante”. Pese a que el Gobierno espera un crecimiento del 9% este año, el economista advirtió que “el rebote nos puso un poco por encima de abril de 2019, volvimos a inflación arriba del 50% anual, la brecha cambiaria están en 100% y el Banco Central está prácticamente sin reservas líquidas, todo esto en un año con circunstancias favorables”.

En el frente externo, destacó la suba de la soja, que permitió ingresos de exportaciones de US$ 1.000 millones por mes, junto con los US$ 4.334 millones que recibió la Argentina por la expansión de capital del FMI. Y a nivel interno, resaltó la mejora en los ingresos por el aporte extraordinario.

“Ninguno de estos dos últimos factores va a volver a estar el año que viene”, advirtió.

Alertó que el “plan platita” empezó antes de las PASO, ya que la emisión pasó de $ 40.000 millones en promedio en el primer semestre a $ 250.000 millones desde julio. “Se perdió las PASO con ese plan, pero el Central recogió esos pesos colocando letras y pases pasivos en bancos, esta estrategia de colocar deuda forzada en depositantes tiene límites”, aseguró.

En ese marco, Artana estimó que el BCRA perdió US$ 2.500 millones en reservas por contener el dólar y la brecha cambiaria. “Entonces, el Gobierno ha sido imprudente con los pesos y los dólares, debilitando una posición del Banco Central, que ya de por sí, era frágil”, remarcó.

De cara a las elecciones, anticipó un “golpe grande” al oficialismo y planteó que el gobierno no tendrá margen para mantener los controles sin atender los desequilibrios de la economía, por lo que vaticinó que para “meter a la Argentina en la senda del crecimiento, hay que pisar un montón de callos” y que “el 2023 no será para tibios”.

Una situación de pre Rodrigazo

A su turno, Sebastián Galiani anticipó un panorama también preocupante, al señalar que “la Argentina está en una situación de pre Rodrigazo”, en referencia al plan de ajuste bajo el gobierno de Isabel Perón en 1975. “La pandemia afectó a la economía, pero las ideas de los gobiernos populistas peronistas tienden a llevar a un Rodrigazo, atrasar tarifas, poner un cepo, distorsionar precios”, sostuvo.

El exsecretario de Política Económica de la gestión de Cambiemos, no precisó una fecha “porque -según explicó- ese tipo de crisis se desata cuando aparece una corrección y para eso el gobierno tiene que quedarse sin ninguna alternativa y tiene muchos instrumentos para pegar manotazos”.

Pronosticó que el gobierno “va a hacer lo imposible por llegar sin que se le vaya de los manos”, pero alertó va a quedar muy débil”.

Fuente: Clarín